Uruguay busca exportar a la Unión Europea carne ovina con hueso

el corral de aislamiento de ovinos «es el camino para derribar el mito de que un país libre de fiebre aftosa con vacunación no puede exportar carne con hueso a uno libre», aseguró el director de los Servicios Ganaderos, Francisco Muzio.
Con el apoyo del sector privado, la Dirección General de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca ya comenzó a trabajar en el armado del aislamiento o compartimento de ovinos, convencida de que esta herramienta impulsada por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), es la salida para poder entrar con cortes ovinos con hueso en la Unión Europea e Israel.
El bloque comercial es el comprador de los cortes de mayor valor (lomos y piernas), pero van desosados, lo que genera mayores costos para la industria frigorífica exportadora. Ingresar con hueso, permitirá además, entrar en el segmento de cortes de mayor valor y favorecerá la competencia con la carne ovina australiana y neocelandesa.
«El compartimento es el camino que Uruguay tiene que seguir para derribar el mito de que un país que esté libre de fiebre aftosa con vacunación no puede exportar carne ovina con hueso a un país libre», aseguró el director general de los Servicios Ganaderos (MGAP), Francisco Muzio a El País.
El trabajo para poner en marcha esta iniciativa ya comenzó. «Se hará en un pedazo del campo experimental Alberto Gallinal, ubicado en Cerro Colorado y perteneciente al Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL)», explicó el jerarca.
LA IDEA ES HACER
DOS ENGORDES DE
CORDEROS POR AÑO
Si bien Uruguay no vacuna los ovinos contra la fiebre aftosa -solo se aplica la vacunación en los bovinos- y por más que se haya demostrado que no hay circulación viral, los corderos del aislamiento no estarán en contacto con animales vacunados. «Se demostrará mediante sueros (sangrados) que esos corderos no tienen anticuerpos de fiebre aftosa. De ese modo, se darán las mayores garantías a los mercados», explicó Muzio.
Para el jerarca, «el corral de aislamiento debe ser un logro país y el sector privado tiene que jugar un papel preponderante, porque será una herramienta que presente todo el país. Es una herramienta que solo la puede hacer Uruguay».
La particularidad es que los sueros de esos corderos se harán con identificación individual, de forma de brindar las mayores garantías sanitarias, mientras que hasta ahora, los sangrados que se hacían sobre la especie ovina, estaban focalizados en que no existía actividad viral.
Al convivir con los vacunos en los campos y al no estar vacunados, si hubiera oferta de virus (léase virus vivo) serían los primeros en contagiarse. Los resultados de esos sangrados forman parte de las herramientas científicas con las que Uruguay garantiza todos los años su status sanitario y consigue la refrendación de la Organización Mundial de Sanidad Animal.
APUESTA
Con precios favorables y demanda firme, principalmente desde China (que se convirtió en el principal mercado y lleva toda la res con hueso en cuatro o seis cortes) y Brasil, el rubro ovino apuesta a crecer en Uruguay. El año pasado la faena se mantuvo alta durante todo el año, pero además, abarcó a todas las categorías y eso le dio un impulso extra al productor, porque no pasó en años anteriores. Actualmente, de cara a una nueva encarnerada, el rubro apuesta a crecer para aprovechar las oportunidades que le ofrecen los mercados.
Mientras tanto, en los primeros 18 días de enero, la faena de ovinos es 27% mayor a la registrada a igual período de 2013. Los frigoríficos procesaron 73.408 cabezas frente a 53.917 que mataron a la fecha de 2013 citada anteriormente (según datos de INAC).
La categoría de corderos está por encima de la otras categorías, abarcando 36.911 cabezas en los primeros 18 días del presente mes. En paralelo se industrializaron 22.138 ovejas, 8.569 capones y 5.389 borregos, lo que demuestra que los frigoríficos tienen interés por todas las categorías.
La carne ovina uruguaya se sigue valorizando y cotiza a US$ 4.180 (valor promedio), de la mano de la pujanza de China donde Uruguay todavía tiene mucho para crecer, apostando a los nichos étnicos (básicamente musulmanes) donde el consumo del producto es habitual. En cuanto a otros mercados, el gran desafío es hacer las primeras ventas a Estados Unidos para sondear el mercado y recobrar -en el caso de algunas plantas- canales comerciales perdidos con los antiguos clientes desde 2001.
Fuente: Diario El País

El corral de aislamiento de ovinos «es el camino para derribar el mito de que un país libre de fiebre aftosa con vacunación no puede exportar carne con hueso a uno libre», aseguró el director de los Servicios Ganaderos, Francisco Muzio.

