Un joven de 17 años fue a la casa de una cuñada a tomar unos mates y terminó con un cuchillo clavado en la cabeza

Un confuso incidente ocurrió en una finca ubicada en la calle Grito de Asencio a la altura del 1700. Según consta en la denuncia policial, en la tarde del pasado 31 de marzo, una joven de 15 años de edad, se trasladó hasta la casa de su hermana, junto a su novio de 17 años, con la intención de “tomar unos mates”. Tras calentar el agua y colocar la yerba en el mate, los novios se sentaron en el frente de la finca junto a la moradora de la misma.
Los tres estaban en plena infusión, cuando apareció una adolescente cuya madre vive en una casa que da hacia el fondo del mismo terreno y, por circunstancias que no están claras, espetó textualmente: “¿qué hacen estos acá?”, señalando a los visitantes.
La respuesta no se hizo esperar y surgió en forma de epíteto en la boca del joven novio, quien profirió un insulto de carácter racista, que no vale la pena reproducir.
La adolescente se retiró rumbo al domicilio de su progenitora y apareció a los pocos minutos con un cuchillo de sierra, que clavó en el cuero cabelludo del joven, provocándole una herida que empezó a sangrar en forma abundante. El damnificado, además, se descompuso y empezó a vomitar.
Tras ser trasladado al Hospital local, se constató que el adolescente sufrió “una herida corto contusa de dos milímetros en la región parietal izquierda del cuero cabelludo, con hematoma local”, según reza en el certificado médico expedido por los profesionales que lo atendieron.
La madre de su novia fue quien realizó la denuncia correspondiente, aseverando que no es la primera vez que la agresora tiene problemas con su familia. La denunciante añadió que es común que esta mujer insulte a sus hijos y que tire piedras en la vivienda antes señalada, en la que hace poco provocó la rotura de un ventanal, y que cada vez que esta joven va a visitar a su madre, tiene problemas con los vecinos.
CAPTURARON AL
LADRÓN DEL PARAGUAS
Fue capturado el delincuente que robó a una octogenaria hace algunos días. Como informó oportunamente EL PUEBLO, la mujer de 81 años había salido de su domicilio particular sito en el Centro de la ciudad con destino a un supermercado, y en el camino, sobre la calle rincón al 600, se encontró con el ladrón en cuestión, quien le arrebató todo lo que llevaba en sus manos, incluido un paraguas con el que la víctima se protegía de la lluvia.
El malhechor, además, se llevó el juego de llaves de la casa de la damnificada y dos monederos: uno amarillo que contenía 500 pesos y otro de color naranja con $300.
Tras practicar las averiguaciones del caso, los efectivos policiales lograron identificar y capturar a un menor de edad, quien admitió ser el autor del robo. El joven indicó que vive con su madre y que no hace nada para su “sustento de vida”, por lo que sale por las calles a ver “si sale algo” para robar. La semana pasada vio la oportunidad y robó a la octogenaria mencionada líneas arriba.
Con el dinero obtenido ilegalmente compró “comida”, mientras que los otros objetos hurtados (el paraguas, los dos monederos y las llaves) los arrojó en la esquina de Lavalleja y Cervantes.
El menor también confesó haber roto de una pedrada el vidrio de un local comercial sito en Florencio Sánchez y Artigas, donde hurtó dos buzos de marca Hering que luego vendió por 100 pesos en el barrio Saladero.
El ladrón quedó internado con custodia policial en el Hogar Rural del INAU, desde donde fue  trasladado hasta el juzgado penal de turno para que el magistrado actuante se expida sobre el caso en cuestión.
Ayer el magistrado dictó el procesamiento de una persona que lo había acompañado en la oportunidad de romper la vidriera del local comercial y robar allí, un hombre de iniciales W.T. Por un delito de hurto especialmente agravado. Al tiempo que el adolescente en cuestión se le abrió una pieza infraccional, por el mismo delito que el sujeto mayor de edad, aplicándole una pena únicamente por el robo en el comercio y no así, por el arrebato cometido contra la octogenaria.
El adolescente infractor, deberá pasar ahora por al menos los próximos 60 días internado en el INAU de Salto.
ROBÓ UNA
CAMPERA PARA SU
PAREJA ENCARCELADA
Un hombre confesó haber hurtado una campera de marca Nike (de un valor de unos $1.600 pesos) desde el interior de un local comercial establecido en la calle Uruguay al 600 y agregó que dicha prenda, se la regaló a su pareja, quien se encuentra encarcelada en el Centro de Rehabilitación de nuestro medio.
La mujer estaba presa hace unos 10 días por haber participado en el robo de una moto, y su pareja, que fue atrapado cuando le llevó la campera, al momento de la detención de su pareja mostró una compraventa falsa de la moto en cuestión, por lo cual terminó procesado por receptación.
Con respecto al tema de la campera, la misma tenía la alarma puesta y cuando fue llevada a la cárcel, la mujer se hizo responsable de haberla robado para su uso personal.
Otro robo reciente fue el de una potencia de 6.000 voltios, que fue sustraída desde un automóvil. Dicho incidente se registró en horas de la madrugada, cuando el vehículo estaba estacionado en la  calle 19 de Abril casi Arregui.
DENUNCIÓ POR ROBO
A SU HERMANO
Un hombre de 27 años denunció a su hermano de 28 por hurto. Según la versión del denunciante, el denunciado le robó una balanza electrónica del comercio de su propiedad sito en el barrio Salto Nuevo, luego de hacer un boquete en el fondo del establecimiento y forzar el marco de una puerta. El hombre de 27 años añadió que su hermano está en situación de calle y es adicto a la pasta base.
ARREBATO EN
CONTRA FLECHA
Una mujer de 59 años fue víctima de arrebato. El hecho ocurrió cerca de las 17 horas del miércoles, cuando la víctima caminaba por calle Charrúa al 600 y vio como una motocicleta doblaba en contra flecha por esa arteria. Al pasar al lado de la dama, el malhechor que iba como acompañante le arrebató el bolso que ésta llevaba. En el interior del mismo había 680 pesos, un celular, varias llaves y documentos.
La damnificada realizó la denuncia en la seccional 5a, quien está a cargo de la investigación.
ROBÓ UNA MOTO
Y LO ATRAPARON
ENSEGUIDA
En las primeras horas del miércoles, un móvil de la seccional 3a que efectuaba una recorrida de rutina por su jurisdicción, detuvo en calle Boycuá al 1400 a un hombre que llevaba una moto de dudosa procedencia.
Tras realizar la consulta pertinente a la Mesa Central de Operaciones, se descubrió que dicho rodado estaba requerido por un hurto perpetrado momentos antes en calle Vilardebó al 700.
El ladrón no logró “gozar” demasiado del bien hurtado, porque fue atrapado inmediatamente después de haber perpetrado el ilícito.
DOS PROCESADOS
Todo comenzó hace unos días, cuando fue denunciado en la Seccional Cuarta, por parte de un comerciante del barrio Uruguay, el robo de 15 kilogramos de chorizo y dos casilleros de cerveza.
Pero la policía, tras una investigación pudo determinar la ubicación de los delincuentes, a los mismos les fueron incautados los restos de las mercaderías robadas.
Ayer la policía procesó sin prisión a A.M. y a A.M.L. Por un delito de hurto especialmente agravado. Ambos deberán comparecer ante la seccional policial de su barrio por el término de 60 días. Aunque las fuentes consultadas informaron que aún falta capturar al tercer integrante de esta banda.

