Una vez más Salto homenajeó a Marosa

Cálido, cargado de recuerdos y sobre todo de emociones fue el homenaje tributado a Marosa di Giorgio este jueves en Casa Quiroga.
Allí estuvo presente el pintor maragato Eduardo Mernies, quien hizo entrega de un retrato de Marosa, en grandes dimensiones, el que pasó a integrar la Sala que lleva su nombre. El artista expresó que no le fue fácil “desprenderse” del cuadro por el afecto que siempre lo unió a Marosa, de quien fue muy amigo. Comentó que incluso le habían solicitado la obra desde instituciones capitalinas, como la Biblioteca Nacional, “pero entendí que esta Sala es el mejor lugar para atesorarlo y porque detrás de todo esto está Leonardo Garet, otro gran amigo de Marosa”.
Un cuadro donde está su mundo.
Explicó Mernies que más allá de que en la pintura esté parecida o no la figura de Marosa a la persona real, lo que intentó fue representar allí “no a la persona Marosa di Giorgio” sino a “la poeta Marosa”, con todos los elementos que conforman su mundo tan extraordinario. Ese mundo, para Mernies, no es el de muchos colores como suele  identificársela, sino algo mucho más lleno de profundidades y, por lo tanto, más asociado a colores oscuros, que es el tono predominante de este cuadro.
Agradecimiento de Salto
Al momento de descubrir la obra, la Maestra Rocío Menoni leyó una breve semblanza de Mernies y agradeció “en nombre de la Asociación Marosa di Giorgio y de toda la gente de Salto” el gesto del artista. “Seguramente en cada trazo, en cada línea, en cada pincelada, habrá un recuerdo de tertulias compartidas”, expresó.
“Marosa me alienta con su vida convertida en poesía”.
Antes de que el público ingresara a la “Sala Marosa di Giorgio” para descubrir el cuadro, Leonardo Garet leyó algunas palabras de su autoría escritas en recuerdo y homenaje a la poeta. Además, se proyectó un video de homenaje, de aproximadamente 20 minutos de duración, preparado por la Dirección de Cultura de la Intendencia.
Los siguientes son dos de los varios fragmentos leídos por Garet:
“A veces pasan algunos días sin que nada me recuerde a Marosa. Pero cuando me la encuentro a la vuelta de un diálogo, de una imagen impensada del aire, las flores o la gente, vuelve tan diáfana y contundente que sonrío o le respondo, repitiendo palabras que juntos pronunciamos.
El tiempo muestra toda su impotencia cuando nos quiere separar de los seres queridos. Marosa me alienta con su vida convertida en poesía. Bajo un cielo de naranjas, uvas y jazmines es fácil ubicarla como ella quiso, como una mariposa. Sobrevuela con un vestido de flores, impasible. Lo bueno es que sé exactamente lo que me diría sobre cada tema, situación, o persona.
Aquí estamos, más solos, más tristes, con un mundo menos mágico. Confirmamos día a día, lectura a lectura, que vivimos durante muchos años, en contacto con un ser superior.
Un concierto de voces dice tu nombre. La música que sale de tu obra es la que integra los coros de la poesía universal.
Salto tiene tus cenizas y algunos objetos que te acompañaron. Forman la Sala que lleva tu nombre.
Por más que sabía que estabas enferma, no pensaba nunca en tu muerte, eras una fuerza de la Naturaleza, casa de transfiguraciones, seres recién creados, nuevas entidades, alma en contacto con el espíritu universal”.

Cálido, cargado de recuerdos y sobre todo de emociones fue el homenaje tributado a Marosa di Giorgio este jueves en Casa Quiroga.

Allí estuvo presente el pintor maragato Eduardo Mernies, quien hizo entrega de un retrato de Marosa, en grandes dimensiones, el que pasó a integrar la Sala que lleva su nombre. El artista expresó que no le fue fácil “desprenderse” del cuadro por el afecto que siempre lo unió a Marosa, de quien fue muy amigo. Comentó que incluso le habían solicitado la obra desde instituciones capitalinas, como la Biblioteca Nacional, “pero entendí que esta Sala es el mejor lugar para atesorarlo y porque detrás de todo esto está Leonardo Garet, otro gran amigo de Marosa”.

Un cuadro donde está su mundo.

Explicó Mernies que más allá de que en la pintura esté parecida o no la figura de Marosa a la persona real, lo que intentó fue representar allí “no a la persona Marosa di Giorgio” sino a “la poeta Marosa”, con todos los elementos que conforman su mundo tan extraordinario. Ese mundo, para Mernies, no es el de muchos colores como suele  identificársela, sino algo mucho más lleno de profundidades y, por lo tanto, más asociado a colores oscuros, que es el tono predominante de este cuadro.

Agradecimiento de Salto

Al momento de descubrir la obra, la Maestra Rocío Menoni leyó una breve semblanza de Mernies y agradeció “en nombre de la Asociación Marosa di Giorgio y de toda la gente de Salto” el gesto del artista. “Seguramente en cada trazo, en cada línea, en cada pincelada, habrá un recuerdo de tertulias compartidas”, expresó.

“Marosa me alienta con su vida convertida en poesía”.

Antes de que el público ingresara a la “Sala Marosa di Giorgio” para descubrir el cuadro, Leonardo Garet leyó algunas palabras de su autoría escritas en recuerdo y homenaje a la poeta. Además, se proyectó un video de homenaje, de aproximadamente 20 minutos de duración, preparado por la Dirección de Cultura de la Intendencia.

Los siguientes son dos de los varios fragmentos leídos por Garet:

“A veces pasan algunos días sin que nada me recuerde a Marosa. Pero cuando me la encuentro a la vuelta de un diálogo, de una imagen impensada del aire, las flores o la gente, vuelve tan diáfana y contundente que sonrío o le respondo, repitiendo palabras que juntos pronunciamos.

El tiempo muestra toda su impotencia cuando nos quiere separar de los seres queridos. Marosa me alienta con su vida convertida en poesía. Bajo un cielo de naranjas, uvas y jazmines es fácil ubicarla como ella quiso, como una mariposa. Sobrevuela con un vestido de flores, impasible. Lo bueno es que sé exactamente lo que me diría sobre cada tema, situación, o persona.

Aquí estamos, más solos, más tristes, con un mundo menos mágico. Confirmamos día a día, lectura a lectura, que vivimos durante muchos años, en contacto con un ser superior.

Un concierto de voces dice tu nombre. La música que sale de tu obra es la que integra los coros de la poesía universal.

Salto tiene tus cenizas y algunos objetos que te acompañaron. Forman la Sala que lleva tu nombre.

Por más que sabía que estabas enferma, no pensaba nunca en tu muerte, eras una fuerza de la Naturaleza, casa de transfiguraciones, seres recién creados, nuevas entidades, alma en contacto con el espíritu universal”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...