¿Cuánto vale una vida?

¿Cuánto vale una vida? El letrero con grandes letras rojas fue instalado entre dos árboles frente a la sede judicial del Juzgado Penal (en calle Artigas) por amigos de Camila, la joven estudiante de enfermería que muriera atropellada por una camioneta que conducía un menor de edad.
Se instaló tras la caminata realizada el miércoles último y ayer a la tarde todavía estaba instalado. El tema de los accidentes de tránsito, que poco tienen de accidentes, y mucho de lo que denominan “siniestros”, alcanza ribetes dramáticos.
Esto sucedió horas antes de confirmarse que había otra víctima de un accidente de tránsito, atropellada por un menor que conducía una moto de cilindrada superior a la que le admiten las normas de tránsito.
El Liceo 5 (Brasil y Osimani), carecía de agua potable en la calurosa tarde de ayer. Debido a esta carencia los adolescentes estudiantes presionaron la posibilidad que se los dejara salir antes de clase.
Realizadas las consultas del caso y ante una negativa inicial, posteriormente llegó la autorización a segunda hora los estudiantes pudieron retirarse a sus casas, ante la algarabía general, se nos dice.
No pudimos saber aún cuál fue el problema por el cual el liceo quedó sin agua potable, una carencia sumamente importante en momentos en que el calor salteño comienza a hacerse sentir.
¿Cuánto vale una vida? El letrero con grandes letras rojas fue instalado entre dos árboles frente a la sede judicial del Juzgado Penal (en calle Artigas) por amigos de Camila, la joven estudiante de enfermería que muriera atropellada por una camioneta que conducía un menor de edad.
Se instaló tras la caminata realizada el miércoles último y ayer a la tarde todavía estaba instalado. El tema de los accidentes de tránsito, que poco tienen de accidentes, y mucho de lo que denominan “siniestros”, alcanza ribetes dramáticos.
Esto sucedió horas antes de confirmarse que había otra víctima de un accidente de tránsito, atropellada por un menor que conducía una moto de cilindrada superior a la que le admiten las normas de tránsito.
El Liceo 5 (Brasil y Osimani), carecía de agua potable en la calurosa tarde de ayer. Debido a esta carencia los adolescentes estudiantes presionaron la posibilidad que se los dejara salir antes de clase.
Realizadas las consultas del caso y ante una negativa inicial, posteriormente llegó la autorización a segunda hora los estudiantes pudieron retirarse a sus casas, ante la algarabía general, se nos dice.
No pudimos saber aún cuál fue el problema por el cual el liceo quedó sin agua potable, una carencia sumamente importante en momentos en que el calor salteño comienza a hacerse sentir.