Varias personas estaban molestas ayer de tarde en la puerta del juzgado penal, cuando llegaron, por tener “fecha”, para hacer averiguaciones sobre distintos casos y se encontraron con un cartel que indicaba que los funcionarios estaban de paro desde las tres de la tarde. El malestar de los justiciables era porque aducían que los trabajadores tenían que avisar por los medios que iban a tomar la medida.

En ese sentido, el pasado lunes durante la visita de cárceles, en las afueras del recinto, se encontraban los choferes de los ministros de la Suprema Corte de Justicia. Es que ambos viajan en autos diferentes, ya que según se supo, a uno “no le gusta la velocidad”, lo que no dijeron fue a qué velocidad se desplazaban y si está dentro de los límites en que pueden hacerlo.

Una lectora se comunicó con este diario para preguntar “¿qué podía hacerse para desalojar a los que estaban en la Plaza Treinta y Tres?”. Se refería a los manifestantes del sindicato de funcionarios municipales, que se encuentran acampando en el lugar por el reclamo a la actual administración de los haberes impagos.

La mujer, que se encontraba molesta con “esas personas”, dijo que “le faltan el respeto a quienes pasan por allí y yo estoy muy enojada con ese tipo de cosas”, dijo. Pese a todo la lectora dejó en claro en reiteradas oportunidades que era una defensora “del derecho a la libertad de expresión”.