Vimos “Capitán América: el primer vengador”, recién estrenada con gran éxito en Estados Unidos


Ee niño siempre fui muy apegado a las historietas (comics), porque al igual que el cine, solo había que ver, interpretar y leer poco, y al no saber leer en aquellos primeros años de mi vida, disfrutaba doblemente. Eran tardes de verano tirado en la alfombra del comedor de mi casa “leyendo” revistas de Tarzán, Superman, Batman y Robin, el Zorro, el Llanero Solitario, Flash, Linterna Verde, así como las más cercanas, Súper Hijitus, Patoruzito e Isidorito.

Dentro de esa gama de superhéroes llegué a conocer casi tangencialmente al “Capitán América”. Cada tanto me encontraba de rebote con alguna historieta perdida del “Capitán America” en algún canje de revistas. No recuerdo que este héroe de la MARVEL tuviese aceptación por estas tierras, claro, sucede que se trataba de un personaje característico del imperialismo yanqui, el que en los convulsionados años 70 solo sería querible en su propia tierra.

Creado en marzo de 1941 por Joe Simon y Jack Kirby (creador además de Los 4 Fantásticos, Thor, Los Vengadores y X-Men), apareció en la portada de su primera revista dándole un puñetazo al mismísimo Adolfo Hitler, revista que fue  publicada antes que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial. Como se podrán dar cuenta, el “Capitán América” se trató de un personaje que fue muy popular durante la Segunda Guerra, donde en un universo alterno de los comics mantenía sus propias misiones y batallas en tiempo real.

Una vez terminada la guerra, fue difícil para sus autores encontrarle nuevas misiones, intentando entonces ponerlo a cazar comunistas, típico de la era macarthista de los 50, que como se imaginarán, no despertó demasiadas simpatías y el “Capitán America” desapareció de las historietas, hasta que Stan Lee lo desempolvó y le cambió su sensibilidad, haciéndolo más humano y comprometido en su lucha contra la corrupción y las desigualdades sociales, privándolo además de sus exageraciones nacionalistas (imperialistas), dentro del contexto que se vivía en 1964, transformándose en un auténtico portavoz de la “conciencia” norteamericana.

Este personaje siempre me llamó la atención por la poca información que había de él. Para colmo de males, tuvimos la desgracia de conocer su versión cinematográfica con la malograda versión del actor Matt Salinger de 1990. Esa película terminó siendo un fracaso no solo por no cubrir las expectativas de aquellos jóvenes que llevamos un niño adentro, ávido de historias de superhéroes, máxime luego de la impresionante versión de “Batman” de Tim Burton del año anterior, sino que además se trató de una película de muy bajo presupuesto y calidad.

Pues bien, el 22 de julio se estrenó en Estados Unidos una nueva versión de este personaje, “Capitán América: el primer vengador”, siendo un auténtico éxito en la taquilla norteamericana en su primera semana de estreno, como preámbulo a la película que justamente en estos momentos se está rodando en México, “Los Vengadores”, que será estrenada el año que viene y que trae para deleite de quienes gustan de este tipo de películas, un compacto de superhéroes, como Iron Man, Hulk, Thor, el propio Capitán América, con las actuaciones de los mismos actores que han llevado con anterioridad a dichos personajes a la gran pantalla. Se trata de una gran apuesta de la MARVEL que busca acaparar este mercado.

SIPNÓSIS Y OPINIÓN

Esta película tiene un guión similar en sus primeros minutos a la versión anterior de 1990 por el mero hecho que narra el nacimiento del personaje a través de un experimento que busca crear súper soldados. De todas formas se nota a todas luces un mejor tratamiento visual y de guión, que profundiza en la conciencia de Steve Rogers (Chris Evans), un alfeñique con deseos de grandeza, ser soldado del gran ejército americano dispuesto incluso a dar su vida en batalla en defensa de su patriotismo. Tanto valor es increíble que pueda caber en un cuerpecito tan delicado.

Eso es visto de alguna forma por el Dr. Abraham Erskine (Stanley Tucci), quien logra que Rogers sea alistado en el ejército luego de un sinnúmero de rechazos. Posteriormente lo convence de ser su conejillo de indias y a través de un arriesgado experimento, la masa muscular y estatura del alfeñique se multiplica exponencialmente, transformando completamente su metabolismo. En ese preciso momento, un espía de Hydra (organización malvada comandada por el nazi Johann Schmidt), sabotea las instalaciones con una bomba y mata a Erskine antes de terminar su experimento con Rogers, razón por la cual terminan por dejarlo de lado por estar “fallado”.

La historia continúa desarrollándose en la Segunda Guerra Mundial, y acá ya toma distancia con la versión de los 90, donde el carisma y popularidad de Rogers lo harán salir adelante como el Capitán América, debiendo enfrentarse al archivillano Cráneo Rojo, quien con una fuente de poder mística intenta destruir a los Estados Unidos. Dicen que las comparaciones son odiosas. Comparar esta versión con la del 90 es una falta de respeto. Esta película recién estrenada está realmente cuidada y quienes llegaron a invertir más de 140 millones de dólares en su producción esperan que la misma funcione. ¿Y saben qué? La película realmente funciona, recupera la esencia del personaje, es entretenida, tiene mucha acción graduada inteligentemente por sus múltiples guionistas, entre los que se encuentra el propio Jack Kirby, y su director Joe Johnston. Pienso que he logrado llenar aquel vacío de mi infancia cuando me preguntaba, entre otras cosas, ¿quién y  córno era el Capitán América)







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...