Vacuna contra el Virus del Papiloma Humano otro aporte del MSP en la lucha contra el cáncer de cuello uterino

Para abordar el problema de salud que constituye el Cáncer de Cuello Uterino (CCU), el Ministerio de Salud Pública, ha realizado desde el año 2010 un conjunto de acciones que nos permiten:
*Conocer lo que pasa con la enfermedad en nuestro país y detectar problemas relevantes vinculados a su diagnóstico y tratamiento.
*Analizar la prevalencia de los diferentes tipos de Virus del Papiloma Humano (VPH) en nuestro medio.
*Analizar la situación de la vacuna contra el VPH, mediante la creación de una comisión especial para el estudio de la pertinencia y seguridad de la incorporación de la vacuna; el desarrollo de un estudio costo-efectividad en cooperación con la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
*El análisis de la prevalencia de los diferentes tipos de VPH en nuestro medio.
*El desarrollo de herramientas programáticas a través del Área de Salud Sexual y Reproductiva del Departamento de Programación. *Estratégica del MSP, mediante contenidos educativos en coordinación con la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).
En base a todo lo anterior, el MSP resolvió como una prioridad en su gestión la implementación del Plan Nacional de Prevención Integral del Cáncer de Cuello Uterino (PNPICCU).
Brindó información a los Equipos de Salud de todo el país, que comenzaría la campaña de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano, en todo el territorio nacional, en el marco del Plan Nacional de Prevención Integral del Cáncer de Cuello Uterino.
La vacuna contra el VPH, se comenzó a administrar gratuitamente a las adolescentes que cumplieran 12 años en el año 2013, en todos los vacunatorios de los Centros de Salud, públicos y privados del país.
Dicha vacuna, ofrecida por el MSP, seleccionada en esta primera etapa de ofrecimiento, es la vacuna cuadrivalente, cuya cobertura abarca los VPH 16, 18 (vinculados con el 75% de los CCU), 6 y 11 (vinculados con el desarrollo del 90% de las verrugas genitales).
Se deben aplicar 3 dosis, cuyo esquema es 0-2-6 meses. Es fundamental para asegurar los efectos beneficiosos esperados, la realización de las 3 aplicaciones. En cuanto a los intervalos, si los mismos no se cumplen de forma recomendada, no se consideran intervalos máximos. Es decir, que si una adolescente se excedió en tiempo entre dosis, no es necesario reiniciar la pauta completa, sino que se completarán las 3 dosis. Por otro lado, es importante mantener los intervalos mínimos entre dosis.
Condiciones para el ofrecimiento de la vacuna contra VPH
La vacuna contra VPH será ofrecida sin costo, a las adolescentes que hayan cumplido 12 años en 2013.
Su uso continúa habilitado para el resto de la población, según las indicaciones para las que han sido registradas en nuestro país las vacunas disponibles.
El o la médico/a debe asesorar sobre los beneficios esperados de la vacunación y los posibles efectos adversos. La información sobre esta medida de prevención primaria debe ser complementada con información sobre: educación sexual, métodos de anticoncepción de barrera para la prevención de infecciones de trasmisión sexual, la importancia de los controles en salud periódicos y la realización del tamizaje para el CCU según las recomendaciones nacionales.
El control de salud anual de las adolescentes, momento en el cual se les entrega el Carné del Adolescente, es una excelente oportunidad para que el médico o la médica, brinden información sobre la vacunación y el resto de las medidas para prevenir las infecciones y lesiones por VPH. En caso que la adolescente decida vacunarse, se podrá completar el consentimiento informado y utilizar la hoja del carné de adolescentes “para no olvidarme”, de constatar que se firmó el consentimiento y para en posteriores consultas, anotar las fechas de las dosis posteriores, con el objetivo de favorecer el cumplimiento de las 3 dosis.
En caso de aceptar la indicación, la prescripción la debe realizar un/a médico/a, mediante el llenado de una receta, quien será responsable de informar los contenidos especificados en el consentimiento informado desarrollado específicamente para este fin por el PNPICCU y la Unidad de Inmunizaciones del MSP a la adolescente y/o la persona a cargo (valorando la capacidad individual de consentir).
El proceso del consentimiento informado, apunta al desarrollo de una comunicación asertiva entre el equipo técnico de Salud y la adolescente-familia, con contenidos dirigidos a fomentar la educación en derechos sexuales, fomentando el acercamiento de la adolescente y su entorno a las conductas preventivas y al control en salud.
Cómo es la operativa para la vacunación
La vacuna contra el VPH se administrará gratuitamente a todas las adolescentes de 12 años, en todos los vacunatorios de los Centros de Salud, públicos y privados del país.
