El intento de rapiña armada…

El intento de rapiña armada concretado contra una gestoría local, no es un hecho más, sino que se trata de un  hecho de suma gravedad. La saña con que obraban los malvivientes habla de que se trata de gente que está decidida a todo. Felizmente en este caso no sucedió.

Nos trajo a la  memoria un hecho con algunas similitudes registrado años atrás. El copamiento de una casa cambiaria de calle Artigas, casi Lavalleja, en el que los copadores ultimaron al principal de la empresa y éste logró dar muerte a uno de ellos. El restante fue apresado y murió en un incidente registrado en Montevideo.

Los casos de violencia doméstica a veces son casi “risueños”. Uno de ellos, el denunciado por una joven en barrio Ceibal, contra su concubino, con el que convive desde hace un mes.

El joven (20 años) no trabajaba, hasta que el miércoles último consiguió o “le consiguieron” trabajo, pero momentos antes de presentarse le comunicó -según su concubina – que no lo haría porque estaba “cansado”.

Cuando la denunciante le manifestó que saldría con su hijo se ofuscó y la agredió verbalmente, luego ingirió varias pastillas. Agrega que el mismo también intentó agredir al padre de la denunciante. El “error” aparentemente fue conseguirle trabajo…, el hombre prefiere morir antes que agachar el lomo…