Uruguay abrirá consulado en la provincia «más pujante» de la economía china

Montevideo, 19 oct (EFE).- Uruguay abrirá próximamente una nueva sede consular en la ciudad china de Guangzhou, ubicada dentro de la provincia china de Guangdong, una de las regiones más «pujantes a nivel económico» y cuya población cuenta con el PIB per cápita «más alto» de China, informó hoy la Cancillería del país suramericano. El acuerdo diplomático para que esto sea posible tuvo lugar en el marco de la visita oficial que el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, realiza desde el pasado 10 de octubre por el país asiático.
Durante su viaje, el mandatario uruguayo se reunió con el vicegobernador de la provincia china de Guangdong, Huang Longyun, una región del país asiático que cuenta con las industrias «responsables de la mitad de la producción de China», señaló cancillería.
Las autoridades uruguayas eligieron la provincia de Guangdong porque se trata de la provincia con «mayor apertura hacia el extranjero» del país.
Allí, el Gobierno del país asiático ha instalado «proyectos vinculados a zonas francas, parques industriales y zonas de desarrollo interesantes».
«La instalación de esta sede consular tendrá no solo una finalidad claramente económica, sino que también contará como uno de sus principales objetivos la atención a los compatriotas residentes en esta provincia, que constituyen un cuarto de la colonia uruguaya presente en China», según afirma el boletín oficial.
Vázquez concluyó hoy su visita a ese país después de reunirse esta misma jornada con el primer ministro chino, Li Keqiang, y de haber firmado una «asociación estratégica» con el gigante asiático.
Dicho logro supera, para el mandatario uruguayo, la futura concreción de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, cuya negociación fue acordada y tendrá como fecha límite 2018.
«Esta misión para nuestro país ha sido altamente positiva, muy productiva y muy exitosa», concluyó el mandatario, acompañado en el viaje de una nutrida delegación de ministros, empresarios y líderes sindicales.
EFE