En el puesto de vacunación se administrará la primera dosis de la vacuna con la presentación de la receta con la indicación médica, entregándose el carné correspondiente. Para la realización de las siguientes dosis bastará con la presentación del carné de vacunación. El o la vacunador/a registra la administración de la vacuna en la boleta de vacunación con nombre, cédula de identidad y teléfono de contacto, adjuntándose la receta con la indicación. Se envía esta información, como habitualmente se realiza, a la Comisión Honoraria de Lucha Antituberculosa y Enfermedades Prevalentes.
De aparecer eventos adversos, los mismos se reportarán al Sistema Nacional de Farmacovigilancia del MSP, o a la Unidad de Inmunizaciones tel.: 2402 8032 int. 116, o farmacovigilancia@msp. gub.uy.
CARACTERÍSTICAS DEL PLAN NACIONAL DE PREVENCIÓN INTEGRAL DEL CÁNCER DE CUELLO UTERINO (PNPICCU)
El objetivo es desarrollar un Plan Nacional de Prevención Integral en los tres niveles de atención, articulando medidas de promoción de salud, diagnóstico oportuno, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos, en lo que respecta al Cáncer de Cuello Uterino.
El plan se desarrolla desde una visión de promoción de los derechos sexuales con perspectiva de género.
Las actividades, están
basadas en:
1. Prevención primaria: Educación:
Incluir la prevención del CCU a los programas de educación sexual y reproductiva de educación primaria, media y formación docente.
Campañas masivas de comunicación con mensajes claros sobre los beneficios de la utilización de métodos anticonceptivos de barrera, relaciones sexuales en el contexto de una sexualidad segura y placentera; papel de la vacunación contra el VPH e importancia del tamizaje y control regular en salud.
Involucrar movimientos sociales y de usuarios/as.
Incorporar el ofrecimiento de la vacuna contra VPH a partir del año 2013.
2. Prevención secundaria:
Desarrollar una pauta nacional de tamizaje con colpocitología oncológica (técnica de Papanicolaou).
Aumentar la cobertura del tamizaje mediante: la auditoría permanente de los controles en salud de las mujeres; el análisis e implementación de la necesidad del tamizaje para la obtención de contraprestaciones.
Mejorar la calidad de los laboratorios de citología y anatomía patológica con control de calidad sistematizados.
Controlar el tiempo entre la toma de la citología y el resultado.
3. Prevención terciaria:
Controlar el tiempo desde el diagnóstico al tratamiento.
Desarrollar guías de manejo clínico del MSP de los diferentes estadios de la enfermedad.
VACUNAS CONTRA EL VPH
En nuestro país están registradas para su uso las dos vacunas disponibles contra el VPH a nivel mundial (Vacuna cuadrivalente, Gardasil y vacuna bivalente, Cervarix). A partir del año 2013, y en el marco del conjunto de actividades del PNPICCU, la vacuna cuadrivalente pasa a ser ofrecida, es decir una prestación gratuita y asegurada por el MSP.
Características de las vacunas contra VPH:
Éstas han demostrado ser eficaces en prevenir lesiones premalignas de cuello uterino.
También eficaces en prevenir las infecciones causadas por algunos de los tipos del virus VPH oncogénicos. Existen más de 100 tipos VPH. Aproximadamente 40 se transmiten sexualmente y de estos últimos, 15 pueden vincularse con el desarrollo de CCU.
El máximo beneficio se ve en la población adolescente y en mujeres que no hayan comenzado su actividad sexual.
Efectos adversos:
El perfil de seguridad conocido es adecuado y los efectos adversos frecuentes son similares a los observados con el resto de las vacunas.
Frecuentes:
* Reacciones en sitio de inyección: reacción inflamatoria local con dolor, edema, eritema.
* Dolor de cabeza, fatiga, fiebre, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, prurito, Rush, urticaria, artromialgias, síndrome de impregnación viral.
Menos frecuentes:
*Reacciones alérgicas
*Síncope o respuestas vaso vagales frente a la inyección.
Eventos graves, poco frecuentes, cuyos vínculos con la vacunación se encuentran en análisis:
*Riesgo de trombosis y complicaciones de las mismas.
*Riesgo de aumento de algunas enfermedades neurológicas.
Si bien no hay estudios concluyentes en mujeres embarazadas, no se recomienda su utilización en las mismas. En caso de dudas o consultas se recomienda comunicarse con la Unidad de Inmunizaciones del MSP (teléfono 2408 0280).
(Material brindado por MSP).
Mary Olivera marbelos@gmail.com







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...