- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

«Una vez que nos sumergimos en el entorno actoral, no volvemos a ver las cosas como antes… todo cambia»

Facundo Galisteo Guarino tiene 18 años y es alumno de arte dramático del cineasta Salomón Reyes. Cursa 6to. año de Arte en el Liceo Ipoll y tiene como objetivo dedicarse a la actuación en forma profesional, continuando sus estudios terciarios en la capital del país.
Si bien entiende que dedicar su vida pura y exclusivamente a la actuación le resulta un desafío importante, su soyjovenfacundo001 [1]convencimiento es tal que invertirá toda su energía en ello y se siente agradecido de poder contar con el apoyo y la aprobación familiar.
Las primeras armas actorales las ha recibido en el Gimnasio de Entrenamiento Actoral, de la mano de Salomón Reyes y en la academia de Matías Pérez.
Está participando del proyecto «Merienda Compartida» avalado por el Centro MEC en el Museo de Bellas Artes y Artes Decorativas.
-¿Su inclinación por la actuación fue algo que descubrió a edad temprana?
-«Fue el año pasado… comencé a incursionar en el arte dramático… hice diferentes cursos y descubrí que en verdad me gustaba y era definitivamente lo que quería hacer.
Nunca antes había hecho teatro. Estoy estudiando en el GEA con Salomón Reyes y también con Matías Pérez (este último egresado de la Escuela de Arte Dramático que está brindando clases en Salto).
Nunca me había centrado tanto en el arte por diferentes cuestiones.
El año pasado quise tomar un nuevo rumbo y buscar las posibilidades que brinda el arte.
Me encontré con un ambiente que me gusta muchísimo y ello incidió en la experiencia conmigo mismo.
Comencé con el trabajo corporal, vocal y a compenetrarme con el ámbito».
-¿Qué devolución tuvo a nivel familiar cuando comunicó que quería dedicarse pura y exclusivamente a la actuación?
-«Me apoyaron… la reacción fue muy positiva. Mi madre me da para adelante en todo aquello que me haga feliz y me permita ser una persona plena.
Y es la que me da la posibilidad de acceder a los cursos que estoy haciendo».
-¿Cómo se contacta con Salomón Reyes?
-«Cuando se divulgó la propuesta del GEA (Gimnasio de Entrenamiento Actoral) me llamó la atención y quise saber de qué se trataba y luego me enganché con el curso».
-¿Esta capacitación va colmando sus expectativas?
-«Efectivamente. El entrenamiento actoral requiere de una labor corporal profunda, también vocal.
Cuando se habla, debe ser escuchado claramente por el espectador que se encuentre más lejos.
Con Salomón Reyes trabajamos diferentes aspectos y al ir quemando etapas vamos sintiendo ese desprendimiento corporal que nos permite componer diferentes personajes
A su vez es una forma de ver la vida de otras maneras y de imaginarnos cómo seríamos adoptando otra personalidad.
Recientemente participé de un corto de ficción en la que encarno a un camarógrafo. Es el primer corto de ciencia ficción que hace la productora».
-¿De qué forma le llegan los sucesos de la vida cotidiana?
-«Soy una persona sensible y me defino como un romántico, un idealista. Y creo que una vez que nos sumergimos en el entorno actoral, ya no podemos ver las cosas como antes… todo cambia.
Me considero como un individuo abierto al que le gusta explorar… también disfruto de la pintura… algunas veces pinto.
He incursionado en algunas técnicas tales como el óleo, el pastel y la acuarela».
-¿Qué lugar le da a los valores humanos?
– «Un espacio de prioridad… el mundo necesita volver más a los sentimientos, a luchar por los ideales, ayudarnos entre todos.
Hago mucho lo que siento y me atraen los temas relativos al medio ambiente, a las energías renovables.
Todo aquello que posibilite un cambio positivo en el mundo, en la búsqueda de un futuro saludable… que se le brinde el justo espacio al arte».
-¿Concibe usted entonces la necesidad de lograr un mundo más humanizado?
-«Además de cultivar una faceta filantrópica también tengo mi visión naturalista.
La naturaleza es lo más bello que hay y por ende deberíamos respetarla porque es nuestro hogar y no tenemos otro.
Creo que con todos los avances tecnológicos existentes podríamos convivir con la naturaleza sin perjudicarla.
Si somos hasta ahora el único planeta con vida conocido (y no niego que hayan otros) en la inmensidad del universo. ¿Qué sentido tienen las desigualdades sociales?
¿O quién ha dicho que el ser humano es más relevante a otras vidas?
Si somos tan inteligentes como decimos por qué nuestro mundo no ha parado de tener guerras?
Tengo esperanzas de que el mundo pueda transformarse en un lugar justo para todos.
Se define usted como un romántico. ¿Va por el lado de su forma de pensar?
-«También me gusta el simbolismo. Creo que todo lo que nos rodea tiene un mensaje único e infinito a la vez y que es mensaje se recibe de manera fragmentada en nuestros sentidos, sus obras se deben tratar de sentir y no tanto de comprender».
-¿Qué vivencias rescata de los espacios de aprendizaje?
-«No soy un mal estudiante, pero no tengo mucha empatía con la educación formal, por el simple hecho de que nos toman como un objeto que debe absorber únicamente información, sin tomar en cuenta que somos personas que tenemos nuestros problemas, conflictos sentimentales que a veces nos imposibilitan de tener un buen desempeño».
¡Soy Joven! – «Va de la mano de tener ideas todo el tiempo, de querer renovar, luchar y buscar alternativas»
María Fernanda Ferreira