Un jugador inigualable… Sergio “El Maestro” González

Fue un gran jugador de básquetbol, un director técnico muy inteligente, un maestro y un director de escuela responsable y excepcional… Es un gran compañero, un padre orgulloso, es muchas cosas, pero dentro de todo es un GRANDE QUE HIZO HISTORIA EN EL BÁSQUETBOL LOCAL. Así es, estamos hablando de Sergio González, es a él a quien hoy elegimos recordar.
Sergio González, más conocido como “El Maestro” o “El Káiser” se inició basquetbolísticamente a muy temprana edad en el equipo azulgrana, Círculo Sportivo. En una entrevista con él, nos contó que “de niño nunca había visto un partido de básquetbol, tenía siete u ocho años y mi padre me hizo en mi casa un cesto con un aro de hierro y jugaba ahí siempre. En aquellas épocas se escuchaba mucho la radio y siempre informaban sobre los campeonatos que ganaba Salto. Recuerdo una vez que la selección salió campeona en Tacuarembó, acá en la ciudad se hizo una caravana y, a pesar de que nunca había ido a un partido de básquetbol, todos fuimos y estuvimos presentes”.
Después de dar sus primeros pasos en el básquetbol en el equipo de calle Treinta y Tres, Sergio se inscribió en el equipo de sus amores, del cual es hincha hasta el día de hoy: el gran River Plate.  En esa época, el equipo “del asilo”  tenía su cuadro de básquetbol, pero años más tarde, cuando Sergio tenía 12 años de edad, el equipo de calle Vilardebó se retiró de la Liga Salteña de Básquetbol.  Ese año, “El Káiser” comenzó a jugar en el Atlético Osimani Llerena, que estaba ubicado en calle Brasil. Fue allí donde  se “desarrolló basquetbolisticamente”, fue en el club donde aprendió mucho sobre el deporte y donde a los 15 años debutó en primera división. Eran épocas doradas del básquetbol local, donde tanto la Selección de Salto como los equipos que conformaban la Liga Salteña de Básquetbol ganaban muchos campeonatos. En la entrevista con Sergio,  nos contó sobre algunas experiencias que tuvo en Osimani: “En ese tiempo al igual que ahora, había campeonatos previos al Salteño donde venían equipos de Montevideo y los equipos locales se reforzaban con jugadores que eran oriundos de Salto, pero estaban jugando en otras ligas. Cuando tenía 16 años, recuerdo que los refuerzos de Osimani muchas veces eran Omar Arrestia y “Pepe” Torena, entre otros.  En esos años  Osimani disputó la final con el equipo de Olimpia de Montevideo, que tenía dentro de sus titulares al gran Sergio Pisano. El partido se jugó en cancha de Universitario. En ese momento teníamos como refuerzos a Malvasio y Grassi y los otros tres que integrábamos el quinteto teníamos 16 años. Esa final la ganamos”.
Los equipos de Salto y por supuesto la Selección siempre tuvieron muy buenos jugadores, pero por sobre todas las cosas, había jugadores que constantemente estaban practicando y  tenían oportunidades, mas allá de que a veces para algunos campeonatos especiales los equipos se reforzaban, tenían la oportunidad de aprender y de jugar junto a grandes que tenían mucha experiencia en este deporte.
Sergio González ganó muchos campeonatos con Osimani, “en segunda de ascenso y en primera también”.
Pero no solo el básquetbol era el deporte que practicaba “El Maestro” González, sino que también jugaba al fútbol en el equipo del cual es hincha: River Plate. “La temporada de básquetbol arrancaba en setiembre – octubre y terminaba en febrero, y el fútbol arrancaba en marzo. Antes no era tan intensa la actividad como lo es ahora. Lo que el fútbol me daba era la preparación física más que nada. Al lado de mis compañeros yo no era uno de los más altos, pero sí tenía rapidez, y eso era lo que me daba el entrenamiento del fútbol que no me daba el básquetbol, ya que antes no se realizaban pretemporadas.”
LA SELECCIÓN DE SALTO
En las épocas que Sergio era parte de la Selección de Salto se llenaban estadios, la gente acompañaba y los equipos respondían. Cuando “El Káiser” tenía 15 años fue citado por primera vez para ser uno de los jugadores que nos representaría en la selección.  “Tenía unos pocos partidos en primera y vestir la casaca salteña era y es más que un honor para cualquier jugador de básquetbol. Era un sentimiento además estar con aquellos jóvenes que junto a mí representaban a Salto.”
El día que Sergio debutó con la roja de la “S” fue en un Litoral que se jugaba en Mercedes, y cuando debutó en mayores fue en un campeonato que se jugó en Rocha. “Salto siempre estaba en los primeros lugares. Hemos obtenido muchos logros con la selección. Cuando jugábamos en Mayores, había jugadores muy destacados como Llona, Ramiro Cortés, entre otros grandes que jugaron mucho tiempo en selecciones locales. Compartir plantel con ellos era algo maravilloso y siempre aprendías mucho” –expresó González-.
Con la Selección de Salto, Sergio tuvo la oportunidad de vivir un ciclo muy importante. Cuatro años consecutivos salió campeón del interior, dos años consecutivos obtuvo campeonatos nacionales ganándoles a los equipos capitalinos que en esa época estaban muy bien conformados también.  “Salto tenía un gran nivel de basquetbolistas, salimos muchas veces campeones con el refuerzo de Omar Arrestia y José Luis San Andrea y a veces estaba solo San Andrea. Pienso que todo forma parte de la época… Yo tengo entre unos recortes guardados, una nota de un partido contra Paysandú donde habían asistido 1.500 personas. Eso pasó después de un campeonato del interior que habíamos ganado en Minas, después de que Salto estuvo años ganando poco y nada, ganar ese campeonato fue tremendo.”
