Un Salto consecuencia del Salto que puede ser

Empate o ganar…y adentro.

o se trata de un juego de palabras. Para nada. Tampoco un clamor popular, porque frente a situaciones como estas, la serenidad de conciencia es la que va jugando su propio rol. Y este Salto de Luis Cavani, bien que en su conciencia, que es superior a Artigas. Pero que tampoco se trata de cantar victoria, antes que la victoria obre como derivación. O un empate mismo, teniendo en cuenta los tres puntos alcanzados en la frontera, en el partido de vuelta.
En aquella noche de siete días atrás, Pablo González quebró la lanza por la ilusión “naranjera” y desde el punto penal, el 1 a 0 definitivo.
Esta noche desde las 20 horas en el Dickinson, Salto DEBE Y PUEDE
SER LA CONSECUENCIA
DEL SALTO QUE
PUEDE SER. Está claro?.
Implica que a partir de los claves en la estructura, la manifestación colectiva se deslice contra los palos enemigos.
Para Salto importó haber ganado. De todas maneras, tampoco se trata de una gran diferencia. Nótese que si Artigas llegase a vencer 1 a 0, se va directo a la ejecución de penales. Es solo un ejemplo.
POR ESO,
LA DECISIÓN…
Determinadas cuentas pendientes para Salto cuando oficia de local. La imposibilidad de ganarle a Paysandú (1-1) y a Tacuarembó (3-3).
La sensación que al equipo de Luis Cavani le cuesta soltarse y resolver, tal como lo ejercita fuera de casa. De todas maneras, tratándose de este Salto de la regularidad manifiesta (la condición de invicto sobre rieles), no se trata de marginar la chance de rectificación y que hoy no solo la clasificación surja, sino también la imposición como reflejo de superioridad.
El “Gringo” tiene en mente ratificar al mismo equipo, mientras que Artigas llega diezmado, por las tres expulsiones de siete días atrás. Tras que es una gotera atacando, la roja a Coqui Paz.
Por lo tanto, a partir del mecanismo defensivo que anule lo escaso que dispone el rival, Salto aparece condicionado para establecer hegemonía y triunfo, metiéndose sin más trámite en el lote semifinalista de la Copa Nacional de Selecciones del Interior.
Por eso, es el Salto que puede ser. La consecuencia de un equipo que no solo debe sentirse superior. Sino en los hechos, definitivamente serlo. De ello se trata.
g

No se trata de un juego de palabras. Para nada. Tampoco un clamor popular, porque frente a situaciones como estas, la serenidad de conciencia es la que va jugando su propio rol. Y este Salto de Luis Cavani, bien que en su conciencia, que es superior a Artigas. Pero que tampoco se trata de cantar victoria, antes que la victoria obre como derivación. O un empate mismo, teniendo en cuenta los tres puntos alcanzados en la frontera, en el partido de vuelta.

En aquella noche de siete días atrás, Pablo González quebró la lanza por la ilusión “naranjera” y desde el punto penal, el 1 a 0 definitivo.

Esta noche desde las 20 horas en el Dickinson, Salto DEBE Y PUEDE

SER LA CONSECUENCIA DEL SALTO QUE  PUEDE SER. Está claro?.

Implica que a partir de los claves en la estructura, la manifestación colectiva se deslice contra los palos enemigos.

Para Salto importó haber ganado. De todas maneras, tampoco se trata de una gran diferencia. Nótese que si Artigas llegase a vencer 1 a 0, se va directo a la ejecución de penales. Es solo un ejemplo.

POR ESO,

LA DECISIÓN…

Determinadas cuentas pendientes para Salto cuando oficia de local. La imposibilidad de ganarle a Paysandú (1-1) y a Tacuarembó (3-3).

La sensación que al equipo de Luis Cavani le cuesta soltarse y resolver, tal como lo ejercita fuera de casa. De todas maneras, tratándose de este Salto de la regularidad manifiesta (la condición de invicto sobre rieles), no se trata de marginar la chance de rectificación y que hoy no solo la clasificación surja, sino también la imposición como reflejo de superioridad.

El “Gringo” tiene en mente ratificar al mismo equipo, mientras que Artigas llega diezmado, por las tres expulsiones de siete días atrás. Tras que es una gotera atacando, la roja a Coqui Paz.

Por lo tanto, a partir del mecanismo defensivo que anule lo escaso que dispone el rival, Salto aparece condicionado para establecer hegemonía y triunfo, metiéndose sin más trámite en el lote semifinalista de la Copa Nacional de Selecciones del Interior.

Por eso, es el Salto que puede ser. La consecuencia de un equipo que no solo debe sentirse superior. Sino en los hechos, definitivamente serlo. De ello se trata.