Deben despertar a los “bailanteros”…

Los baños ubicados en el segundo piso de la Terminal de Ómnibus tienen una buena calidad, tanto de higiene como de comodidad. Pero, según nos mencionó un usuario, la ubicación del dispensador de papel higiénico debería estar en cada uno de los gabinetes y no fuera de los mismos como está actualmente.
Las unidades de ómnibus que empiezan su recorrido los domingos bien temprano en la mañana, suelen ser pobladas por adolescentes, jóvenes y adultos que están regresando de locales bailables.
Tal característica permite ver en algunas paradas grupos con botellas de bebidas alcohólicas a medio terminar, a novios despidiéndose y a caras largas por el cansancio. Muchas veces los inspectores deben despertar a los “bailanteros” para controlar el pasaje.
Nos llama la atención que OSE no instale señales luminosas en algunas de sus obras, como lo hacía hasta el momento. Concretamente sucedió la semana anterior en Rincón, entre Vilardebó y Andrés Latorre, donde se levantó una buena franja de hormigón para instalar saneamiento.
A estos efectos señalizó con cinta amarilla un cuadrado, pero no le puso señales luminosas, quizás confiando en el foco del alumbrado público que da exactamente arriba de la obra. En la noche del jueves se produjeron fuertes vientos y un apagón en la zona. Felizmente no afectó este lugar, porque podía haber sido catastrófico.

Los baños ubicados en el segundo piso de la Terminal de Ómnibus tienen una buena calidad, tanto de higiene como de comodidad. Pero, según nos mencionó un usuario, la ubicación del dispensador de papel higiénico debería estar en cada uno de los gabinetes y no fuera de los mismos como está actualmente.

Las unidades de ómnibus que empiezan su recorrido los domingos bien temprano en la mañana, suelen ser pobladas por adolescentes, jóvenes y adultos que están regresando de locales bailables.

Tal característica permite ver en algunas paradas grupos con botellas de bebidas alcohólicas a medio terminar, a novios despidiéndose y a caras largas por el cansancio. Muchas veces los inspectores deben despertar a los “bailanteros” para controlar el pasaje.

Nos llama la atención que OSE no instale señales luminosas en algunas de sus obras, como lo hacía hasta el momento. Concretamente sucedió la semana anterior en Rincón, entre Vilardebó y Andrés Latorre, donde se levantó una buena franja de hormigón para instalar saneamiento.

A estos efectos señalizó con cinta amarilla un cuadrado, pero no le puso señales luminosas, quizás confiando en el foco del alumbrado público que da exactamente arriba de la obra. En la noche del jueves se produjeron fuertes vientos y un apagón en la zona. Felizmente no afectó este lugar, porque podía haber sido catastrófico.







El tiempo


  • Otras Noticias...