Un joven adicto a la pasta base sufrió una brutal golpiza cuando abandonaba su casa por violencia

La pasta base está siendo actualmente la droga más dañina de las que circulan y se comercializan en nuestro medio. Desde su aparición en el terrible mercado de las drogas en Uruguay, ha reportado a varias víctimas fatales y un problema social enorme, que destroza familias, incita a la violencia y a la delincuencia, teniendo como principales víctimas, además de quien las consume, a la familia de éstos.
Este tipo de hechos ha calado hondo en nuestro país y ha despertado el interés hasta del propio presidente de la República, José Mujica, quien enfatizó en el marco de la campaña electoral durante 2009, su intención de erradicarla penalizando severamente su comercialización, haciendo que el mismo raye en el delito de tentativa de homicidio, así como también instó a que se trabaje en la internación de los consumidores en chacras en el interior del país.
En Salto hay una experiencia de esta naturaleza y es la del proyecto “Beraca” en la zona cercana al Hipódromo, que está dirigido por la Iglesia Misión Vida y el pastor Robert Minondo. Aunque se quiere que este tipo de proyectos sean institucionalizado, según ha declarado en forma reiterada el ahora presidente de la República, José Mujica. Y si bien nuestro medio cuenta con esta experiencia de recuperación de adictos a las drogas, también cuenta con casos tremendos que sacuden a nuestra sociedad.  Uno de ellos ocurrió en las últimas horas y salió a luz por el hecho de violencia que se registró como desenlace de un problema mucho más de fondo.
LAMENTABLE
Pasó en un barrio de nuestra ciudad, en una familia promedio que debe cargar con este problema y no bajar los brazos para lograr una solución rápida.
Un joven de 19 años de edad, que vive en el barrio Salto Nuevo, es confeso adicto a la pasta base. Luego de una serie de desencuentros y conflictos intrafamiliares causados por su estado de violencia constante a raíz del consumo de esta droga, acordaron con su hermana y con su padre, que él debía retirarse del hogar, puesto que se hacía imposible continuar con lazos de convivencia.
Aunque el hecho se da a conocer por otro motivo que aún no está del todo aclarado ni mucho menos. Y es que en el momento en el que este joven se retiraba de su hogar, con un bolso que contenía sus pertenencias se encontró con un conocido al que le pide que se las tenga mientras él regresaba a la casa a retirar otros objetos que aducía que eran suyos.
Pero resulta que cuando vuelve a salir de la casa se encuentra con que a quien le había encargado que le tuviera el bolso ya no estaba, encontrándolo unos metros más delante de la esquina de las calles Treinta y Tres y Patulé. Por tal motivo, se encargó de ir tras él y reclamarle que le devolviera sus pertenencias, sin embargo, este sujeto habría reaccionado con violencia y lo tomó a golpes, dándole un fuerte golpe con un palo en la cabeza.
El joven de 19 años de edad, quiso seguirlo pero dijo que estaba perdiendo mucha sangre y se desvaneció. Su hermana, que en ese momento se encontraba en su casa viendo como su hermano se retiraba tal como habían acordado, agregó que cuando éste cayó fue golpeado por otras personas de la misma barra del que se fugaba con su bolso con ropas y le pegó con el palo en la cabeza.
INVESTIGAN
El joven adicto a las drogas, fue llevado de inmediato por una ambulancia hasta el Hospital donde lo derivaron al Sanatorio Salto para su atención y tratamiento. Fue allí mismo, estando internado, que el sujeto ofreció este relato a la Justicia que tras la denuncia policial tomó cartas en el asunto. El testimonio, fue corroborado por su hermana. Sin embargo, las cosas están entreveradas y vienen con versiones muy distintas.   La víctima sindicó a cuatro personas como las autoras de la brutal agresión sufrida en la noche del domingo. La Policía intervino de inmediato, y con la información referida logró detener a los presuntos involucrados. Una vez esto, los individuos fueron conducidos ante la Justicia donde formularon una declaración totalmente diferente.
Allí dijeron que este joven, al que conocían por su adicción a la pasta base, se encontraba en la plazoleta Benito de Paula del barrio Salto Nuevo, ofreciendo sus pertenencias al mejor postor, aduciendo que con el dinero iba a comprar drogas.
Luego de querer venderles sus escasas pertenencias, y al éstos negarse, dijeron que el sujeto insistió y se puso agresivo amenazando que a uno de ellos “le iba a prender fuego el rancho”. Entonces fue que lo tomaron a golpes de puño y lo lastimaron, hasta que apareció, según ellos, el padre del joven a rescatarlo del lugar. Con todo, el caso no deja de ser duro y grave, y en ese sentido es que la Justicia Penal de Turno está trabajando en forma minuciosa. El lunes se ordenó la libertad de los detenidos y ayer se ordenó la detención de otra persona para que brinde su testimonio. Hasta ayer la Justicia no había sancionado a los autores de la agresión ni adoptado resolución alguna con el joven adicto a la pasta base, que sigue internado, recuperándose de sus lesiones. El hecho es un duro golpe para una sociedad que empieza a sufrir las consecuencias directas del flagelo de la droga.







El tiempo


  • Otras Noticias...