Un confuso incidente ocurrió en una finca ubicada en la calle Grito de Asencio a la altura del 1700. Según consta en la denuncia policial, en la tarde del pasado 31 de marzo, una joven de 15 años de edad, se trasladó hasta la casa de su hermana, junto a su novio de 17 años, con la intención de “tomar unos mates”. Tras calentar el agua y colocar la yerba en el mate, los novios se sentaron en el frente de la finca junto a la moradora de la misma.

Los tres estaban en plena infusión, cuando apareció una adolescente cuya madre vive en una casa que da hacia el fondo del mismo terreno y, por circunstancias que no están claras, espetó textualmente: “¿qué hacen estos acá?”, señalando a los visitantes.

La respuesta no se hizo esperar y surgió en forma de epíteto en la boca del joven novio, quien profirió un insulto de carácter racista, que no vale la pena reproducir.

La adolescente se retiró rumbo al domicilio de su progenitora y apareció a los pocos minutos con un cuchillo de sierra, que clavó en el cuero cabelludo del joven, provocándole una herida que empezó a sangrar en forma abundante. El damnificado, además, se descompuso y empezó a vomitar.

Tras ser trasladado al Hospital local, se constató que el adolescente sufrió “una herida corto contusa de dos milímetros en la región parietal izquierda del cuero cabelludo, con hematoma local”, según reza en el certificado médico expedido por los profesionales que lo atendieron.

La madre de su novia fue quien realizó la denuncia correspondiente, aseverando que no es la primera vez que la agresora tiene problemas con su familia. La denunciante añadió que es común que esta mujer insulte a sus hijos y que tire piedras en la vivienda antes señalada, en la que hace poco provocó la rotura de un ventanal, y que cada vez que esta joven va a visitar a su madre, tiene problemas con los vecinos.

CAPTURARON AL LADRÓN DEL PARAGUAS

Fue capturado el delincuente que robó a una octogenaria hace algunos días. Como informó oportunamente EL PUEBLO, la mujer de 81 años había salido de su domicilio particular sito en el Centro de la ciudad con destino a un supermercado, y en el camino, sobre la calle rincón al 600, se encontró con el ladrón en cuestión, quien le arrebató todo lo que llevaba en sus manos, incluido un paraguas con el que la víctima se protegía de la lluvia.

El malhechor, además, se llevó el juego de llaves de la casa de la damnificada y dos monederos: uno amarillo que contenía 500 pesos y otro de color naranja con $300.

