Un sindicalista con pensamiento optimista

Dio concurso para entrar al Banco Hipotecario en 1986 y se convirtió en bancario en ese entonces, siendo actualmente funcionario de la Agencia Nacional de Vivienda, tiene más de 20 años como militante sindical y ocupa desde hace una década la Secretaría General de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU). Es considerado el “canciller” del PIT CNT, ya que se desempeña como Secretario de Relaciones Internacionales de la central obrera y ha representado en los últimos años a nuestro país, como integrante de su movimiento sindical ante la Organización gamberaInternacional del Trabajo (OIT) en Suiza. Fernando Gambera, conversa con EL PUEBLO para nuestra sección semanal y así poner en contexto la situación actual de las relaciones laborales en nuestro país.

¿Quién es Fernando Gambera? ¿Dónde nació? ¿Dónde vive actualmente? ¿Cómo se compone su familia?
Nací en Santa Rosa en el departamento de Canelones y por la cercanía con la capital me fui de joven a Montevideo. Soy un hombre que cree en la lucha por la justicia, que ingresé al Partido Socialista para cambiar el mundo y vivir en una sociedad sin explotados ni explotadores. Estoy casado en segundas nupcias y tengo dos hijas de mi primer matrimonio. Una de ellas vive en Italia donde ejerce como profesora y jugadora de Handball profesional, en la región de Bologna.

¿Por qué se dedicó al sindicalismo?
A mi me dicen “el manso”, pero de manso tengo poco, ya que llevo muchos años como militante sindical, actualmente estoy en el PIT CNT, también estoy en AEBU ocupando la secretaría general hace ya unos 10 años, primero con Gustavo Pérez como presidente y ahora con Pedro Stéfano, en la corriente Articulación. Fui estudiante de la Facultad de Ingeniería y ya me metí en el gremio de estudiantes donde llegué a ser dirigente y ahí arranqué. Elegí el sindicalismo como una de las trincheras de lucha para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y generar condiciones adecuadas para los trabajadores en sus respectivos lugares de trabajo, porque considero que cuánto mejor sea la situación en la que se encuentran, mayor calidad tendrá su trabajo.

¿Cuándo usted plantea un paro, cree que la gente se moviliza por el descontento que tenga con el gobierno o porque acata lo que dicen los dirigentes sindicales?
Puede ser que haya a los que movilice el descontento, pero por lo menos el PIT CNT aspira a que se pueda generar una conciencia en lo que hemos avanzado en todo este tiempo y lo que más nos moviliza es preservar y cuidar las conquistas que hemos logrado durante todo este tiempo. En este caso puntual del reclamo que nos llevó el 14 de julio al paro general, más que el descontento considero que hay que cuidar que no haya pasos atrás, y uno de ellos es no perder salario.

¿Por esa razón es que como sindicalista se plantea un discurso más amplio? ¿Más abarcativo a otros sectores de la sociedad?
Sí claro, por eso es que cuando hacemos una movilización o un planteo general queremos que se plieguen todos los sectores sociales que se ven afectados por la realidad económica, como el caso de los jubilados, de los estudiantes, de los cooperativistas de vivienda que son en su amplia mayoría trabajadores, y también por los comerciantes, porque si un trabajador tiene pérdida de salario, sus comercios se verán afectados también, ya que la gente no podrá salir a comprar.

¿Pero usted como sindicalista cuando lanza una medida de esta naturaleza busca que el país de paralice para conseguir que se su reclamo sea escuchado?
Los que paramos somos los trabajadores que estamos sindicalizados, pero puede haber formas de manifestar adhesión habiendo menos actividades o habiendo una disminución ostensible de la actividad del país que involucra a más de los 400 mil trabajadores que somos los que estamos sindicalizados y hacemos el paro de acuerdo a la decisión que adopte al PIT CNT.

¿Y un paro sigue siendo la herramienta válida para sus reclamos? ¿no es una contradicción paralizar la economía cuando justamente reclaman que haya más actividad?
Sí, pero nosotros vamos matizando nuestra manera de movilizarnos, porque el paro es la expresión más fuerte, pero no es que sea lo único que hacemos, porque hace un año que no había un paro general. Pero lo que siempre tratamos de hacer es tener gente movilizada en la calle y evidentemente cuando hacemos un paro general lo que se trata es poder marcar la cancha, quisimos dar una señal porque se viene un segundo semestre con mucha conflictividad, que luego se expresará en los resultados que se logren para los distintos sectores de la actividad. Pero además el trabajador no tiene muchas maneras de expresar su descontento.

¿Y qué respuesta concreta esperan de un gobierno que también es de izquierda, luego de una medida sindical que busca meter presión?
En lo que me es personal, lo que espero es que haya un cambio y el gobierno en este caso que es al que le estoy reclamando tenga más cercanía con la gente, que las dificultades que existen sean más conversadas y haya contactos más periódicos y más fluidos que nos permita a una parte y a la otra ir mostrando nuestras cartas y puntos de vista e interese para conciliarlos.

¿Pero creen que haciendo un paro, logran lo que plantean?¿Usted es optimista?

Bueno se logran las cosas, porque por algo tomamos medidas drásticas como estas de hacer paros. Si nos metemos en la actualidad, si hablamos de lo que ocurre hoy por hoy, nosotros hemos tenido conversaciones con el gobierno sobre estos temas, pero no hemos logrado que entiendan que hay algunas situaciones que deben ser contempladas de otra manera. Porque sino es perder lo ya alcanzado. Por ejemplo, nosotros hemos constatado que existe en muchos casos y en varios sectores pérdida salarial y para el gobierno esa pérdida no existe, por lo tanto me parece que sentarse a hablar es buena cosa porque parte de razón hay en cada uno. Y en cuanto a si soy optimista sí por lo general sí (sonríe). Pero sí soy optimista en este caso puntual por los antecedentes que tiene este gobierno de darle atención a los reclamos que provienen del movimiento sindical

Usted planteó en Ginebra problemas en las relaciones laborales ¿en qué sector avizora que habrá más inconvenientes?
Sí, en el sector público es dónde más se han notado los problemas en las relaciones laborales, y dentro de este, la rama de actividad en la que más considero que hay dificultades es en el de las intendencias de municipales, porque en esos casos hay una cantidad importante de intendentes de todo el país que apelan al principio de las autonomías municipales para evitar cumplir con la ley de negociación colectiva. Lo ideal es que esa situación se revirtiera y que cada Intendencia convocara al sindicato en el marco de esa autonomía de acuerdo con cada sindicato.

En el caso de la adhesión que se da en las movilizaciones, la lectura que se hace cuando uno mira la respuesta de la gente es ¿hay crisis de participación o el PIT CNT ya no convoca?
Claramente hay en estos tiempos una nueva forma de participación y eso está pautado hasta por los cambios en la forma de comunicación que existen, que se da principalmente a través de las redes sociales y que siendo un tipo con más de 50 años trato de ir adaptándome como puedo. Y en ese sentido, como el PIT CNT va nutriendo sus filas con dirigentes jóvenes, creo que se van actualizando para lograr que haya gente que siga de cerca lo que piensa y dice, el movimiento sindical. Y de esas nuevas generaciones surgirán las nuevas formas de participación que irán pautando las maneras que ese movimiento vaya legitimando.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...