Una nueva feria, con ventas totales concretó ayer Federico Invernizzi en el Local Santa Catalina

l escritorio Federico Invernizzi concretó ayer una nueva feria mensual en el local Santa Catalina. En menos de una hora los más de 300 vacunos ofertados se dispersaron en su totalidad, a valores acordes al momento.
Pasaron por la pista lotes de novillos gordos, toros, vacas de invernar, piezas de cría , terneros y terneras que encontraron una muy rápida colocación.
LOS VALORES
Los novillos gordos pesados se pagaron 885, 940 y 992 dólares, los más livianos 590, 750 y 780 dólares.
Las vacas de abasto entre 450 y 480 dólares, las  vacas de invernar entre 360 y 450 dólares, la vaquillona 310 dólares, las piezas de cría (con terneros recién nacidos) 305 dólares, los terneros livianos 240 dólares, las  terneras livianas 174, los terneros y terneras 126 dólares.
FEDERICO INVERNIZZI: MUY CONFORME
Al final de las ventas el martillero Federico Invernizzi dialogó con EL PUEBLO haciendo un análisis de lo que fue esta nueva actividad que contó con una oferta interesante, “si bien no de tan buena calidad, pero eran ganados de estancia”. Respecto a los ganados gordos que pasaron al comienzo del remate, indicó que eran del tipo de novillos “que hace mucho tiempo no teníamos en el local  y que hace tiempo no veía en pista”. Consideró que se vendieron a buenos precios y agregó que se fueron para Paysandú algunos, y otros para Constitución.
Indicó que en este caso se premió la calidad y la terminación de los ganados, y además ya no está abundando el ganado gordo y eso contribuyó a que se lograran buenos precios.
En cuanto a los ganados para el campo, donde había una cantidad interesante de terneros y terneras, “no de mucha calidad, que pesaban alrededor de 110 kilos”,  en parte se vendió muy bien, como en el caso de los machos.
Invernizzi expresó que “lo importante en estos momentos es vender y se vendió la totalidad de lo ofertado”, analizó que los precios son los que marca el mercado hoy, y hay que adecuarse a ellos “para que los negocios salgan adelante”.
Resumiendo, dijo estar conforme con el resultado, era un buen volumen de hacienda,” lo interesante es que la gente acompañó”, aunque “no en mucha cantidad, pero hay que tener en cuenta varias circunstancias,  estamos con el mundial, en la entrada del invierno”.
Finalmente agradeció a quienes le consignaron los ganados, y a los que vinieron a comprar,  “que hacen posible que las pistas sigan vigentes”.
El escritorio Federico Invernizzi concretó ayer una nueva feria mensual en el local Santa Catalina. En menos de una hora los más de 300 vacunos ofertados se dispersaron en su totalidad, a valores acordes al momento.
Pasaron por la pista lotes de novillos gordos, toros, vacas de invernar, piezas de cría , terneros y terneras que encontraron una muy rápida colocación.
LOS VALORES
Los novillos gordos pesados se pagaron 885, 940 y 992 dólares, los más livianos 590, 750 y 780 dólares.
Las vacas de abasto entre 450 y 480 dólares, las  vacas de invernar entre 360 y 450 dólares, la vaquillona 310 dólares, las piezas de cría (con terneros recién nacidos) 305 dólares, los terneros livianos 240 dólares, las  terneras livianas 174, los terneros y terneras 126 dólares.
FEDERICO INVERNIZZI: MUY CONFORME
Al final de las ventas el martillero Federico Invernizzi dialogó con EL PUEBLO haciendo un análisis de lo que fue esta nueva actividad que contó con una oferta interesante, “si bien no de tan buena calidad, pero eran ganados de estancia”. Respecto a los ganados gordos que pasaron al comienzo del remate, indicó que eran del tipo de novillos “que hace mucho tiempo no teníamos en el local  y que hace tiempo no veía en pista”. Consideró que se vendieron a buenos precios y agregó que se fueron para Paysandú algunos, y otros para Constitución.
Indicó que en este caso se premió la calidad y la terminación de los ganados, y además ya no está abundando el ganado gordo y eso contribuyó a que se lograran buenos precios.
En cuanto a los ganados para el campo, donde había una cantidad interesante de terneros y terneras, “no de mucha calidad, que pesaban alrededor de 110 kilos”,  en parte se vendió muy bien, como en el caso de los machos.
Invernizzi expresó que “lo importante en estos momentos es vender y se vendió la totalidad de lo ofertado”, analizó que los precios son los que marca el mercado hoy, y hay que adecuarse a ellos “para que los negocios salgan adelante”.
Resumiendo, dijo estar conforme con el resultado, era un buen volumen de hacienda,” lo interesante es que la gente acompañó”, aunque “no en mucha cantidad, pero hay que tener en cuenta varias circunstancias,  estamos con el mundial, en la entrada del invierno”.
Finalmente agradeció a quienes le consignaron los ganados, y a los que vinieron a comprar,  “que hacen posible que las pistas sigan vigentes”.