El alcoholismo es una de las drogas más extendidas y difíciles de combatir

Un alto número de familias salteñas disfrutan de los domingos soleados en los paseos públicos de la ciudad. El zoológico de Salto es uno de los lugares más visitados en estos días.
El alcoholismo es una de las drogas más extendidas y difíciles de combatir. Salto no escapa a esta realidad y entre quienes ya viven en situación de calle hay un grupo de personas que a diario, en horas de la mañana puede vérselas sentadas en la vereda Oeste del hospital  por calle 18 de Julio.
Este grupo, consumiendo caña blanca brasilera desde temprana hora de la mañana es casi «habitué» en la zona. Lo que no es habitual es que también sea integrado, como ha sucedido en estos días, por una mujer de avanzada edad, o quizás no tanto, pero de físico sensiblemente estragado por el maldito vicio.
Otros doce cruces de calles de la ciudad tendrán semáforos, lo que constituye un paso más en el esfuerzo por tratar de ordenar el tránsito y disminuir los accidentes, que conforman una verdadera pandemia a nivel local.
De todas formas, hay algunos cruces que deberán seguir esperando. Uno de ellos el de Rincón y Cervantes, que compite con cualquier otro en cuanto a número de accidentes registrados. Se trata precisamente del lugar donde  el sábado a mediodía un camión terminó literalmente sobre una moto y milagrosamente el motonetista resultó con lesiones leves.

Un alto número de familias salteñas disfrutan de los domingos soleados en los paseos públicos de la ciudad. El zoológico de Salto es uno de los lugares más visitados en estos días.

El alcoholismo es una de las drogas más extendidas y difíciles de combatir. Salto no escapa a esta realidad y entre quienes ya viven en situación de calle hay un grupo de personas que a diario, en horas de la mañana puede vérselas sentadas en la vereda Oeste del hospital  por calle 18 de Julio.

Este grupo, consumiendo caña blanca brasilera desde temprana hora de la mañana es casi «habitué» en la zona. Lo que no es habitual es que también sea integrado, como ha sucedido en estos días, por una mujer de avanzada edad, o quizás no tanto, pero de físico sensiblemente estragado por el maldito vicio.

Otros doce cruces de calles de la ciudad tendrán semáforos, lo que constituye un paso más en el esfuerzo por tratar de ordenar el tránsito y disminuir los accidentes, que conforman una verdadera pandemia a nivel local.

De todas formas, hay algunos cruces que deberán seguir esperando. Uno de ellos el de Rincón y Cervantes, que compite con cualquier otro en cuanto a número de accidentes registrados. Se trata precisamente del lugar donde  el sábado a mediodía un camión terminó literalmente sobre una moto y milagrosamente el motonetista resultó con lesiones leves.