«Ver a Deportivo Artigas al margen de la «A», es una pesadilla para varios»

En 1975 con la Dirección Técnica del entonces Mayor Hugo Nery de Souza, Deportivo Artigas alcanzaba su primera consagración a nivel del fútbol salteño en Primera División. Fue la consecuencia de un equipo especial, al que no le faltaba distinción y que fue naciendo en la consideración tres años atrás, con aquella primera base en la entonces Divisional Intermedia (ahora la «B»). Más allá de la certera conducción del «Chumbo», una legión de jugadores a la aqueldeportivomedida de una pretensión de fútbol-fútbol: Luis «Bebe» Méndez, Aldo Ruiz Díaz, José Luis «Bicho» Da Silva, Ramón «Toto» Suárez, José María Pérez, José María Silva, Julio César Leguísamo, Rodoldo Pío….y no por nada ascendió.
Y no por nada fue Campeón Salteño en 1975.
Una década sabrosa e inolvidable para el fútbol «naranjero», por la dimensión de algunos equipos, por la influencia de piezas individuales y porque además a nivel de selección, las reproducciones campeonas en 1971, 1978 y 1979 en el Litoral y 1979 como rey del Interior.
¿CUÁNTOS COMO DEPORTIVO?
En los años 90, habrá que rescatar por siempre a Ceibal (tres títulos) y a Salto Uruguay (cuatro títulos), mientras en los 80, la hegemonía de Salto Uruguay y por dos veces Deportivo Artigas.
De lo que no hay dudas es que a partir de la década de los 70, «el equipo militar» como entonces se lo denominaba (su raíz fue esa), Deportivo Artigas fue avanzando, germinando, hasta situar un protagonismo auténtico, en que un dirigente no dejó de convertirse en eje: el mayor Luis Aguirregaray. El «Bolita» (inevitable el rescate del seudónimo), fue factor esencial, porque además supo ser Director Técnico y delegado del club en la Liga Salteña de Fútbol, y enfrentamientos argumentales a ultranza de ida y vuelta con quien respeto sin condicionamientos de tipo alguno: don José Boada Petiati (Salto Uruguay).
LA HISTORIA NO SE OLVIDA
Tiempos de hoy. Acelerados. Dinámicos. Casi sin margen para el pestañeo. Por eso, cuesta recalar en el pasado, no tan lejano después de todo. Y menos para los veteranos hinchas de Deportivo Artigas o para esas nuevas generaciones, que en algunos casos suelen adherirse a la liviandad de la evocación. O la evocación es capaz de volverse inexistente.
Lo real, es que Deportivo Artigas fue Campeón Salteño en los años 1975, 1984, 1986, 1990, 1991, 1992, 2003 y 2004: ocho consagraciones. Pero además, supo ser campeón Departamental en los años 1975, 1984, 1986, 1990, 1991 y 1992. Igualmente para el apunte: Campeón del Litoral de Clubes en 1992 y Vice Campeón del Interior en 1992.
Es seguro que la historia no se olvida.
UN EQUIPO COMO ESTE EQUIPO
No se trata de un soplo melancólico.
Es cierto nomás que no son necesarias tantas muestras. Tan solo esta. Ahí están, parados de izquierda a derecha: Raúl Vizcarra, Nilson Núñez, Juvenal Quiroga, Ricardo González, Alfredo «Tola» Suárez y Rodolfo «Quito» Suárez (padre de Luis Suárez). Hincados: Jorge Ariel Martínez (artiguense), Luis Pertuzzati, Ramón «Toto» Suárez, José Luis «Bicho» da Silva y Miguel Ángel Argaín. Se suma al equipo, Juan José Benítez, integrante del Cuerpo Técnico.
En los últimos años en tanto, Deportivo Artigas ha sabido de declinaciones puntuales en cuestiones deportivas, contrastando con la evolución en otras áreas de club.
A tal punto que resignó la categoría principal luego de más de 30 años. Por eso, solo basta abrir diálogo con jugadores de antes, con dirigentes de antes, con hinchas de antes que dejaron de asistir a la cancha, para que una expresión los asocie a todos: «ver a Deportivo Artigas al margen de la «A», es una pesadilla para varios». La verdad no deja de ser esa. Una puntada al corazón herido, mientras aquel ayer legitima el orgullo que busca lo que pretende: permanecer de pie.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-