SERGIO “EL MAESTRO”
Como muchos sabemos, aparte de toda su carrera basquetbolística, Sergio se dedicó a ser maestro de escuela. En la entrevista nos comentó: “En esta profesión recuerdo a mi madre y a algunos familiares y amigos, creo que más que descubrir, construí la vocación, porque la carrera de magisterio, te da como en otras áreas de la formación docente, otra visión de las cosas, la carrera era de 4 años y la formación era excelente, con docentes de diferentes áreas y todos nos transmitían ética y eso era lo importante. Pero fui construyendo la vocación, y en el deporte, pude integrar las dos cosas, y eso también me facilitó mucho el dirigir”. Sergio fue maestro en escuelas rurales y de la ciudad también, profesor de matemáticas y un intachable director de escuelas.
SU RETIRO COMO JUGADOR DE BÁSQUETBOL
y FÚTBOL
Sergio tomó la responsabilidad de la dirección de una escuela y a su vez trabajaba como profesor de matemáticas. A eso se le sumaban los entrenamientos con el equipo de fútbol, y eso comenzó a pesar en la rutina de “El Káiser”. Por eso, a los 31 años decidió retirarse como jugador de fútbol. “Recuerdo que el día que dejé de jugar, los dirigentes me querían comer porque nunca les avisé que iba a dejar (risas).”
A diferencia con el fútbol, el básquetbol le insumía menos tiempo ya que los entrenamientos eran de noche y tenía más tiempo para cumplir con su profesión y estar con su familia. “Jugué al básquetbol hasta los 40 años y me retiré en el club en que me inicié, en Círculo Sportivo.”
SU ÉPOCA COMO DT DE  LA SELECCIÓN Y DE CÍRCULO
Después de retirarse como jugador de básquetbol, Sergio comenzó a trabajar en las formativas. Eso  le permitió después dirigir selecciones departamentales de formativas y de mayores también. En su época como DT dirigió a Ramiro Cortés, Nicolás Mazzarino, Eduardo Alves, Miguel Medina, Diego Vargas, Juan Toriani, Sergio Guardia, Luis Pascual Paulino, entre otros.
Como director técnico, logró muchos campeonatos. “Recuerdo que cuando salimos campeones del interior habíamos reforzado el equipo con dos jugadores oriundos, uno reforzaba con jugadores importantes, pero si no había una buena base que pudiera sustentar al equipo, no andaba la cosa. Con la selección logramos seguir un poco la senda de selecciones anteriores, y se valoró mucho lo que teníamos en el medio.
EL BÁSQUETBOL DE AYER Y HOY…
Sergio nos dio su opinión con respecto a lo que era el básquetbol antes y lo que es ahora…
“Pienso que es otra época en la que nosotros jugábamos. Hoy en día hay menos clubes, en los años 60 – 70 había dos divisiones, 10 equipos en una y 6 u 8 en otra. Hoy en día ha cambiado mucho. Quizá por los cambios sociales o porque hay otro tipo de exigencias fue que  desaparecieron muchos clubes. Desde mi punto de vista eso no fue positivo, porque se pierde en número de jugadores. Creo que debe de haber básquetbol en las escuelas, ya lo hubo hace un tiempo, pero deberían hacerlo más frecuente, aprovechar que ahora todas las escuelas tienen profesores de educación física, y en los barrios también se podría hacer lo mismo. Se deberían crear equipos que aunque no estén afiliados a la Liga, practiquen básquetbol. Para los niños es necesario practicar varios deportes. Hoy en día tenemos entrenadores diplomados en varios de nuestros equipos locales. El básquetbol es un deporte hermoso, dinámico. Hay que darles una oportunidad a los chicos, sin el contexto se pierde, y me parece que en el Campeonato Salteño se debería jugar una o dos ruedas donde jueguen exclusivamente jugadores locales.
¿QUE TE DEJÓ EL BÁSQUETBOL PARA LA VIDA?
“Más que nada me formó como persona. Soy de una familia humilde pero trabajadora, y haber llegado a ciertos niveles y poder viajar y lograr cosas por el básquetbol salteño, poder estar al lado de grandes figuras, me dio una satisfacción personal muy grande. El básquetbol te ayuda a formarte como persona y a mantener tu autoestima, y poder mantener si se quiere tus convicciones, pero siempre manteniendo el grado de humildad para valorar lo que hace el otro, para analizar, para conocer personas, y saber que uno ha logrado cosas dentro de un grupo.  Cuando me pongo a reflexionar sobre las cosas que pasaron hace un tiempo, pensar en los grandes jugadores que pude dirigir y los triunfos que hemos logrado, me doy cuenta que sin trabajo colectivo y sin concentración no hubiéramos podido hacerlo, siempre con la ética presente. Soy un agradecido en eso.  El hombre es hijo de las circunstancias”.
Recordar el pasado del básquetbol salteño, recordar a estos grandes que dejaron en alto el nombre de Salto, recordar todo lo que ellos vivieron, experiencias, logros, sentir la felicidad y el orgullo que está intacto en sus miradas y en sus relatos de estas historias, eso es lo que queremos transmitirles. Hoy recordamos a Sergio González, UN GRANDE QUE MERECE SER RECORDADO.
EUGENIA AGUIRRE NESSI

