Un joven cantautor que los salteños hemos adoptado como hijo y nos acompañará en Faz Quinceañeras 2015

Hoy con Nacho Toso

De origen sanducero, Nacho es un joven que ha sabido echar raíces en cada lugar que estuvo. Salto lo ha adoptado como hijo propio, por su calidez, simpatía y compromiso con los otros.
Lleva como filosofía de vida “no te olvides de ser feliz”, una frase que solía decir su madre, a quien perdió físicamente cuando estaba por cumplir 15 años, pero que lo acompaña en el camino que ha elegido vivir y la rememora en su canción “Contigo”.
Como cantautor editó “Nosotros” un demo en el año 2012, “Cambiando el Rumbo” en 2013 (junto con un DVD en vivonacho toso 3 en Teatro Larrañaga) y actualmente esta grabando el segundo disco.
La vida le hizo pasar por duros momentos, pero eso no le impidió continuar luchando por sus sueños y disfrutar de lo cotidiano “pasear en bicicleta, tomar unos mates mirando atardeceres o escuchar música…”
Se muestra siempre agradecido a la gente “el motor de todo esto”: la música, que es su vida y por “poder dejar un pedacito” de sí mismo en la memora de alguien.
Estará junto a EL PUEBLO en la fiesta de Quinceañeras de Faz este próximo jueves, porque su espíritu de compromiso y solidaridad lo ha llevado a compartir lo que hace hacia los demás.
Será todo un placer poder “disfrutar” de sus canciones…

¿Cómo fue tu infancia y adolescencia?
“Nací en Paysandú el 6 de diciembre de 1986, a los 3 meses de vida más o menos mi familia se trasladó a Montevideo, donde viví unos siete años. En esa época íbamos con mi hermano a Defensor Sporting a hacer deportes. Luego nos vinimos a Salto del todo y acá viví en varios barrios. Fui un alumno normal, tirando a enchastre, muy distraído e inquieto. Tuve una infancia relativamente normal, con vaivenes familiares como en toda familia, mi papá biológico se fue a Estados Unidos cuando yo tenía 2 años y a los 4, la vida me dio un padre aún “mejor”, quien hasta ahora esta conmigo en todo. Mi juventud estuvo bastante cargada de problemas familiares, otro divorcio, el fallecimiento de mi mamá cuando estaba por cumplir 15 años, abuelos enfermos, asuntos complicados. No me quejo, esas cosas me hacen quien soy y me siento muy bien así. Después empecé a trabajar, es muy difícil que un músico viva netamente de la música en Uruguay. He hecho de todo, trabajé de lavandín, vendedor en todo tipo de rubros, en industrias, varias empresas, en todo lo que me sirviera, y a la vez siempre trabajando con vocación y profesionalismo en mi carrera, siempre hice otras cosas, pero sin perder de vista mi sueño”.

¿Cómo arrancaste con la música?
“Desde niño tenía interés en la percusión, golpeaba todo lo que sonara, me regalaron un redoblante y palillos a los 10 años por ahí y con eso me imaginaba la batería, hasta que a los 15 años la familia me regaló una batería amateur que fue mi única motivación por años. Ahí, comencé a practicar de manera autodidacta, nunca estudié música, ningún instrumento, estoy en debe con eso. En mi casa siempre hubo instrumentos musicales, incluso guitarras. Un día decidí comprarme una para mí y ahí arranqué a explorar más, eso fue a los 23 años, luego fui al taller Violín Rojo de Alberto “Negro” Chiriff porque me empezaba a interesar escribir, canalizar mis asuntos. Allí compuse mi primer canción que se llamó “Cambiando el Rumbo”, esa fue la primera, y vaya si estaba entusiasmado con ese nuevo papel de “cantautor” que terminó siendo el nombre del disco y en consecuencia Disco de Oro un tiempo mas tarde, es una linda anécdota para cuando esté viejo”.

