Vierci y “La Sociedad de la Nieve”, concitaron alto interés el pasado sábado en el Quiroga

En el marco del Ciclo Cultural del Hotel Horacio Quiroga se presentó el libro “La Sociedad de la Nieve” por su autor, el periodista Pablo Vierci. Se trata de un libro publicado el año pasado que lleva vendido más de 85 mil ejemplares.

La oportunidad fue aprovechada por Vierci para hacer una rápida referencia a otros proyectos, como el lanzamiento de su nuevo libro, “De Marx a Obama”, así como también un proyecto televisivo que ha encarado junto a la producción de Televisión Española y el actor Sancho Gracia, escribiendo el guión junto a César Charlone de la vida de Artigas en el Ayuí al conmemorarse el año que viene los 200 años del “Éxodo del Pueblo Oriental”.

GÉNESIS DE UN LIBRO

“Desde que tengo 23 años –comenzó diciendo ante el auditorio-, yo sabía que había una asignatura pendiente sobre que esta era una historia inconclusa, por pertenecer al entorno, por ser amigo de los sobrevivientes y ser amigo de buena parte de los que murieron pero conocido de todos, no era obvio para mí pero para mis amigos de la misma clase de Nando Parrado era obvio, lo sabemos desde el año 73, que había una asignatura pendiente, porque no estaba contada la historia que viven, y eso era lo que correspondía hacer en su momento”.

“Seis meses después del accidente entrevistando a chicos en el entorno de los veinte años… bajo el espíritu del trauma fueron entrevistados por un escritor muy bueno que es Piers Paul Read, que tuvo la honestidad y la valentía de poner en el prefacio que él cree que está más allá de cualquier escritor poder llegar al fondo de lo que ocurrió”.

“Es que es claro, a los seis meses era imposible poder llegar al fondo de lo que ocurrió. Para llegar al fondo de lo que ocurrió necesitás el tiempo, es la única herramienta que permite decantar lo trascendente de lo intrascendente, lo relevante de lo irrelevante. Y el tiempo, 36 años, nos muestra lo que el fondo y la figura cambian, lo que era figura se transforma en fondo y lo que era fondo emerge como figura y se convierte en una historia que se recrea todos los días, que lo recrean los propios lectores porque es como los mitos, se puede volver y estar en permanente construcción. Entonces, había una asignatura pendiente porque faltaba el tiempo y faltaba el otro elemento clave que era que hablaran los dieciséis desde la madurez, pero que hablaran todos los dieciséis. No podía hacer el libro si no tenía a los dieciséis”.

EL MUNDO SE EQUIVOCÓ

“Ellos logran reinventar un mundo que se equivocó, creo que en esa frase está el corazón de esto. La sociedad de la nieve es acuñada por ellos, yo solamente lo tomo de escucharlos. La sociedad de la nieve es en contraposición a la sociedad convencional, a la sociedad del llano, la nuestra, en la que vivimos. Entonces, la sociedad convencional se equivoca tres veces en esta oportunidad, se equivocó en primer lugar cuando ocurre el accidente y los da por muertos, por una cuestión muy lógica, porque según las estadísticas nunca hubo un sobreviviente de un accidente aéreo en Los Andes. Se equivoca el mundo cuando cesa en la búsqueda, cesa porque a los diez días oficialmente es el plazo que se dan y cumplen estrictamente porque si ya están muertos, para qué seguir gastando gasolina y arriesgando pilotos. Pero a mi juicio se equivoca también, y es el principal error, cuando los rescata y piensan que no superarán el trauma”.

“Recuerdo una entrevista que nos hizo un periodista muy conocido de Madrid, estaba con dos sobrevivientes, y estábamos sentados en la mesa con él y en determinado momento él hizo una broma y todos nos reímos. Y él con sorpresa nos dice, ‘pero, se ríen’. O sea, el prejuicio sigue. Le cuesta creer a una persona, a un madrileño muy intelectual y muy inteligente, que el trauma no haya dejado lastre… entonces, la sociedad convencional se equivoca tres veces, los dan por muertos, abandonan la búsqueda y suponen que no lograrán superar el trauma, porque se está acostumbrado a que la gente no supere los traumas, a que no logran deshacerse del pasado, de un pasado que es doloroso”.

SOCIEDAD DE LA NIEVE

“No es que ellos no se rebelen ante el destino –continuó-, lo aceptan para mejorarlo. Entonces, reinventan el mundo, y el mundo que la sociedad convencional imagina que es, no es, es mejor de lo que creemos que es, porque, ¿qué mundo reinventan ellos? Ellos crean una sociedad. Ellos llegan como grupo, se transforman en equipo y terminan convirtiéndose en una sociedad. Una sociedad pautada por elementos absolutamente distintos de lo que estamos acostumbrados en la sociedad convencional, por ejemplo, el sálvese quien pueda no rige. Ese es un pensamiento contra intuitivo, pensar que no rige el sálvese quien pueda en un accidente aéreo en la cordillera de Los Andes”.

“Todas las profecías apocalípticas que hemos leído prevén que el hombre acorralado, abandonado o perdido, cuando está en esa situación, del hombre surge el lobo, surge lo peor de nosotros mismos… pues los sobrevivientes de Los Andes son la prueba fidedigna -no es una ficción apocalíptica, no es una ficción, es historia- que surge exactamente lo contrario. Cuando el hombre está abandonado, perdido, desolado, desamparado, surge lo mejor. Nunca fueron más solidarios, cambia la perspectiva sobre la vida y la muerte, la vida y la muerte para ellos no son estados antagónicos sino que son estados que se rozan”.

“Uno de los elementos que para mí es clave de la sociedad de la nieve, es que nos cambian los parámetros de lo que es imposible y lo que es posible. Nos demuestran que el límite entre lo posible y lo imposible se mueve, y que está en nuestra cabeza, que se trata de un problema de actitud. El límite entre lo posible y lo imposible es un listón que lo vamos colocando de acuerdo a nuestra fuerza, de acuerdo a la empatía que formemos en el grupo, de acuerdo a lo que nos espera del otro lado de la montaña, al deseo de vivir que tengamos. Y ese listón atraviesa montañas. Si uno está en el Valle de las Lágrimas como yo estuve, créanme, atravesar la muralla que tuvieron que subir que son cinco mil metros de altura, sin abrigo, sin la menor experiencia, es absolutamente imposible, pues lo fue… porque fueron aprendiendo que la adversidad es parte inherente del destino, la adversidad es parte inherente de la salvación, eso lo aprendieron en la montaña”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...