El viento de la madrugada causó temor y preocupación en muchos sectores de la ciudad. Sin embargo hasta promediar la mañana anterior no se tenían reportes de voladuras de techos ni mayores daños.
En cambio la arboleda de la ciudad sufrió destrozos importantes, la caída de ramas y árboles fue lo habitual. Es la segunda tormenta relativamente importante que se abate sobre Salto en las últimas 48 horas.
No olvidemos que el daño causado en el escenario levantado en el parque Vaimaca Pirú, de la zona del Ayuí, para celebrar la recreación de La Redota, el domingo último, obligó a suspender la segunda jornada de dicho evento.
En tanto la lluvia que acompañó el fenómeno meteorológico fue fuerte pero de corta duración. El pluviómetro de EL PUEBLO marcó 55 milímetros.
De todas formas, ni la tormenta ni la lluvia amilanó a quienes procuran obtener un préstamo social en el Banco de la República. Ayer a la mañana se repitió la situación del día anterior, en que hubo gente que pasó la noche ante el edificio del BROU.
Para hacer las cosas mas difíciles aún, ahora se está pagando también el aguinaldo a la construcciónb, hecho que concentra otra cantidad de personas en la oficinas del banco, dijo una lectora que ayer se quejaba del hecho que por segundo día no había conseguido número.
El viento de la madrugada causó temor y preocupación en muchos sectores de la ciudad. Sin embargo hasta promediar la mañana anterior no se tenían reportes de voladuras de techos ni mayores daños.
En cambio la arboleda de la ciudad sufrió destrozos importantes, la caída de ramas y árboles fue lo habitual. Es la segunda tormenta relativamente importante que se abate sobre Salto en las últimas 48 horas.
No olvidemos que el daño causado en el escenario levantado en el parque Vaimaca Pirú, de la zona del Ayuí, para celebrar la recreación de La Redota, el domingo último, obligó a suspender la segunda jornada de dicho evento.
En tanto la lluvia que acompañó el fenómeno meteorológico fue fuerte pero de corta duración. El pluviómetro de EL PUEBLO marcó 55 milímetros.
De todas formas, ni la tormenta ni la lluvia amilanó a quienes procuran obtener un préstamo social en el Banco de la República. Ayer a la mañana se repitió la situación del día anterior, en que hubo gente que pasó la noche ante el edificio del BROU.
Para hacer las cosas mas difíciles aún, ahora se está pagando también el aguinaldo a la construcciónb, hecho que concentra otra cantidad de personas en la oficinas del banco, dijo una lectora que ayer se quejaba del hecho que por segundo día no había conseguido número.