¿Cómo ha sido tu trayectoria musical?
“Mi primer banda fue “Golpe Bajo”, con gurises más grandes que yo, también toqué en Mate Marquiño, Nosk, y en varias bandas más de estilos muy diferentes. Hoy en día trabajo también como baterista contratado, hace 13 años que toco y resumir la trayectoria es complicado, pero tuve suerte de recorrer casi todo Uruguay, varios lugares de Argentina y Chile con la música, tocar con varios grupos de renombre, ser elegido por bandas referentes de Uruguay para abrir sus shows, entre otras cosas”.

¿Qué sentiste cuándo subiste por primera vez a un escenario?
“En realidad no fue en un escenario, sino la casa del bajista de “Golpe Bajo”, mi gran amigo Diego Borges, quien organizó una fiesta en su casa donde debutamos con la banda, había mucha gente. Se me volaron los palillos algunas veces, tenia muchísimos nervios y ansiedad.
Esa ansiedad por tocar la sigo teniendo, las ganas nunca se pierden, la adrenalina que genera un show es capaz de curar cualquier cosa.
Se me han ido un tanto los nervios a medida que fui convirtiéndome en profesional, ahora realmente disfruto los shows”.

¿En qué te inspiras para crear tus canciones?
“Es muy difícil ser breve en algo tan amplio, pero es como que uno respira de ese modo, pensando todo el tiempo en frases, melodías, acordes, ritmos, es como una máquina que no para, al menos en mi.
Absolutamente todo me nutre y eso termina desembocando en alguna canción, de todo rescato algo que me puede parecer interesante plasmar.
Cuento historias ficticias, reales, personajes y situaciones de todo tipo, es un juego. Cada canción nace de manera diferente, por lo que no se puede determinar cual es la metodología compositiva, simplemente lo hago, me nace, no se bien cómo”.

¿Consideras que tienes un estilo propio, cómo lo definirías?
“Concluí que tengo un estilo pop-fusión, me gusta investigar tanto en lo que hago e incorporar siempre cosas nuevas que es difícil de encasillar, tiene un sonido pop pero con elementos de otros ritmos y orígenes, muchas veces de manera subliminal, escondidos en las canciones”.

¿Qué lugar ocupan las fans para vos, qué te dice la gente sobre tus canciones?
“Es hasta cómico hablar de Fans, no tengo ese perfil innato de los front-man por lo que siempre vi con curiosidad esas cosas. Me encanta conocer todos los puntos de vista, sea cual sea la manera de hacérmelo saber, sean “fans” o no. Los oyentes en su totalidad ocupan el primer lugar en lo que hago, incluso antes de mi, porque me gusta escribir no sólo desde mis vivencias, sino desde las de los demás. Los comentarios que me llegan siempre son positivos o constructivos, los negativos andan por ahí dando vueltas, por lo general en la gente que por ahí no se anima a decírtelos directamente, pero así mismo los respeto, a todos les doy la importancia que se merecen. Siento mucho apoyo y respeto a donde sea que vaya, estoy eternamente agradecido”.

¿Cuál es tu canción favorita y por qué?
“Otra pregunta demasiado difícil (ríe). Creo que la canción que más me gusta, si de las mías se trata, es “Contigo”, una canción que habla sobre mi madre, esa canción me eleva, logra algo bastante inexplicable, sin dudas que la música es magia. También tengo canciones favoritas de mis artistas favoritos pero son muchos”.

Has viajado mucho por tu música, recientemente estuviste en Chile ¿qué podes contar de tu experiencia en el extranjero?
“He visitado Argentina varias veces y en Chile hice una gira de 7 shows en 5 ciudades mostrando mis canciones y la experiencia fue 100% positiva. Siempre dimos con un público dispuesto a conocer, atento, y es ahí donde se logran las buenas cosas, he tenido mucha suerte en ese sentido. Este año visitaré Perú y ya presiento que va a ser genial”.

¿A qué aspiras en el futuro, cómo te gustaría continuar?
“Mi meta es vivir de lo que hago, de mi carrera como cantautor. Confío en que sucederá siempre y cuando continúe de esta manera, creciendo desde abajo, con pasos firmes y haciendo las cosas de la mejor manera posible. Lo que tenga que ser será, en la medida que lo visualice y trabaje por ello”.