«Yo sé que en el pago…»

Nos parece es lo que dice parte de un tema musical de nombre «El orejano», que más de uno habrá escuchado por allí. » me tienen idea, porque a los que mandan, no les cabresteo…» y se nos viene a la mente, a la hora de contar que la Liga salteña de Básquetbol cerró un año que dejó muchísimo que desear en varios aspectos. A muchos de ellos ya los hemos contado, y manejado en más de una oportunidad, la gente del entorno del básquetbol sabe muy bien a qué estamos haciendo referencia.
Ojo, y que quede claro, sabemos separar los tantos, nunca vamos a involucrar a la persona como tal, siempre vamos a opinar, y criticar la gestión, las cosas como son, y volvemos a repetir algo que ya hemos dicho, no tenemos compromisos asumidos con nadie, y desde nuestro lugar por suerte, tenemos la libertad de expresarnos, informar, y contarle a la gente (con el debido respeto), la verdad de las cosas, ese es nuestro deber.
Cuando ante una de las últimas opciones, y por «descarte» llega la actual dirigencia del básquetbol a la Liga (en principio, y luego de saber que los anteriores neutrales no seguían), los clubes inmediatamente comenzaron a buscar quién se hiciera cargo de la Liga, se habló con varias personas, primero ligadas al entorno del básquetbol… gente de básquetbol, que estaba en el tema (tenemos los nombres pero por una cuestión de ética y respeto no los vamos a dar a conocer lógicamente), de las cuales en su mayoría agradecieron la invitación, pero dijeron que no… y fueron varios.
Luego sí, se comenzó a abrir el abanico buscando gente… y era urgente, se acortaban los tiempos, y  había que comenzar la temporada, se contactó, y se invitó a los que hoy manejan la casa del basquetbol, y estos aceptaron gustosos, casi de forma inmediata… los clubes «chochos», ya tenían dirigentes, y se podía comenzar a trabajar, y delinear el calendario de competencia para la nueva temporada  2013.
En principio eran cinco integrantes, luego quedaron tres, dos se retiraron (justo dos hombres de básquetbol), vaya coincidencia,  de forma muy correcta aduciendo razones por demás entendibles dieron un paso al costado (uno de ellos nunca llegó a formar parte de una reunión de Consejo), esto fue así tal cuál… así llegaron.

Nos parece es lo que dice parte de un tema musical de nombre «El orejano», que más de uno habrá escuchado por allí. » me tienen idea, porque a los que mandan, no les cabresteo…» y se nos viene a la mente, a la hora de contar que la Liga salteña de Básquetbol cerró un año que dejó muchísimo que desear en varios aspectos. A muchos de ellos ya los hemos contado, y manejado en más de una oportunidad, la gente del entorno del básquetbol sabe muy bien a qué estamos haciendo referencia.

Ojo, y que quede claro, sabemos separar los tantos, nunca vamos a involucrar a la persona como tal, siempre vamos a opinar, y criticar la gestión, las cosas como son, y volvemos a repetir algo que ya hemos dicho, no tenemos compromisos asumidos con nadie, y desde nuestro lugar por suerte, tenemos la libertad de expresarnos, informar, y contarle a la gente (con el debido respeto), la verdad de las cosas, ese es nuestro deber.

Cuando ante una de las últimas opciones, y por «descarte» llega la actual dirigencia del básquetbol a la Liga (en principio, y luego de saber que los anteriores neutrales no seguían), los clubes inmediatamente comenzaron a buscar quién se hiciera cargo de la Liga, se habló con varias personas, primero ligadas al entorno del básquetbol… gente de básquetbol, que estaba en el tema (tenemos los nombres pero por una cuestión de ética y respeto no los vamos a dar a conocer lógicamente), de las cuales en su mayoría agradecieron la invitación, pero dijeron que no… y fueron varios.

Luego sí, se comenzó a abrir el abanico buscando gente… y era urgente, se acortaban los tiempos, y  había que comenzar la temporada, se contactó, y se invitó a los que hoy manejan la casa del basquetbol, y estos aceptaron gustosos, casi de forma inmediata… los clubes «chochos», ya tenían dirigentes, y se podía comenzar a trabajar, y delinear el calendario de competencia para la nueva temporada  2013.

En principio eran cinco integrantes, luego quedaron tres, dos se retiraron (justo dos hombres de básquetbol), vaya coincidencia,  de forma muy correcta aduciendo razones por demás entendibles dieron un paso al costado (uno de ellos nunca llegó a formar parte de una reunión de Consejo), esto fue así tal cuál… así llegaron.

