Una discusión por la propiedad de una bicicleta habría motivado el incidente en el que murió el joven

Fue enviado a la cárcel el hombre que mató de un cuchillazo al joven de 18 años, luego de que ambos mantuvieran un incidente el pasado sábado a la medianoche en la zona del barrio Progreso. Si bien el origen de la discusión habría sido un altercado por la propiedad de una bicicleta en la que andaba el hoy procesado, el hecho cobró otras dimensiones y tuvo un desenlace fatal.
Ayer por la tarde, el matador, un hombre que ya contaba con antecedentes penales y que había sido detenido horas después del incidente cuando estaba en su casa, que está ubicada a pocas cuadras de donde ocurrió el trágico episodio, fue conducido hasta la sede del juzgado penal, donde fue procesado con prisión por el delito de homicidio. Se trata del primer delito de estas características que ocurre en lo que va del año.
CONMOCION
El hecho dejó perplejo a los parroquianos de un bar que está ubicado cerca de la estación de servicio del barrio “Mi Tío”. Ya que ambos protagonistas de esta tragedia se encontraban acodados al mostrador del lugar, momentos antes de enfrentarse, hecho que sucedió en la cuadra siguiente y que constituyó el escenario de la muerte en una disputa entre un hombre de 50 años y un joven de 18.
Hasta un rato antes de tener que ir ayer por la tarde a la sede del juzgado letrado en lo penal de 2º Turno a prestar declaraciones, las personas que vieron como se desarrollaron los momentos previos al enfrentamiento, comentaban sin salir de su asombro por el resultado, todos los detalles de lo acaecido esa medianoche otoñal.
Si bien no es la primera vez que ocurre un dislate en ese lugar y que los involucrados en los incidentes terminan declarando en un juzgado, hasta el dueño del bar, que fue emplazado por la Justicia, no podía creer cómo terminó todo.
Resulta que en la noche del sábado, el matador se encontraba bebiendo en el bar de referencia, el que está ubicado sobre la avenida Gobernador de Viana. El hombre, de 50 años de edad y con antecedentes penales, estaba ingiriendo bebidas alcohólicas y había mantenido un incidente con otros clientes del bar, pero el mismo no pasó a mayores, en parte, debido a la propia intervención del propietario del establecimiento que apaciguó los ánimos y le solicitó al sujeto que no generara ningún altercado con los presentes.
Rato después, pasadas las once de la noche, dos personas que se encontraban en el lugar, que además eran menores de edad, mantuvieron un desencuentro con esta persona, el que pudo ser frenado a tiempo por el dueño del bar, quien echó de su comercio a los menores y a otro mayor de edad, que a la postre se trataría del fallecido y al hombre, aduciendo éste que el lío obedecía a la discusión por la propiedad de una bicicleta.
Por esto, el propietario del comercio, conocido del matador, accedió a acompañarlo hasta la cuadra siguiente para que no se registraran problemas a la salida de su bar, y así pasó, hasta que el sujeto se quedó en otro lugar a una cuadra de distancia por la avenida Gobernador de Viana casi llegando a la calle Cervantes.
ALLI PASO TODO
Según la información a la que accedió EL PUEBLO por fuentes judiciales, estando ya en un lugar conformado a suerte de parrillada, ubicado cerca de la esquina de la avenida Viana y Cervantes, aparecieron dos adolescentes a buscarlo, uno de 16 años con otro aún menor, y mantuvieron un altercado con él en ese lugar. Se trataba de los mismos que habían sido echados del bar un rato antes.
Al parecer, uno de ellos quiso llevarse la bicicleta, y este logró correrlos y evitar que esto sucediera. Aunque una vez en el juzgado, el menor de 16 años negó que hubiera querido llevarse la bicicleta, diciendo que solo tropezó con ésta cuando el hombre los corrió.
Pasaron algunos minutos y cuando todo había vuelto a la calma, el adolescente de 16 años de edad que había participado del incidente regresó pero esta vez junto a otro sujeto, José María Suárez Viana, de 18 años de edad, el que a la postre resultó fallecido.
Es que una vez allí, alentaron una discusión que terminó en un incidente con el hombre de 50 años, con quien terminaron tomándose a golpes de puño y con un cinto. Entonces, el hombre tomó un cuchillo que había en el lugar e hirió gravemente a Suárez, el que caminó hasta la unidad de ATA en la esquina del lugar del hecho, pidiendo ser trasladado hasta el Hospital.
Una vez allí, fue atendido en forma urgente y derivado al block quirúrgico, donde murió sobre las cuatro menos veinte de la madrugada del domingo.
Horas después, el matador fue detenido por la Policía en su casa del barrio Los Ingleses, donde también pudo incautar el cuchillo con el que atacó a Suárez.
El sujeto fue conducido hasta la Seccional Segunda de Policía donde permaneció detenido desde el pasado domingo, y ayer lunes fue trasladado hasta la sede judicial, donde se le tomaron declaraciones.
Con él también fueron interrogados los demás participantes del hecho, los clientes del bar y su propietario, así como también, varios testigos reunidos en el momento de registrados los incidentes en las inmediaciones del barrio Progreso.
Todos declararon ante el juez penal de turno, Francisco Massitta, quien luego de culminadas las actuaciones falló en consonancia con la acusación fiscal, imputándole a Robert Washington Cozzani Montes, poseedor de antecedentes penales, un delito de homicidio, para lo cual se dispuso su procesamiento y prisión preventiva, mientras se desarrolla el juicio penal por este caso.
El delito está establecido en el artículo 310 del Código Penal y establece que quien “con intención de matar diere muerte a otra persona, será castigado con 20 meses de prisión a 10 años de penitenciaría”.
Se trata del primer caso de homicidio en lo que va del año en nuestro departamento, que no registra un hecho de esta naturaleza desde hace varios meses.