Fue un gran jugador de básquetbol, un director técnico muy inteligente, un maestro y un director de escuela responsable y excepcional… Es un gran compañero, un padre orgulloso, es muchas cosas, pero dentro de todo es un GRANDE QUE HIZO HISTORIA EN EL BÁSQUETBOL LOCAL. Así es, estamos hablando de Sergio González, es a él a quien hoy elegimos recordar.

Sergio González, más conocido como “El Maestro” o “El Káiser” se inició basquetbolísticamente a muy temprana edad en el equipo azulgrana, Círculo Sportivo. En una entrevista con él, nos contó que “de niño nunca había visto un partido de básquetbol, tenía siete u ocho años y mi padre me hizo en mi casa un cesto con un aro de hierro y jugaba ahí siempre. En aquellas épocas se escuchaba mucho la radio y siempre informaban sobre los campeonatos que ganaba Salto. Recuerdo una vez que la selección salió campeona en Tacuarembó, acá en la ciudad se hizo una caravana y, a pesar de que nunca había ido a un partido de básquetbol, todos fuimos y estuvimos presentes”.

Después de dar sus primeros pasos en el básquetbol en el equipo de calle Treinta y Tres, Sergio se inscribió en el equipo deimg126sus amores, del cual es hincha hasta el día de hoy: el gran River Plate.  En esa época, el equipo “del asilo”  tenía su cuadro de básquetbol, pero años más tarde, cuando Sergio tenía 12 años de edad, el equipo de calle Vilardebó se retiró de la Liga Salteña de Básquetbol.  Ese año, “El Káiser” comenzó a jugar en el Atlético Osimani Llerena, que estaba ubicado en calle Brasil. Fue allí donde  se “desarrolló basquetbolisticamente”, fue en el club donde aprendió mucho sobre el deporte y donde a los 15 años debutó en primera división. Eran épocas doradas del básquetbol local, donde tanto la Selección de Salto como los equipos que conformaban la Liga Salteña de Básquetbol ganaban muchos campeonatos. En la entrevista con Sergio,  nos contó sobre algunas experiencias que tuvo en Osimani: “En ese tiempo al igual que ahora, había campeonatos previos al Salteño donde venían equipos de Montevideo y los equipos locales se reforzaban con jugadores que eran oriundos de Salto, pero estaban jugando en otras ligas. Cuando tenía 16 años, recuerdo que los refuerzos de Osimani muchas veces eran Omar Arrestia y “Pepe” Torena, entre otros.  En esos años  Osimani disputó la final con el equipo de Olimpia de Montevideo, que tenía dentro de sus titulares al gran Sergio Pisano. El partido se jugó en cancha de Universitario. En ese momento teníamos como refuerzos a Malvasio y Grassi y los otros tres que integrábamos el quinteto teníamos 16 años. Esa final la ganamos”.

