El hombre llamó a EL PUEBLO amargado…

El hombre llamó a EL PUEBLO amargado. El domingo salí a pasear con mi familia y llegue hasta la desembocadura del arroyo San Antonio. Es vergonzosa la situación. Gente alcoholizada y cada vez más construcciones en un paseo público. Una imagen lamentable.
Todos los gobiernos municipales y algunos periodistas que «se golpean el pecho» como paladines de la democracia, miran para otro lado, cuando se trata de este tema, mientras la costa se llena de estas construcciones intrusas
¿Habrá que llegar a una demanda legal contra la Intendencia para que proceda, nos preguntó?. Trasladamos la pregunta a quien corresponda.
Una larga cola de clientes aguardaba ayer frente a las cajas del Banco de la República. Se eliminó el sistema de números, lo que hizo más democrática y justa la atención, pero si no hay cajas -con cajeros – suficientes, tras un feriado, como ayer, la cosa vuelve a ser burocrática y pesada.
La iniciativa de «liberar» un libro en ocasión del Día del Libro, anunciada por el Plan Nacional de Lectura para Paysandú y Salto, en realidad no es una iniciativa nueva. Existe un movimiento internacional al respecto y en el Uruguay ya se ha hecho en Montevideo y Punta del Este. De todas formas es una muy buena iniciativa para difundir la lectura.

El hombre llamó a EL PUEBLO amargado. El domingo salí a pasear con mi familia y llegue hasta la desembocadura del arroyo San Antonio. Es vergonzosa la situación. Gente alcoholizada y cada vez más construcciones en un paseo público. Una imagen lamentable.

Todos los gobiernos municipales y algunos periodistas que «se golpean el pecho» como paladines de la democracia, miran para otro lado, cuando se trata de este tema, mientras la costa se llena de estas construcciones intrusas

¿Habrá que llegar a una demanda legal contra la Intendencia para que proceda, nos preguntó?. Trasladamos la pregunta a quien corresponda.

Una larga cola de clientes aguardaba ayer frente a las cajas del Banco de la República. Se eliminó el sistema de números, lo que hizo más democrática y justa la atención, pero si no hay cajas -con cajeros – suficientes, tras un feriado, como ayer, la cosa vuelve a ser burocrática y pesada.

La iniciativa de «liberar» un libro en ocasión del Día del Libro, anunciada por el Plan Nacional de Lectura para Paysandú y Salto, en realidad no es una iniciativa nueva. Existe un movimiento internacional al respecto y en el Uruguay ya se ha hecho en Montevideo y Punta del Este. De todas formas es una muy buena iniciativa para difundir la lectura.