Con el apoyo del sector privado, la Dirección General de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca ya comenzó a trabajar en el armado del aislamiento o compartimento de ovinos, convencida de que esta herramienta impulsada por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), es la salida para poder entrar con cortes ovinos con hueso en la Unión Europea e Israel.

El bloque comercial es el comprador de los cortes de mayor valor (lomos y piernas), pero van desosados, lo que genera mayores costos para la industria frigorífica exportadora. Ingresar con hueso, permitirá además, entrar en el segmento de cortes de mayor valor y favorecerá la competencia con la carne ovina australiana y neocelandesa.

«El compartimento es el camino que Uruguay tiene que seguir para derribar el mito de que un país que esté libre de fiebre aftosa con vacunación no puede exportar carne ovina con hueso a un país libre», aseguró el director general de los Servicios Ganaderos (MGAP), Francisco Muzio a El País.

El trabajo para poner en marcha esta iniciativa ya comenzó. «Se hará en un pedazo del campo experimental Alberto Gallinal, ubicado en Cerro Colorado y perteneciente al Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL)», explicó el jerarca.

LA IDEA ES HACER DOS ENGORDES DE CORDEROS POR AÑO

Si bien Uruguay no vacuna los ovinos contra la fiebre aftosa -solo se aplica la vacunación en los bovinos- y por más que se haya demostrado que no hay circulación viral, los corderos del aislamiento no estarán en contacto con animales vacunados. «Se demostrará mediante sueros (sangrados) que esos corderos no tienen anticuerpos de fiebre aftosa. De ese modo, se darán las mayores garantías a los mercados», explicó Muzio.

Para el jerarca, «el corral de aislamiento debe ser un logro país y el sector privado tiene que jugar un papel preponderante, porque será una herramienta que presente todo el país. Es una herramienta que solo la puede hacer Uruguay».

La particularidad es que los sueros de esos corderos se harán con identificación individual, de forma de brindar las mayores garantías sanitarias, mientras que hasta ahora, los sangrados que se hacían sobre la especie ovina, estaban focalizados en que no existía actividad viral.

Al convivir con los vacunos en los campos y al no estar vacunados, si hubiera oferta de virus (léase virus vivo) serían los primeros en contagiarse. Los resultados de esos sangrados forman parte de las herramientas científicas con las que Uruguay garantiza todos los años su status sanitario y consigue la refrendación de la Organización Mundial de Sanidad Animal.

APUESTA

Con precios favorables y demanda firme, principalmente desde China (que se convirtió en el principal mercado y lleva toda la res con hueso en cuatro o seis cortes) y Brasil, el rubro ovino apuesta a crecer en Uruguay. El año pasado la faena se mantuvo alta durante todo el año, pero además, abarcó a todas las categorías y eso le dio un impulso extra al productor, porque no pasó en años anteriores. Actualmente, de cara a una nueva encarnerada, el rubro apuesta a crecer para aprovechar las oportunidades que le ofrecen los mercados.

Mientras tanto, en los primeros 18 días de enero, la faena de ovinos es 27% mayor a la registrada a igual período de 2013. Los frigoríficos procesaron 73.408 cabezas frente a 53.917 que mataron a la fecha de 2013 citada anteriormente (según datos de INAC).

La categoría de corderos está por encima de la otras categorías, abarcando 36.911 cabezas en los primeros 18 días del presente mes. En paralelo se industrializaron 22.138 ovejas, 8.569 capones y 5.389 borregos, lo que demuestra que los frigoríficos tienen interés por todas las categorías.

La carne ovina uruguaya se sigue valorizando y cotiza a US$ 4.180 (valor promedio), de la mano de la pujanza de China donde Uruguay todavía tiene mucho para crecer, apostando a los nichos étnicos (básicamente musulmanes) donde el consumo del producto es habitual. En cuanto a otros mercados, el gran desafío es hacer las primeras ventas a Estados Unidos para sondear el mercado y recobrar -en el caso de algunas plantas- canales comerciales perdidos con los antiguos clientes desde 2001.

Fuente: Diario El País