Los equipos de Salto y por supuesto la Selección siempre tuvieron muy buenos jugadores, pero por sobre todas las cosas, había jugadores que constantemente estaban practicando y  tenían oportunidades, mas allá de que a veces para algunos campeonatos especiales los equipos se reforzaban, tenían la oportunidad de aprender y de jugar junto a grandes que tenían mucha experiencia en este deporte.

Sergio González ganó muchos campeonatos con Osimani, “en segunda de ascenso y en primera también”.

Pero no solo el básquetbol era el deporte que practicaba “El Maestro” González, sino que también jugaba al fútbol en el equipo del cual es hincha: River Plate. “La temporada de básquetbol arrancaba en setiembre – octubre y terminaba en febrero, y el fútbol arrancaba en marzo. Antes no era tan intensa la actividad como lo es ahora. Lo que el fútbol me daba era la preparación física más que nada. Al lado de mis compañeros yo no era uno de los más altos, pero sí tenía rapidez, y eso era lo que me daba el entrenamiento del fútbol que no me daba el básquetbol, ya que antes no se realizaban pretemporadas.”

LA SELECCIÓN DE SALTO

En las épocas que Sergio era parte de la Selección de Salto se llenaban estadios, la gente acompañaba y los equipos respondían. Cuando “El Káiser” tenía 15 años fue citado por primera vez para ser uno de los jugadores que nos representaría en la selección.  “Tenía unos pocos partidos en primera y vestir la casaca salteña era y es más que un honor para cualquier jugador de básquetbol. Era un sentimiento además estar con aquellos jóvenes que junto a mí representaban a Salto.”

El día que Sergio debutó con la roja de la “S” fue en un Litoral que se jugaba en Mercedes, y cuando debutó en mayores fue en un campeonato que se jugó en Rocha. “Salto siempre estaba en los primeros lugares. Hemos obtenido muchos logros con la selección. Cuando jugábamos en Mayores, había jugadores muy destacados como Llona, Ramiro Cortés, entre otros grandes que jugaron mucho tiempo en selecciones locales. Compartir plantel con ellos era algo maravilloso y siempre aprendías mucho” –expresó González-.

Con la Selección de Salto, Sergio tuvo la oportunidad de vivir un ciclo muy importante. Cuatro años consecutivos salió campeón del interior, dos años consecutivos obtuvo campeonatos nacionales ganándoles a los equipos capitalinos que en esa época estaban muy bien conformados también.  “Salto tenía un gran nivel de basquetbolistas, salimos muchas veces campeones con el refuerzo de Omar Arrestia y José Luis San Andrea y a veces estaba solo San Andrea. Pienso que todo forma parte de la época… Yo tengo entre unos recortes guardados, una nota de un partido contra Paysandú donde habían asistido 1.500 personas. Eso pasó después de un campeonato del interior que habíamos ganado en Minas, después de que Salto estuvo años ganando poco y nada, ganar ese campeonato fue tremendo.”

SERGIO “EL MAESTRO”

Como muchos sabemos, aparte de toda su carrera basquetbolística, Sergio se dedicó a ser maestro de escuela. En la entrevista nos comentó: “En esta profesión recuerdo a mi madre y a algunos familiares y amigos, creo que más que descubrir, construí la vocación, porque la carrera de magisterio, te da como en otras áreas de la formación docente, otra visión de las cosas, la carrera era de 4 años y la formación era excelente, con docentes de diferentes áreas y todos nos transmitían ética y eso era lo importante. Pero fui construyendo la vocación, y en el deporte, pude integrar las dos cosas, y eso también me facilitó mucho el dirigir”. Sergio fue maestro en escuelas rurales y de la ciudad también, profesor de matemáticas y un intachable director de escuelas.

