Tras el breve respiro de ayer y según INUMET, el tiempo se presentará nuboso y cubierto con probables precipitaciones hasta el domingo próximo por lo menos. En tanto el pasado miércoles la lluvia aportó otros 25 milímetros, alcanzando los 180 desde el sábado último.

La continuidad del mal tiempo ha aparejado algunas dificultades “extras”, no sólo para la agricultura que se halla en pleno período de cosecha, el que recién se iniciaba cuando comenzó el temporal.

También el Banco de Previsión Social ha comunicado que debido a la crecida de algunos pasos y arroyos se ha visto obligado a postergar los pagos en algunas localidades del interior.

Entre los lugares donde los pasivos quedaron esperando fueron aquellos donde el desborde del arroyo Laureles impidió el paso de los pagadores, previsto para el miércoles último en horas de la tarde.

Un salteño observador nos comentaba ayer el hecho de que el río se mantuvo un metro por debajo de lo anunciado. Es decir, se mantuvo en 11,30 y no en los 12,30 que se había anunciado, por lo menos hasta las primeras horas de la tarde en que permanecía estacionado.