El deterioro de las lomadas…

El deterioro de las lomadas existentes en el microcentro de la ciudad por su falta de mantenimiento desde hace muchos años ha llevado a que las mismas se encuentren dañadas y que además, el cemento de la calle del propio centro, cuente con pozos importantes, que afectan a los vehículos que transitan por el centro de la ciudad.

El hombre se aprontaba para dormir, algo entendible porque eran cerca de las nueve de la noche de un día hábil de la semana. Hábito que cualquiera que trabaje al día siguiente cumple diariamente. Pero el tema no era ese, sino que lo estaba haciendo en la puerta del edificio Palacio de Oficinas Públicas por la puerta donde antaño se ingresaba a las oficinas del Correo.

Acomodaba su cartón, una vieja manta, y varias bolsas de nylon para no enfriarse los pies. Se quitaba la campera como quien está en un dormitorio propio y se aprontaba para estirar sus piernas. Mirando el frío y precario techo de chapa que cobija esa entrada de cualquier desprendimiento estructural de las antiguas paredes del descuidado edificio estatal.

Esa es una de las imágenes claras junto a otros casos que se han informado tanto en esta columna como en las demás página de nuestro diario, de la creciente indigencia que puede verse a simple vista por las calles de Salto y que muestran que las políticas sociales no están alcanzando para evitar esa triste realidad en un país que tiene lo necesario para que nadie se quede afuera.