Una dama se ausentó por espacio de hora y media de su casa y cuando retornó, alguien le había robado 250.000 pesos

Una mujer dejó su casa sin moradores por espacio de una hora y media, y cuando retornó se encontró con que alguien había ingresado a la finca ubicada en la cuadra de Cervantes al 1300 y se había llevado 250.000 pesos que la damnificada tenía guardados en su dormitorio.
No contento con eso, el ladrón también se llevó dos petacas de whisky Mac Pay, dos vaqueros, una camisa, un par de calzado deportivo y un par de zapatos de cuero.
La dama, que dejó su vivienda sin moradores desde las 9 a las 10.30 de la mañana del miércoles,  encontró que la puerta del costado de su casa estaba abierta, y descubrió que el malhechor utilizó una copia de las llaves, dado que las mismas se encontraban puestas en la cerradura.
El hecho fue denunciado en la seccional 2ª, donde se realiza la investigación de rigor.
UN NUEVO
ARREBATO
Una dama caminaba por calle Rincón en la tarde del miércoles. Cerca de las 19.00, se encontraba a mitad de cuadra, entre Varela y Rivera, cuando de repente sintió que alguien cinchaba con tanta fuerza la cartera que llevaba colgada, que la víctima terminó cayendo al piso, golpeándose el hombro y las rodillas contra el pavimento.
Al levantar la mirada, la damnificada vio a un hombre joven, bien vestido, que seguía cinchando la cartera. La mujer intentó resistirse, por lo que fue «arrastrada por el suelo», según ella misma contó en la seccional 1ª, donde realizó la denuncia correspondiente.
El ladrón finalmente consiguió su objetivo y logró quedarse con el bien deseado, luego de un largo forcejeo con la víctima. El malhechor se escapó corriendo por calle Rincón hasta Varela, donde se subió a una motocicleta que lo esperaba y se dio a la fuga.
Por estas horas, las autoridades policiales practican las averiguaciones del caso en pos de identificar a los malhechores.
DAÑO EN CAMPO
DE FÚTBOL
La cancha de Tigre fue visitada dos veces consecutivas por un grupo de delincuentes, según fue denunciado en la seccional 3ª.
En primera instancia, el denunciante aseveró haberse percatado de que uno de los portones de acceso al predio estaba dañado, y que los visitantes habían producido roturas varias en los vestuarios y también habían destrozado un calefón.
El susodicho, además, encontró en el piso una bolsa de nylon con ropas y partes de motos, «pronta para llevar», según especificó en la sede policial.
Al otro día, el denunciante  amplió la denuncia, agregando haber constatado el faltante de 20 cajas de cerámicas de colores blancas y beige, un foco marca Philips, cinco lámparas de 400 watts cada una, seis bolsas de pegamento para cerámicas, seis bolsas de Portland, seis bolsas de Ancaplas, seis juegos de ducha monocomando, una red para el arco y un banderín.
El perjuicio fue valuado en 30.000 pesos.
LOS PERROS
AVISARON QUE
ALGUIEN ESTABA
ROBANDO
Una dama escuchó ladrar a sus perros a las 5.00 de la madrugada del miércoles, pero junto a su esposo hicieron caso omiso a la reacción de los animales.
A las 9.00, cuando ambos se levantaron de la cama, constataron que los «amigos de lo ajeno» habían ingresado en el interior de un depósito que tienen en el fondo de su finca, en el barrio El Molino, y que se habían llevado una motosierra y una electrosierra.
Los damnificados acotaron en la seccional 5ª que no hubo forzamiento de ninguna cerradura ni daño alguno en el lugar, haciendo avalúo de lo hurtado en 200 dólares.
Los efectivos policiales practicaron las averiguaciones del caso con vecinos de la zona, con resultados negativo, por lo que continúan investigando.

Una mujer dejó su casa sin moradores por espacio de una hora y media, y cuando retornó se encontró con que alguien había ingresado a la finca ubicada en la cuadra de Cervantes al 1300 y se había llevado 250.000 pesos que la damnificada tenía guardados en su dormitorio.

No contento con eso, el ladrón también se llevó dos petacas de whisky Mac Pay, dos vaqueros, una camisa, un par de calzado deportivo y un par de zapatos de cuero.

La dama, que dejó su vivienda sin moradores desde las 9 a las 10.30 de la mañana del miércoles,  encontró que la puerta del costado de su casa estaba abierta, y descubrió que el malhechor utilizó una copia de las llaves, dado que las mismas se encontraban puestas en la cerradura.

El hecho fue denunciado en la seccional 2ª, donde se realiza la investigación de rigor.

UN NUEVO ARREBATO

Una dama caminaba por calle Rincón en la tarde del miércoles. Cerca de las 19.00, se encontraba a mitad de cuadra, entre Varela y Rivera, cuando de repente sintió que alguien cinchaba con tanta fuerza la cartera que llevaba colgada, que la víctima terminó cayendo al piso, golpeándose el hombro y las rodillas contra el pavimento.

Al levantar la mirada, la damnificada vio a un hombre joven, bien vestido, que seguía cinchando la cartera. La mujer intentó resistirse, por lo que fue «arrastrada por el suelo», según ella misma contó en la seccional 1ª, donde realizó la denuncia correspondiente.

El ladrón finalmente consiguió su objetivo y logró quedarse con el bien deseado, luego de un largo forcejeo con la víctima. El malhechor se escapó corriendo por calle Rincón hasta Varela, donde se subió a una motocicleta que lo esperaba y se dio a la fuga.

Por estas horas, las autoridades policiales practican las averiguaciones del caso en pos de identificar a los malhechores.

DAÑO EN CAMPO DE FÚTBOL

La cancha de Tigre fue visitada dos veces consecutivas por un grupo de delincuentes, según fue denunciado en la seccional 3ª.

En primera instancia, el denunciante aseveró haberse percatado de que uno de los portones de acceso al predio estaba dañado, y que los visitantes habían producido roturas varias en los vestuarios y también habían destrozado un calefón.

El susodicho, además, encontró en el piso una bolsa de nylon con ropas y partes de motos, «pronta para llevar», según especificó en la sede policial.

Al otro día, el denunciante  amplió la denuncia, agregando haber constatado el faltante de 20 cajas de cerámicas de colores blancas y beige, un foco marca Philips, cinco lámparas de 400 watts cada una, seis bolsas de pegamento para cerámicas, seis bolsas de Portland, seis bolsas de Ancaplas, seis juegos de ducha monocomando, una red para el arco y un banderín.

El perjuicio fue valuado en 30.000 pesos.

LOS PERROS AVISARON QUE ALGUIEN ESTABA ROBANDO

Una dama escuchó ladrar a sus perros a las 5.00 de la madrugada del miércoles, pero junto a su esposo hicieron caso omiso a la reacción de los animales.

A las 9.00, cuando ambos se levantaron de la cama, constataron que los «amigos de lo ajeno» habían ingresado en el interior de un depósito que tienen en el fondo de su finca, en el barrio El Molino, y que se habían llevado una motosierra y una electrosierra.

Los damnificados acotaron en la seccional 5ª que no hubo forzamiento de ninguna cerradura ni daño alguno en el lugar, haciendo avalúo de lo hurtado en 200 dólares.

Los efectivos policiales practicaron las averiguaciones del caso con vecinos de la zona, con resultados negativo, por lo que continúan investigando.