A propósito de la preocupación por la existencia de mosquitos, flebótomos y demás, siguen existiendo distintos lugares donde se encuentran tarros con agua y llantas en desuso que tienen depósitos de agua adentro, que son claros focos de dengue y que a pesar de lo ya dicho e informado sigue existiendo despreocupación de alguna gente que puede terminar generando situaciones indeseables.

En ese aspecto, sigue habiendo espacios públicos como la zona de costaneras y la cercana a la represa de Salto Grande que presentan predios con altos pastizales y muchas suciedades que siguen constituyendo una mala imagen para el turismo. Aunque tampoco es algo deseable de ver para los salteños.

Padres de alumnos de una escuela de la zona céntrica, se comunicaron a este diario para denunciar que algunos de sus docentes fuman en el interior del predio escolar, algo que entienden que es contraproducente con la enseñanza de salud que deben impartirle a los niños. Molestos con la situación los padres adujeron que le pedirán a las autoridades que le llamen la atención a estos educadores.

Es notorio ver como el local del INAU de calle Vilardebó que paso a ser un Hogar Femenino, se presume de amparo, fue totalmente enrejado en los últimos tiempos, luego de pasar durante años con carencias edilicias, cuando se trataba de la sede de la jefatura departamental del organismo. Al parecer el lugar tenía que cambiar de oficina.