Dos niños ingresaron…

Dos niños ingresaron a una heladería céntrica días pasados y recorrían el interior del lugar, recorrían mesa por mesa y solicitaban a los clientes una moneda para poder tomar un helado. Al final, ambos se encontraron en la puerta de la heladería y contaron cuántas monedas habían cosechado.

Sacaron las cuentas y se fueron de nuevo a la calle, donde terminaron quién sabe dónde. Pero lejos estuvieron de comprarse el helado que habían solicitado. No hay reproche por darle una moneda a un niño, más que por tratar de educarlo a que le dé un buen uso. Sin embargo, estos chicos, de entre 11 y 12 años, estaban contentos porque de no tener ni para un chicle, con el cuento del helado, se llevaron una cifra que quizás les daba para un cucurucho grande a cada uno.

La maratón Ser Joven No Es Delito, cambió de paradigma, ya que la misma había sido creada cuando estaba instalada la campaña por la Baja de Edad de Imputabilidad promovida por el Partido Colorado. Entonces días pasados, instalaron el slogan Ser Joven Es… y cada quien le ponía el adjetivo.

La maratón demostró ser un evento que congregó a mucha gente y que este año el direccionamiento político empleado por el gobierno fue el de evitar seguir generando roces con la frase que ha causado polémica social, sobre todo por la ola delictiva que involucra a menores infractores.