Tras practicar las averiguaciones del caso, los efectivos policiales lograron identificar y capturar a un menor de edad, quien admitió ser el autor del robo. El joven indicó que vive con su madre y que no hace nada para su “sustento de vida”, por lo que sale por las calles a ver “si sale algo” para robar. La semana pasada vio la oportunidad y robó a la octogenaria mencionada líneas arriba.

Con el dinero obtenido ilegalmente compró “comida”, mientras que los otros objetos hurtados (el paraguas, los dos monederos y las llaves) los arrojó en la esquina de Lavalleja y Cervantes.

El menor también confesó haber roto de una pedrada el vidrio de un local comercial sito en Florencio Sánchez y Artigas, donde hurtó dos buzos de marca Hering que luego vendió por 100 pesos en el barrio Saladero.

El ladrón quedó internado con custodia policial en el Hogar Rural del INAU, desde donde fue  trasladado hasta el juzgado penal de turno para que el magistrado actuante se expida sobre el caso en cuestión.

Ayer el magistrado dictó el procesamiento de una persona que lo había acompañado en la oportunidad de romper la vidriera del local comercial y robar allí, un hombre de iniciales W.T. Por un delito de hurto especialmente agravado. Al tiempo que el adolescente en cuestión se le abrió una pieza infraccional, por el mismo delito que el sujeto mayor de edad, aplicándole una pena únicamente por el robo en el comercio y no así, por el arrebato cometido contra la octogenaria.

El adolescente infractor, deberá pasar ahora por al menos los próximos 60 días internado en el INAU de Salto.

ROBÓ UNA CAMPERA PARA SU PAREJA ENCARCELADA

Un hombre confesó haber hurtado una campera de marca Nike (de un valor de unos $1.600 pesos) desde el interior de un local comercial establecido en la calle Uruguay al 600 y agregó que dicha prenda, se la regaló a su pareja, quien se encuentra encarcelada en el Centro de Rehabilitación de nuestro medio.

La mujer estaba presa hace unos 10 días por haber participado en el robo de una moto, y su pareja, que fue atrapado cuando le llevó la campera, al momento de la detención de su pareja mostró una compraventa falsa de la moto en cuestión, por lo cual terminó procesado por receptación.

Con respecto al tema de la campera, la misma tenía la alarma puesta y cuando fue llevada a la cárcel, la mujer se hizo responsable de haberla robado para su uso personal.

Otro robo reciente fue el de una potencia de 6.000 voltios, que fue sustraída desde un automóvil. Dicho incidente se registró en horas de la madrugada, cuando el vehículo estaba estacionado en la  calle 19 de Abril casi Arregui.

DENUNCIÓ POR ROBO A SU HERMANO

Un hombre de 27 años denunció a su hermano de 28 por hurto. Según la versión del denunciante, el denunciado le robó una balanza electrónica del comercio de su propiedad sito en el barrio Salto Nuevo, luego de hacer un boquete en el fondo del establecimiento y forzar el marco de una puerta. El hombre de 27 años añadió que su hermano está en situación de calle y es adicto a la pasta base.

ARREBATO EN CONTRA FLECHA

Una mujer de 59 años fue víctima de arrebato. El hecho ocurrió cerca de las 17 horas del miércoles, cuando la víctima caminaba por calle Charrúa al 600 y vio como una motocicleta doblaba en contra flecha por esa arteria. Al pasar al lado de la dama, el malhechor que iba como acompañante le arrebató el bolso que ésta llevaba. En el interior del mismo había 680 pesos, un celular, varias llaves y documentos.

La damnificada realizó la denuncia en la seccional 5a, quien está a cargo de la investigación.

ROBÓ UNA MOTO Y LO ATRAPARON ENSEGUIDA

En las primeras horas del miércoles, un móvil de la seccional 3a que efectuaba una recorrida de rutina por su jurisdicción, detuvo en calle Boycuá al 1400 a un hombre que llevaba una moto de dudosa procedencia.

Tras realizar la consulta pertinente a la Mesa Central de Operaciones, se descubrió que dicho rodado estaba requerido por un hurto perpetrado momentos antes en calle Vilardebó al 700.

El ladrón no logró “gozar” demasiado del bien hurtado, porque fue atrapado inmediatamente después de haber perpetrado el ilícito.

DOS PROCESADOS

Todo comenzó hace unos días, cuando fue denunciado en la Seccional Cuarta, por parte de un comerciante del barrio Uruguay, el robo de 15 kilogramos de chorizo y dos casilleros de cerveza.

Pero la policía, tras una investigación pudo determinar la ubicación de los delincuentes, a los mismos les fueron incautados los restos de las mercaderías robadas.

Ayer la policía procesó sin prisión a A.M. y a A.M.L. Por un delito de hurto especialmente agravado. Ambos deberán comparecer ante la seccional policial de su barrio por el término de 60 días. Aunque las fuentes consultadas informaron que aún falta capturar al tercer integrante de esta banda.