Una noche de fascinantes historias persas, se presentará el próximo jueves en el Ateneo con un Despertar en Teherán

“La valentía de las mujeres iraníes no es novedad. Aunque pueda sorprender a muchos hoy en día, muchos historiadores consideran no solamente a Irán como la cuna del feminismo moderno, sino que la figura central de ese movimiento fue una mujer iraní llamada Tahirih.
Tahirih era hija del mulá más erudito de la región, quien insistió en educarla personalmente, enseñándole teología, leyes, literatura y poesías persas. A los trece la casaron con un primo con el cual tuvo cuatro hijos. Alternó la crianza de sus hijos con la lectura, convirtiéndose tempranamente en una gran estudiosa del Corán y se hizo conocida por ser capaz de recitar interminables pasajes de memoria. Pero la bella Tahirih poseía un terrible defecto para una mujer de aquella época, Tahirih leía demasiado.
Llegó el día en que decidió abandonar el Islam para convertir su fe al bahaísmo y se dedicó a alfabetizar a otras mujeres y predicar a favor de la igualdad de los sexos. Sintiéndose humillado, su marido la repudió y rogó al Sha que condenara a su esposa. Poco tiempo fue sentenciada a morir ahorcada en el patio de una cárcel en Teherán, en 1852.
Su crimen: haber asistido a una reunión de hombres sin portar el velo. El día de su ejecución, Tahirih se vistió con un hermoso vestido de seda blanca, como si fuera el día de su boda. Al morir, tenía treinta y cinco años.
En la actualidad se la venera en Irán como una de las primeras mujeres en sufrir el martirio y muchas niñas son bautizadas con su nombre por sus madres. El bahaísmo es la más moderna de las religiones independientes, considera que los hombres y las mujeres son iguales en sus derechos, que lo mejor de la creación son los seres humanos pero que las mujeres están arriba en la especie.
El mensaje de esta religión es un mensaje de paz, ya que sostiene que ha llegado el día para la humanidad de la unificación en una sola sociedad global. Que Dios ha puesto en marcha fuerzas históricas para derribar las tradicionales barreras de raza, clase, credo y nación y dar nacimiento a una civilización universal. Los baha’í tienen prohibido, matar, mentir e involucrarse en política.
Cuando estalló la revolución islámica Irán albergaba a la mayor comunidad del mundo de baha’í. Fue el carácter progresista del bahaísmo que hizo que, para los clérigos iraníes, ser baha’í fuera considerado aún peor que ser cristiano o judío.
Recién instaurada, la nueva República Islámica iraní empezó también a perseguir a las minorías étnicas y religiosas. Los judíos iraníes, quienes en la época del Sha representaban la comunidad más importante de todo el Medio Oriente, y los baha’í fueron los más hostigados.
Tres años después de la caída del Sha, el 18 de junio de 1983, diez mujeres de entre diecisiete y cincuenta y siete años de edad fueron condenadas a muerte en Irán. Su delito era el de haber enseñado una religión contraria al Islam en una escuela baha’í. Antes de ser llevadas al patíbulo fueron interrogadas y torturadas durante meses. A las más jóvenes y a las vírgenes se las casó a la fuerza con alguno de sus guardiacárceles para que estos pudieran violarlas y luego asesinarlas con la conciencia tranquila.
El día de la ejecución los verdugos comenzaron matando a las mujeres mayores, mientras que las demás eran obligadas a mirar cómo eran colgadas sus compañeras. Luego de cada nuevo asesinato los verdugos les prometían a las que esperaban su turno, clemencia si renegaban de su fe. Ninguna de ellas aceptó y todas fueron asesinadas.
Con la llegada al poder del fanatismo religioso, la belleza de Irán y de sus mujeres fue recubierta de un espeso manto oscuro que permanece hasta el día de hoy”.
EL LIBRO
Hasta aquí el relato de historias que ocurrieron y ocurren en la actualidad en una de las sociedades más conservadoras de nuestros tiempos, contados por una mujer que vio de pequeña cómo se desarrollaron algunos de los acontecimientos más importantes de la historia de la República de Irán.
Emmanuelle Almira, nos trae un libro de denuncias, historias de vida y recuerdos que pautaron su vida y la de muchos otros que tuvieron que ver con su propia vida.
Despertar en Teherán, es un libro con historias fascinantes de la antigua Persia, donde en 189 páginas, editado por Sudamericana y distribuido por Random House Mondadori, todos podremos acercarnos a aquella tierra milenaria con sólo leer sus páginas.
Almira cuenta en el libro: “De niña viví en Teherán. Ocurrió entre 1976 y 1980, uno de los períodos más turbulentos de la historia de Persia en el siglo XX, etapa de conflictos que habrían de finalizar casi una década más tarde dejando un millón de muertos y el doble de heridos. Durante esos años, los iraníes se rebelaron en aquel paraíso en apariencias placentero que ocultaba profundas injusticias, cayó un emperador, y un hombre, considerado santo por muchos, volvió a su tierra”.
“Sin embargo, el Irán de mis memorias siempre será el de mujeres hermosas que hilaban alfombras mágicas en el patio de casa, el de estrellas que caían del cielo para acariciar mi mano, el de templos milenarios en cuyo interior ardían fuegos eternos, y el de los jardines más bellos, los únicos del mundo donde las flores crecen bajo la nieve”.
Almira cuenta que la escritura de este libro surgió de “la necesidad de comprender qué había realmente sucedido durante mi infancia en Irán, pero fue traspasando fronteras y viajó hasta los tiempos de mi familia en Argelia, mi nacimiento en Senegal, el retorno obligado a Francia, mi adolescencia en Argentina y mi vida actual en Uruguay. Las páginas que siguen son una parte de mi historia, la historia de mi despertar en Teherán”.
En el marco del ciclo de presentaciones que lleva adelante EL PUEBLO y la editoria Ramdon House Mondadori, con el apoyo de la Intendencia de Salto, el próximo jueves 6 de junio, a las 19:30 horas en el Ateneo de Salto, con entrada libre y gratuita, la escritora Emmanuelle Almira estará presente para charlar con el público acerca de su publicación y las historias de vida de Despertar en Teherán.

