Cuatro manzanas a la redonda dejó sin luz…

Cuatro manzanas a la redonda dejó sin luz el inconveniente registrado el lunes último en el transformador existente en calle Soca, frente a la Asociación Cristiana de Jóvenes.
Vecinos del lugar nos afirmaron que  estuvieron sin energía eléctrica y soportando el calor de la jornada, desde las 6 de la mañana del lunes hasta las 21,30 aproximadamente, cuando recién el personal de ANTEL pudo reparar la avería experimentada.
El médico de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), César “Bely” Alvarez se ahogó en el balneario municipal de aquella localidad, cuando el kayak en el que navegaba tranquilamente se dio vuelta y el galeno no pudo escapar de morir ahogado.
Es lamentable pero es así, hay gente que se alcoholiza y no encuentra mejor forma de “divertirse” que teniendo determinados desmanes. En los días de carnaval estos casos suelen abundar y están en el origen de todos los disturbios.
Prueba de ello son los restos de botellas de vidrio que suelen encontrarse en varios puntos de la ciudad con posterioridad a los desfiles de carnaval. Es una lástima y en algún momento deberán sancionarse con mayor rigor.

Cuatro manzanas a la redonda dejó sin luz el inconveniente registrado el lunes último en el transformador existente en calle Soca, frente a la Asociación Cristiana de Jóvenes.

Vecinos del lugar nos afirmaron que  estuvieron sin energía eléctrica y soportando el calor de la jornada, desde las 6 de la mañana del lunes hasta las 21,30 aproximadamente, cuando recién el personal de ANTEL pudo reparar la avería experimentada.

El médico de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), César “Bely” Alvarez se ahogó en el balneario municipal de aquella localidad, cuando el kayak en el que navegaba tranquilamente se dio vuelta y el galeno no pudo escapar de morir ahogado.

Es lamentable pero es así, hay gente que se alcoholiza y no encuentra mejor forma de “divertirse” que teniendo determinados desmanes. En los días de carnaval estos casos suelen abundar y están en el origen de todos los disturbios.

Prueba de ello son los restos de botellas de vidrio que suelen encontrarse en varios puntos de la ciudad con posterioridad a los desfiles de carnaval. Es una lástima y en algún momento deberán sancionarse con mayor rigor.