«Votamos a árbitros que no sabemos quiénes son»

En la Liga, la crisis de tener pocos

La situación se planteó el pasado lunes en el Consejo Superior de la Liga Salteña de Fútbol, cuando se procedió a votar (aval o rechazo) a José Luis Rivero, como nuevo árbitro. Se trata de quien años atrás se constituyó en uno más de la nómina, hasta su alejamiento temporal de Salto. Tras aprobarse su ingreso, un delegado planteó y aseveró: «votamos a árbitros que no sabemos quiénes son».Se añadió asimismo que «a veces en medio de la necesidad de sumar gente, le damos entrada a quienes no conocemos».

Marcelo Díaz, José de los Santos y Miguel Pereira.  Pero faltan más jueces

Marcelo Díaz, José de los Santos y Miguel Pereira.
Pero faltan más jueces

«AQUÍ LO TENÉS»
A tal punto que tras el intercambio de opiniones en esa dirección, el tesorero de la Liga, José Luis de los Santos mostró la foto del juez inscripto: «aquí lo tenés». No faltó quien apuntara que antes del pronunciamiento de los delegados de los clubes (son los que tienen a mano la decisión clave y definitiva), tendría que ser el propio Colegio de Jueces, quien elaborará un informe básico sobre quien pretende acceder al listado de jueces de la Liga Salteña de Fútbol. Por lo menos con aspectos esenciales, uno de ellos, la trayectoria o no de quien registró su nombre, para luego ser sometido a consideración.
EL TENER POCOS
La ocasión como tantas veces, propició alguna que otras reflexión. Sucede que en la Liga Salteña, el número de árbitros apenas supera los 30 pero no llega a los 40, para contemplar un calendario no menos que frondoso en partidos. Hay que tener en cuenta además, que en breve despunta el Campeonato Salteño de la Divisional «C». A su vez, se prolonga una desventura de hecho que nadie pretende pero que es inevitable: en los partidos de Sub 15 y Sub 18, partidos que se desarrollan únicamente con el árbitro central y en algunos casos, con solo una asistente. La insuficiencia igualmente impacta a ese nivel.