Vecino de la zona del Dickinson denuncia constantes robos y amenazas de muerte

Un vecino de la zona del Estadio Dickinson, radicado concretamente entre las calles Agraciada y Oficial 2º llegó hasta la Redacción de EL PUEBLO a plantear la problemática que lo aqueja a él y su familia (señora y dos niños) desde aproximadamente un año atrás hasta la actualidad. Sucede que cada pocos días recibe pedreas, amenazas de muerte (tanto él como su señora) así como constantes robos. Pero uno de los puntos más graves de la situación es que en los momentos de amenazas, muchas de las cuales ocurren en su propio domicilio, quienes las realizan han llegado a exhibir armas de fuego en reiteradas ocasiones. Es más, el pasado 13 de julio, según narra este hombre cuyo nombre es Pablo Laurencena, dos individuos tras romper la puerta entraron a su finca y efectuaron disparos con armas de fuego, situación en la que él se defendió con un cuchillo, lastimando a ambos intrusos, lo que constituyó un hecho en su momento de público conocimiento. Asimismo, Laurencena sostiene que ha realizado varias denuncias policiales “pero a la (seccional) Segunda no quiero ir más porque se burlan de mí. Entonces ayer (por el miércoles) fuimos con mi familia directamente a Fiscalía”. Consultado sobre qué respuesta obtuvo allí, dijo que “la señora que me estaba tomando declaraciones en un momento se fastidió y le pidió al Policía que me sacara, primero (el Policía) me pidió que me retirara, pero después me sacó a empujones delante de mi señora y de los niños”. Laurencena dice saber, y lo manifestó al momento de la entrevista, nombres, apellidos y apodos de la mayoría de quienes le roban y amenazan. Dice que son personas de la misma zona y en general involucradas al consumo y tráfico de drogas. Agrega Laurencena que “no cuento con la ayuda de los abogados de oficio, se van pasando el caso, me hacen como una calesita…y no tengo dinero para contratar uno por mi cuenta”.