“La valentía de las mujeres iraníes no es novedad. Aunque pueda sorprender a muchos hoy en día, muchos historiadores consideran no solamente a Irán como la cuna del feminismo moderno, sino que la figura central de ese movimiento fue una mujer iraní llamada Tahirih.

Tahirih era hija del mulá más erudito de la región, quien insistió en educarla personalmente, enseñándole teología, leyes,RHM DESPERTAR EN TEHERAN tp literatura y poesías persas. A los trece la casaron con un primo con el cual tuvo cuatro hijos. Alternó la crianza de sus hijos con la lectura, convirtiéndose tempranamente en una gran estudiosa del Corán y se hizo conocida por ser capaz de recitar interminables pasajes de memoria. Pero la bella Tahirih poseía un terrible defecto para una mujer de aquella época, Tahirih leía demasiado.

Llegó el día en que decidió abandonar el Islam para convertir su fe al bahaísmo y se dedicó a alfabetizar a otras mujeres y predicar a favor de la igualdad de los sexos. Sintiéndose humillado, su marido la repudió y rogó al Sha que condenara a su esposa. Poco tiempo fue sentenciada a morir ahorcada en el patio de una cárcel en Teherán, en 1852.

Su crimen: haber asistido a una reunión de hombres sin portar el velo. El día de su ejecución, Tahirih se vistió con un hermoso vestido de seda blanca, como si fuera el día de su boda. Al morir, tenía treinta y cinco años.

En la actualidad se la venera en Irán como una de las primeras mujeres en sufrir el martirio y muchas niñas son bautizadas con su nombre por sus madres. El bahaísmo es la más moderna de las religiones independientes, considera que los hombres y las mujeres son iguales en sus derechos, que lo mejor de la creación son los seres humanos pero que las mujeres están arriba en la especie.

El mensaje de esta religión es un mensaje de paz, ya que sostiene que ha llegado el día para la humanidad de la unificación en una sola sociedad global. Que Dios ha puesto en marcha fuerzas históricas para derribar las tradicionales barreras de raza, clase, credo y nación y dar nacimiento a una civilización universal. Los baha’í tienen prohibido, matar, mentir e involucrarse en política.