SU RETIRO COMO JUGADOR DE BÁSQUETBOL y FÚTBOL

Sergio tomó la responsabilidad de la dirección de una escuela y a su vez trabajaba como profesor de matemáticas. A eso se le sumaban los entrenamientos con el equipo de fútbol, y eso comenzó a pesar en la rutina de “El Káiser”. Por eso, a los 31 años decidió retirarse como jugador de fútbol. “Recuerdo que el día que dejé de jugar, los dirigentes me querían comer porque nunca les avisé que iba a dejar (risas).”

A diferencia con el fútbol, el básquetbol le insumía menos tiempo ya que los entrenamientos eran de noche y tenía más tiempo para cumplir con su profesión y estar con su familia. “Jugué al básquetbol hasta los 40 años y me retiré en el club en que me inicié, en Círculo Sportivo.”

SU ÉPOCA COMO DT DE  LA SELECCIÓN Y DE CÍRCULO

Después de retirarse como jugador de básquetbol, Sergio comenzó a trabajar en las formativas. Eso  le permitió después dirigir selecciones departamentales de formativas y de mayores también. En su época como DT dirigió a Ramiro Cortés, Nicolás Mazzarino, Eduardo Alves, Miguel Medina, Diego Vargas, Juan Toriani, Sergio Guardia, Luis Pascual Paulino, entre otros.

Como director técnico, logró muchos campeonatos. “Recuerdo que cuando salimos campeones del interior habíamos reforzado el equipo con dos jugadores oriundos, uno reforzaba con jugadores importantes, pero si no había una buena base que pudiera sustentar al equipo, no andaba la cosa. Con la selección logramos seguir un poco la senda de selecciones anteriores, y se valoró mucho lo que teníamos en el medio.

EL BÁSQUETBOL DE AYER Y HOY…

Sergio nos dio su opinión con respecto a lo que era el básquetbol antes y lo que es ahora…

“Pienso que es otra época en la que nosotros jugábamos. Hoy en día hay menos clubes, en los años 60 – 70 había dos divisiones, 10 equipos en una y 6 u 8 en otra. Hoy en día ha cambiado mucho. Quizá por los cambios sociales o porque hay otro tipo de exigencias fue que  desaparecieron muchos clubes. Desde mi punto de vista eso no fue positivo, porque se pierde en número de jugadores. Creo que debe de haber básquetbol en las escuelas, ya lo hubo hace un tiempo, pero deberían hacerlo más frecuente, aprovechar que ahora todas las escuelas tienen profesores de educación física, y en los barrios también se podría hacer lo mismo. Se deberían crear equipos que aunque no estén afiliados a la Liga, practiquen básquetbol. Para los niños es necesario practicar varios deportes. Hoy en día tenemos entrenadores diplomados en varios de nuestros equipos locales. El básquetbol es un deporte hermoso, dinámico. Hay que darles una oportunidad a los chicos, sin el contexto se pierde, y me parece que en el Campeonato Salteño se debería jugar una o dos ruedas donde jueguen exclusivamente jugadores locales.

¿QUE TE DEJÓ EL BÁSQUETBOL PARA LA VIDA?

“Más que nada me formó como persona. Soy de una familia humilde pero trabajadora, y haber llegado a ciertos niveles y poder viajar y lograr cosas por el básquetbol salteño, poder estar al lado de grandes figuras, me dio una satisfacción personal muy grande. El básquetbol te ayuda a formarte como persona y a mantener tu autoestima, y poder mantener si se quiere tus convicciones, pero siempre manteniendo el grado de humildad para valorar lo que hace el otro, para analizar, para conocer personas, y saber que uno ha logrado cosas dentro de un grupo.  Cuando me pongo a reflexionar sobre las cosas que pasaron hace un tiempo, pensar en los grandes jugadores que pude dirigir y los triunfos que hemos logrado, me doy cuenta que sin trabajo colectivo y sin concentración no hubiéramos podido hacerlo, siempre con la ética presente. Soy un agradecido en eso.  El hombre es hijo de las circunstancias”.

Recordar el pasado del básquetbol salteño, recordar a estos grandes que dejaron en alto el nombre de Salto, recordar todo lo que ellos vivieron, experiencias, logros, sentir la felicidad y el orgullo que está intacto en sus miradas y en sus relatos de estas historias, eso es lo que queremos transmitirles. Hoy recordamos a Sergio González, UN GRANDE QUE MERECE SER RECORDADO.

EUGENIA AGUIRRE NESSI







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...