El asfalto en algunas calles de la ciudad afecta el tránsito de los vehículos

Una lectora diaria y asidua concurrente a las playas del paterno río Uruguay, nos informa que el pasado domingo observó muchas bolsas tiradas en las mismas. Se  ve que la gente lleva víveres o similares y al no encontrar recipientes donde alojarlos opta por dejarlos a la deriva. Donde sí hay depósito para residuos es en la zona de parrilleros, a varios metros de la playa.

 

Otra de la playa: pudimos apreciar, ya sobre las 21 horas, como los guardavidas sacaban el agua existente dentro mismo de los botes que utilizan para trabajar. Pasa que el piso de los mismos no está en las mejores condiciones y un poco de agua ingresa a los mismos. Se nos aseguró que tal circunstancia no impide el normal funcionamiento de los mismos.

 

El asfalto en algunas calles de la ciudad en esta época de calor afecta el tránsito de los vehículos. En pleno Salto Nuevo, calle Treinta y Tres, entre Orestes Lanza y Patulé, luego del mediodía realmente se vuelve peligrosa por la especie de transformación que se da en el viscoso asfalto. Y para los peatones también está cruel, nos dijo un vecino de la zona.

 

Se ha vuelto más común que los salteños que salen de vacaciones a otros departamentos del país e incluso al exterior, dejen gente a cargo de sus casas. Y no solo para regar las plantas y darle de comer a sus animales domésticos, sino principalmente para cuidar de sus bienes.