El mal tiempo vuelve…

El mal tiempo vuelve a jugarle una mala pasada al carnaval salteño. Debido a la lluvia de ayer, aunque poca “llovió sobre  mojado” y por lo tanto complica nuevamente a la fiesta programada en Parque Harriague.
En otra época lo podíamos atribuir al “duende de las imprentas”, pero hoy no hay vuelta. Las imprentas se han modernizado a tal punto que ya ni siquiera conservan sus “duendes”.
Por eso atribuirle a Adolfo Elizaincín, el decanato de Bella Artes, en lugar del de Humanidades y Ciencias de la Educación que realmente ejerció (en la edición de ayer) ha sido una distracción que asumimos sin recurrir a los difamados duendecillos ¡Que conste!
Agó Páez sufrió una deficiencia cardíaca en la noche del lunes último, cuando se realizaba el velatorio de su padre Carlos Paez Vilaró y fue internada en estado delicado, aunque según uno de sus hijos se estaba recuperando.
Agó Páez es una persona muy vinculada a Salto donde ha estado varias veces cumpliendo actividades en el marco de su amistad con la propietaria del hotel Concordia, “Mecha” Maglio.
Una denuncia policial bastante insólita recibió la policía local días pasados. Un hombre que mantuvo un altercado con el conductor de un ómnibus municipal, alega que éste le arruinó la “remera”. El reclamo es de que le pague la prenda de vestir arruinada.

El mal tiempo vuelve a jugarle una mala pasada al carnaval salteño. Debido a la lluvia de ayer, aunque poca “llovió sobre  mojado” y por lo tanto complica nuevamente a la fiesta programada en Parque Harriague.

En otra época lo podíamos atribuir al “duende de las imprentas”, pero hoy no hay vuelta. Las imprentas se han modernizado a tal punto que ya ni siquiera conservan sus “duendes”.

Por eso atribuirle a Adolfo Elizaincín, el decanato de Bella Artes, en lugar del de Humanidades y Ciencias de la Educación que realmente ejerció (en la edición de ayer) ha sido una distracción que asumimos sin recurrir a los difamados duendecillos ¡Que conste!

Agó Páez sufrió una deficiencia cardíaca en la noche del lunes último, cuando se realizaba el velatorio de su padre Carlos Paez Vilaró y fue internada en estado delicado, aunque según uno de sus hijos se estaba recuperando.

Agó Páez es una persona muy vinculada a Salto donde ha estado varias veces cumpliendo actividades en el marco de su amistad con la propietaria del hotel Concordia, “Mecha” Maglio.

Una denuncia policial bastante insólita recibió la policía local días pasados. Un hombre que mantuvo un altercado con el conductor de un ómnibus municipal, alega que éste le arruinó la “remera”. El reclamo es de que le pague la prenda de vestir arruinada.