¿Así pretendemos acceder a la calificación de ciudad turística?

Sucedió la semana anterior. La joven coterránea regresó a Salto proveniente de Montevideo. Como llovía copiosamente decidió tomar uno de los taxis del lugar (en esta semana es parada libre), aunque vive a sólo cuatro cuadras de allí. Cuando fue a pagar, el taximetrista le dijo “son 100 pesos”.

 

Ante el asombro de la joven le “rebajó” a 80. El asombro fue mayor aún, le dejó toda la impresión que “se cobra lo que se le antoja al taxista”. ¿Hasta cuándo este asunto será “tierra de nadie”, se pregunta. ¿Es así cómo pretendemos acceder a la calificación de ciudad turística?. Se pregunta.

 

En las últimas horas la Intendencia procedió al riego bituminoso de calle Acuña de Figueroa, desde Sarandí hasta Florencio Sánchez, en dos tramos. El tema es que o faltó señalización o fue “retirada” por alguien y en las últimas horas de la tarde anterior,  sólo había media calzada vedada al tránsito.

 

Por lo tanto apenas oscureciera, si no se tomaban medidas seguramente el lugar se iba a convertir en una verdadera trampa para todos los que transitaran por el lugar.

 

La continuación de calle Treinta y Tres, al Sur de Juan H. Paiva se halla en un estado calamitoso. Tratándose de un lugar muy transitado resulta altamente riesgoso, sobre todo para los conductores de pequeños vehículos.







El tiempo


  • Otras Noticias...