¿No hay ordenanzas y disposiciones en esta materia?

El hombre, un conocido empresario y apreciado vecino del Cerro llegó a nuestra Redacción para mostrarnos las huellas de dos feroces dentelladas en su antebrazo derecho. Sucede, nos contó, que iba con mi señora subiendo la cuadra de 8 de Octubre, de Joaquín Suárez a Zorrilla de San Martin, cuando al pasar junto a la reja de una casa, un perro sacó su cabeza por entre la reja y me mordió.

Felizmente me largó, porque se trata de dos Pitt Bull (conocidos también como perros – toro), que según me dijeron luego en la Policía, si llegan a cerrar su mandíbula no la abren más, al punto que en algunos casos hay que meterles un hierro en la boca o amenazarlos con fuego como única forma de lograrlo.

Me pregunto, nos dice el visitante. ¿Qué hubiera pasado si quien transitaba por la vereda hubiera sido un niño del Jardin o la escuela cercana?. La mordida fue a la altura de la cabeza de un niño. Pero además, ¿no hay ordenanzas y disposiciones en esta materia?.

En materia de salud, a veces hay errores que pueden pagarse muy caro y bien pudieron evitarse, con la responsabilidad debida. Se nos cuenta el caso de un niño de escasa edad, al que se le aplicó un inyectable para determinada dolencia y luego pasó bastante mal.

Sus padres se interiorizaron ante esta reacción y había sucedido que la inyección que debía aplicarse lentamente y observando la reacción del niño, fue aplicada casi en segundos. La médica tratante dijo posteriormente, que las consecuencias podrían haber sido desastrosas. ¿Quién se responsabiliza?.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...