“Dulce o truco”

“Dulce o truco”, será la frase que habrá de dominar la jornada infantil mañana 31 de Octubre, porque la denominada fiesta de “Halloween” o Noche de Brujas, tiene hoy muchos seguidores que entienden que se trata de una festividad inocente.
Sin embargo, quienes le rechazan alegan esencialmente el origen de esta festividad que nace en una celebración celta nada inocente precisamente. En nuestra comunidad el hecho de ser una noche de brujas, enmascarados y disfrazados, se presta para acciones nada inocentes, precisamente.
Claro que pocas de estas acciones pueden atribuirse a los niños precisamente, sino a los adolescentes y jóvenes que por ejemplo deciden arrojar huevos en aquellos casos en que no es atendido su reclamo o simplemente cuando tienen ganas de causar un daño a alguien.
Un vecino de la zona de la Terminal Rural, llamó a EL PUEBLO,  para señalar que habitualmente en calle Treinta y Tres casi Latorre, a menos de una cuadra de las oficinas centrales del Departamento de Tránsito de la Intendencia se ha encontrado con un automóvil estacionado sobre la vereda. ¿Habrá sido advertido de su infracción?, se pregunta.
La ciudad comenzó a llenarse de chalecos reflectivos. La Policía de Tránsito y los trabajadores de la construcción ya los usan en forma masiva. Seguramente que es un elemento más que aporta a la seguridad de los motonetistas, pero tampoco puede esperarse que sea determinante para evitar accidentes.

“Dulce o truco”, será la frase que habrá de dominar la jornada infantil mañana 31 de Octubre, porque la denominada fiesta de “Halloween” o Noche de Brujas, tiene hoy muchos seguidores que entienden que se trata de una festividad inocente.

Sin embargo, quienes le rechazan alegan esencialmente el origen de esta festividad que nace en una celebración celta nada inocente precisamente. En nuestra comunidad el hecho de ser una noche de brujas, enmascarados y disfrazados, se presta para acciones nada inocentes, precisamente.

Claro que pocas de estas acciones pueden atribuirse a los niños precisamente, sino a los adolescentes y jóvenes que por ejemplo deciden arrojar huevos en aquellos casos en que no es atendido su reclamo o simplemente cuando tienen ganas de causar un daño a alguien.

Un vecino de la zona de la Terminal Rural, llamó a EL PUEBLO,  para señalar que habitualmente en calle Treinta y Tres casi Latorre, a menos de una cuadra de las oficinas centrales del Departamento de Tránsito de la Intendencia se ha encontrado con un automóvil estacionado sobre la vereda. ¿Habrá sido advertido de su infracción?, se pregunta.

La ciudad comenzó a llenarse de chalecos reflectivos. La Policía de Tránsito y los trabajadores de la construcción ya los usan en forma masiva. Seguramente que es un elemento más que aporta a la seguridad de los motonetistas, pero tampoco puede esperarse que sea determinante para evitar accidentes.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...