Algún vecino depósito ramas y hojas…

En la esquina de José Pedro Varela casi Florencio Sánchez, algún vecino depósito ramas y hojas, seguramente producto de una poda, pasaron los días y otros vecinos “colaboraron” con el  montón, acumulando basura y otro tipo de residuos.
La cuestión es que hoy tenemos un verdadero basurero. Teniendo en cuenta que se halla exactamente frente a UTU y a tres o cuatro cuadras de las oficinas centrales de la Intendencia, su existencia nos da  un muy mal aspecto.
¿Que es lo que está pasando realmente en la Intendencia?, nos pregunta un lector, porque veo varios vehículos particulares y en algunos casos de empresas privadas cumpliendo servicios propios de la Intendencia, nos dice.
La lectora llamó muy molesta. Es una barbaridad, debido al conflicto de los trabajadores municipales el martes último había un sepelio a la hora 11 y cuando el cortejo llegó al Cementerio una funcionaria informó a los dolientes que no se efectuaban ni sepelios, ni reducción de restos…
Finalmente tras un diálogo, nada amigable por cierto, los funcionarios se avinieron a  cumplir el servicio. ¡Una barbaridad!,  tener que pasar por esta situación en momento de por si tan difíciles para una familia, nos dice la lectora  y razón no le falta si las cosas fueron tan como las relató.

En la esquina de José Pedro Varela casi Florencio Sánchez, algún vecino depósito ramas y hojas, seguramente producto de una poda, pasaron los días y otros vecinos “colaboraron” con el  montón, acumulando basura y otro tipo de residuos.

La cuestión es que hoy tenemos un verdadero basurero. Teniendo en cuenta que se halla exactamente frente a UTU y a tres o cuatro cuadras de las oficinas centrales de la Intendencia, su existencia nos da  un muy mal aspecto.

¿Que es lo que está pasando realmente en la Intendencia?, nos pregunta un lector, porque veo varios vehículos particulares y en algunos casos de empresas privadas cumpliendo servicios propios de la Intendencia, nos dice.

La lectora llamó muy molesta. Es una barbaridad, debido al conflicto de los trabajadores municipales el martes último había un sepelio a la hora 11 y cuando el cortejo llegó al Cementerio una funcionaria informó a los dolientes que no se efectuaban ni sepelios, ni reducción de restos…

Finalmente tras un diálogo, nada amigable por cierto, los funcionarios se avinieron a  cumplir el servicio. ¡Una barbaridad!,  tener que pasar por esta situación en momento de por si tan difíciles para una familia, nos dice la lectora  y razón no le falta si las cosas fueron tan como las relató.