¡Ojalá arroje buenos resultados!

Un espléndido día primaveral tuvimos ayer en Salto y a pesar de las trabas a su salida que anuncia el gobierno del vecino país, se nota un buen número de turistas argentinos en las termas locales. Es difícil pensar que no vengan a disfrutar de los centros termales, como acostumbran hacerlo.
Días pasados falleció el hombre más viejo del mundo. Magomed Labazánov, que residía en el pueblo Stáraya Serebriakovka del distrito de Kizliar”, en el Cáucaso ruso, llegó nada menos que a  los 122 años. En el lugar abundan las personas que superan los cien años, según se afirmó la agencia rusa de noticias.
Si alguien cree que las riñas de gallos se han acabado, están totalmente errados. El tema  es realmente si se quieren terminar con ellas ¿o hay otros intereses?. No se olviden que es un delito.
Aún cuando comenzáramos a trabajar hoy y no sólo con esfuerzos aislados en materia ambiental, seguramente deberán pasar décadas para que viéramos mayor responsabilidad en el cuidado ambiental.
De todas formas, es loable el esfuerzo de los  jóvenes estudiantes del Liceo 5 que han puesto en práctica un proyecto que apunta a concienciar a la población sobre la necesidad de proceder a clasificar los residuos domiciliarios para reciclar todo lo que se pueda. ¡Ojalá arroje buenos resultados!

Un espléndido día primaveral tuvimos ayer en Salto y a pesar de las trabas a su salida que anuncia el gobierno del vecino país, se nota un buen número de turistas argentinos en las termas locales. Es difícil pensar que no vengan a disfrutar de los centros termales, como acostumbran hacerlo.

Días pasados falleció el hombre más viejo del mundo. Magomed Labazánov, que residía en el pueblo Stáraya Serebriakovka del distrito de Kizliar”, en el Cáucaso ruso, llegó nada menos que a  los 122 años. En el lugar abundan las personas que superan los cien años, según se afirmó la agencia rusa de noticias.

Si alguien cree que las riñas de gallos se han acabado, están totalmente errados. El tema  es realmente si se quieren terminar con ellas ¿o hay otros intereses?. No se olviden que es un delito.

Aún cuando comenzáramos a trabajar hoy y no sólo con esfuerzos aislados en materia ambiental, seguramente deberán pasar décadas para que viéramos mayor responsabilidad en el cuidado ambiental.

De todas formas, es loable el esfuerzo de los  jóvenes estudiantes del Liceo 5 que han puesto en práctica un proyecto que apunta a concienciar a la población sobre la necesidad de proceder a clasificar los residuos domiciliarios para reciclar todo lo que se pueda. ¡Ojalá arroje buenos resultados!