Venezuela y la suma que «distorsiona» a Conaprole

Director de la cooperativa preocupado.

En noviembre del año pasado, un decreto del Poder Ejecutivo autorizó a Rentas Generales a emitir una garantía o fianza solidaria por hasta US$ 9,75 millones a favor del Banco República y por otros US$ 9,75 millones al Banco Santander, a los que Conaprole había solicitado un crédito para cubrir el saldo impago por parte de la corporación estatal venezolana Corpovex. La firma estatal no cumplió con el pago a la empresa láctea uruguaya de los negocios que realizó entre el 29 de septiembre y el 23 de noviembre de 2015.
Cinco meses después de aquel decreto, la estatal venezolana sigue sin pagar a Conaprole, un monto que asciende a US$ 39 millones dijo a Rurales El País, el director de la cooperativa, Miguel Bidegain. Las otras lácteas con negocios con Venezuela como Claldy, Pili y Calcar ya cobraron lo adeudado (por exportación de quesos). El crédito con el República y el Santander tiene un plazo de pago de seis años, tres años en los cuales el Estado se hace cargo de los intereses y los restantes la cooperativa. Si Venezuela no paga el saldo en los próximos años, Conaprole deberá asumir la deuda. «Hay una situación complicada (…) tenemos programas, proyectos y balances, por lo tanto es una suma que distorsiona y más cuando te limita la capacidad de compromisos financieros futuros», comentó el directivo de Conaprole.
«Las esperanzas están pero el tiempo corre y pasa rápido, si surgiera un no pago, evidentemente se suma una deuda importante para la cooperativa», agregó. Vale recordar que el negocio surge porque Uruguay canceló con Venezuela una deuda por compra de petróleo y a partir de eso surgió el negocio por productos lácteos (también incluía arroz, pollo y soja), en un momento que la lechería estaba muy complicada y con urgencias de encontrar una salida a la crisis. (EL PAIS)