Cuando estalló la revolución islámica Irán albergaba a la mayor comunidad del mundo de baha’í. Fue el carácter progresista del bahaísmo que hizo que, para los clérigos iraníes, ser baha’í fuera considerado aún peor que ser cristiano o judío.

Recién instaurada, la nueva República Islámica iraní empezó también a perseguir a las minorías étnicas y religiosas. Los judíos iraníes, quienes en la época del Sha representaban la comunidad más importante de todo el Medio Oriente, y los baha’í fueron los más hostigados.

Tres años después de la caída del Sha, el 18 de junio de 1983, diez mujeres de entre diecisiete y cincuenta y siete años de edad fueron condenadas a muerte en Irán. Su delito era el de haber enseñado una religión contraria al Islam en una escuela baha’í. Antes de ser llevadas al patíbulo fueron interrogadas y torturadas durante meses. A las más jóvenes y a las vírgenes se las casó a la fuerza con alguno de sus guardiacárceles para que estos pudieran violarlas y luego asesinarlas con la conciencia tranquila.

El día de la ejecución los verdugos comenzaron matando a las mujeres mayores, mientras que las demás eran obligadas a mirar cómo eran colgadas sus compañeras. Luego de cada nuevo asesinato los verdugos les prometían a las que esperaban su turno, clemencia si renegaban de su fe. Ninguna de ellas aceptó y todas fueron asesinadas.

Con la llegada al poder del fanatismo religioso, la belleza de Irán y de sus mujeres fue recubierta de un espeso manto oscuro que permanece hasta el día de hoy”.

EL LIBRO

Hasta aquí el relato de historias que ocurrieron y ocurren en la actualidad en una de las sociedades más conservadoras de nuestros tiempos, contados por una mujer que vio de pequeña cómo se desarrollaron algunos de los acontecimientos más importantes de la historia de la República de Irán.

Emmanuelle Almira, nos trae un libro de denuncias, historias de vida y recuerdos que pautaron su vida y la de muchos otros que tuvieron que ver con su propia vida.

Despertar en Teherán, es un libro con historias fascinantes de la antigua Persia, donde en 189 páginas, editado por Sudamericana y distribuido por Random House Mondadori, todos podremos acercarnos a aquella tierra milenaria con sólo leer sus páginas.

Almira cuenta en el libro: “De niña viví en Teherán. Ocurrió entre 1976 y 1980, uno de los períodos más turbulentos de la historia de Persia en el siglo XX, etapa de conflictos que habrían de finalizar casi una década más tarde dejando un millón de muertos y el doble de heridos. Durante esos años, los iraníes se rebelaron en aquel paraíso en apariencias placentero que ocultaba profundas injusticias, cayó un emperador, y un hombre, considerado santo por muchos, volvió a su tierra”.

“Sin embargo, el Irán de mis memorias siempre será el de mujeres hermosas que hilaban alfombras mágicas en el patio de casa, el de estrellas que caían del cielo para acariciar mi mano, el de templos milenarios en cuyo interior ardían fuegos eternos, y el de los jardines más bellos, los únicos del mundo donde las flores crecen bajo la nieve”.

Almira cuenta que la escritura de este libro surgió de “la necesidad de comprender qué había realmente sucedido durante mi infancia en Irán, pero fue traspasando fronteras y viajó hasta los tiempos de mi familia en Argelia, mi nacimiento en Senegal, el retorno obligado a Francia, mi adolescencia en Argentina y mi vida actual en Uruguay. Las páginas que siguen son una parte de mi historia, la historia de mi despertar en Teherán”.

En el marco del ciclo de presentaciones que lleva adelante EL PUEBLO y la editoria Ramdon House Mondadori, con el apoyo de la Intendencia de Salto, el próximo jueves 6 de junio, a las 19:30 horas en el Ateneo de Salto, con entrada libre y gratuita, la escritora Emmanuelle Almira estará presente para charlar con el público acerca de su publicación y las historias de vida de Despertar en Teherán.