Una gambeta de sentido común

En la temporada pasada, hubo equipos que jugaron 16 partidos, como consecuencia del sistema de disputa avalado: una rueda todos contra todos y una segunda dividida en series. Pero quienes no llegaron a los play off, afrontaron ese número de partidos. Por lo tanto, cuatro meses de acción y después…casi siete meses al margen.
Por eso, el lunes a la noche en el Consejo Superior de la Liga Salteña de Fútbol, neutrales y delegados apuntaron en una misma dirección: incrementar los meses de fútbol.
Por eso, las dos ruedas definidas y una liguilla de seis, reeditando la experiencia de 2013 y 2014. La de 2013, para el rescate siempre: por venta de entradas y asistencia de público. ¡La mejor!
**********
Fue una gambeta de sentido común. Que de eso se trató. Después de todo, en una Liga con más de 4.000 jugadores inscriptos, con 34 clubes en tres divisionales, con casi 30 canchas en condiciones de ser utilizadas, ¿cómo pueda admitirse que el calendario se limite a cuatro, cinco o seis meses cómo máximo?
Salto dispone de TODO el panorama a favor, para jugar fútbol TODO el año, porque TODO lo esencial, simplemente no falta.
Gratificante lo resuelto en tiempo y forma, porque se rectificó la gruesa imperfección del año pasado. ¿Desde cuándo, barco parado gana flete?
Pero además, otro aspecto no menor en el horizonte: la chance de adelantar partidos, en este caso para viernes o sábado, digitación mediante. En tanto Nacional a través del presidente José Luis Pertusatti propuso un partido en cada cancha, con preliminar de la categoría Reserva, en el entendido que cada equipo jugará once partidos de local, con el implícito beneficio a dos puntas: el deportivo y el económico. Ninguna idea fue descartada.
Ningún plan futuro, acorralado por la ausencia de proyección colectiva. Ningún criterio expuesto a la intemperie, porque no le faltó contenido.
Fue la sesión MÁS PRODUCTIVA en el Consejo Superior, de meses a esta parte. No solo por “la gambeta de sentido común”, sino porque se apuntó al TODO, postergando la obsesiva defensa de la geografía propia.
Fue noche de luces. La penumbra se quedó a solas. Y derrotada.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-