T.L.N, un torneo que no convocó nunca

La actual dirigencia, encabezada por su presidente, el Dr. Eduardo Supparo, ya desde el vamos comenzó a imponer cosas, que más allá de alguna tibia oposición de algún delegado que se animó, todas terminaron siendo aceptadas, los mismos clubes que hoy estarían (algunos) preocupados por lo que puede llegar a ser el futuro de nuestra Liga salteña de Básquetbol como tal, fueron votando afirmativo, y apoyando cada decisión de los actuales dirigentes. A nosotros no nos sorprende, ya lo habíamos manejado al tema incluso mucho antes de que arrancara la competencia oficial en la temporada 2013 con el tan mentado T.L.N (Torneo Litoral Norte), un torneo «armado» por mail por sus gestores, los presidentes de ambas ligas, Ing. Andrés Piaggio (Paysandú), y Dr. Eduardo Supparo (Salto), y que los clubes deciden jugar debido al apoyo que la competencia tendría de la Intendencia de Salto y de la propia Federación Uruguaya de Básquetbol presidida por el Dr. Ney Castillo,  eso hacía que el costo para las instituciones fuera ínfimo en varios aspectos (costos por rubros traslados, fundamental), por eso decidieron participar

Algunos apostaron al torneo, otros no, pero lo cierto es que la copa «Destino Termas», instaurada para el campeón por ambas comunas, ya estaba en marcha. Algún iluso ya se imaginaba partidos a cancha llena en cada una de las jornadas, y hasta se manejaban cifras de público presente y de recaudaciones (las mismas que se manejaron para las instancias definitorias en el Bernasconi), las cuales estuvieron muy lejos de colmar las expectativas. Aquellos que desde hace mucho tiempo estamos en el básquetbol local, sabíamos que la cosa no sería tan así, los números en cuanto a concurrencia y recaudación, se han venido manteniendo en una relación constante, y casi perfecta de un tiempo a esta parte, digamos cinco temporadas atrás, eso es así, tenemos nosotros los formularios de cada partido, y la venta de entradas en cada caso, y consta en los balances de la Liga, confeccionados por el Cr. Mauricio Canali (hombre de básquetbol y un gran colaborador de la L.S.B desde siempre), no es invento nuestro lo que estamos diciendo, que quede claro.

La primera parte de la competencia vende una cierta cantidad de entradas, la segunda un poco más, y en las definiciones la cifra se triplica, en esto no hay misterio.,  no había que ser ningún fenómeno, ni erudito en la materia  para darse cuenta… había que estar en el tema, nada más ..

Se debió terminar las finales departamentales y enseguida jugar la del T.L.N
Se perdió el interés… se enfrió todo

Así arrancó,  la gran mayoría de los temas se trataban, y se iban solucionando vía mail, o a través de llamadas telefónicas (vimos dos veces a Piaggio en Salto, una en Casa de los Deportes, otra en  Termas del Arapey, y la tercera el día del lanzamiento en Guaviyú) y que dicho sea de paso volvió a cambiar sobre la marcha, y ahora las finales serán al mejor de  tres, y no de cinco como se había fijado, y consta en el reglamento.
De todas formas, la gente ya perdió el interés, está en otra, y seguramente solo serán los hinchas de Universitario y el sanducero Allavena los que se den cita para observar las instancias definitorias de  este torneo que no convocó nunca, donde hubo partidos que terminaron con diferencias de hasta 70 puntos, lo cual hizo que a solo una rueda jugada ya se supiera cuáles eran los cuatro equipos de cada departamento que iban a seguir en carrera, camisetas a las cuales no se les notaba el número, planteles que llegaron con siete, u ocho jugadores otros que tristemente «quemaron»· a chicos de 14, 15, y 16 años que acababan, en algunos casos, de ser campeones en su categoría (Infantiles Sub 16), y de premio les «regalaron» derrotas abultadas, y catastróficas formando parte del plantel de primera división en cancha, en fin… árbitros que se cambiaban a minutos de comenzar el juego, relojes que nunca funcionaron, partidos que en algunos casos arrancaron a  la hora 22.45 (cuando la hora fijada era 21.15), integrantes del Cuerpo de Neutrales que una vez finalizado un partido semifinal – departamental se «burlaron» de un Oficial de Mesa, lo hicieron reaccionar, y luego lo terminaron mandando a  retirar por la guardia policial ( y fue detenido por unas horas), si, todo eso pasó en este T.L.N, nadie nos contó… estábamos allí,  en fin,  hay más.