Una importante funcionaria pública denunció a familiares por «difamación»

na importante funcionaria pública de nuestra ciudad denunció a su hermana, su cuñado y un sobrino por “difamación”. La denunciada tiene la custodia de una sobrina, hija de los dos primeros nombrados y hermana del último, por disposición de un juez de violencia doméstica.
Esta resolución enervó a los tres denunciados, quienes no paran de molestar a la funcionaria pública de 50 años, según aseveró ésta en la Seccional 1a de Policía.
La quincuagenaria denunció que sus tres familiares recorrieron los hogares del resto de su parentela y de conocidos, para manifestarles que era “una sinvergüenza”, una “prostituta”, una “lacra” y una “mentirosa”, entre otras expresiones “irreproducibles”.
De estas actitudes, se defendió la denunciante, “ofenden mi honor, rectitud y decoro”, y son expresiones que “de difundirse aún más, pueden causar incluso el desprecio público”, según consta en la denuncia que presentó por escrito.
La denunciante aseguró haber sido entrevistada en programas de televisión, dado que también es activa representante de un partido político, y que su hermana se comunicó con los canales que emitieron dichos programas para difamarla.
Por tal motivo, añadió que “estos hechos referidos tipifican el delito de difamación”, por lo que alertó a las autoridades policiales del caso, para que “se adopten las medidas pertinentes”, a fin de “evitar situaciones similares”.
Una importante funcionaria pública de nuestra ciudad denunció a su hermana, su cuñado y un sobrino por “difamación”. La denunciada tiene la custodia de una sobrina, hija de los dos primeros nombrados y hermana del último, por disposición de un juez de violencia doméstica.
Esta resolución enervó a los tres denunciados, quienes no paran de molestar a la funcionaria pública de 50 años, según aseveró ésta en la Seccional 1a de Policía.
La quincuagenaria denunció que sus tres familiares recorrieron los hogares del resto de su parentela y de conocidos, para manifestarles que era “una sinvergüenza”, una “prostituta”, una “lacra” y una “mentirosa”, entre otras expresiones “irreproducibles”.
De estas actitudes, se defendió la denunciante, “ofenden mi honor, rectitud y decoro”, y son expresiones que “de difundirse aún más, pueden causar incluso el desprecio público”, según consta en la denuncia que presentó por escrito.
La denunciante aseguró haber sido entrevistada en programas de televisión, dado que también es activa representante de un partido político, y que su hermana se comunicó con los canales que emitieron dichos programas para difamarla.
Por tal motivo, añadió que “estos hechos referidos tipifican el delito de difamación”, por lo que alertó a las autoridades policiales del caso, para que “se adopten las medidas pertinentes”, a fin de “evitar situaciones similares”.