Una medida de prevención, procurando disminuir el riesgo de accidente

Los pasajeros del taxi se sorprendieron cuando en la madrugada del sábado último, viniendo por calle Asencio observaron que el taximetrista pasaba la esquina con Brasil en rojo. Ante el reclamo correspondiente, éste pidió las disculpas del caso y confesó que no reparó en el semáforo, porque a esa hora, están todos intermitentes.

A raíz de eso, nos interiorizamos que ya no sería así. En varias esquinas céntricas, los semáforos siguen funcionando a estas horas y no porque funcionen mal, sino porque sería una medida de prevención, procurando disminuir el riesgo de accidente.

El objetivo nos parece acertado, lo que sería inaceptable – de ser así – es que la modificación en el sistema no se hubiera difundido debidamente. Uno de los elementos esenciales, identificados por todos los técnicos en la materia es la debida información a la población sobre cualquier modificación que se adopte.

De omitirse, los resultados podrían ser exactamente los contrarios a los que se buscan. Tanto es así, nos dicen nuestros informantes, que en la situación anotada, el riesgo de un accidente fue muy alto. Precisamente lo que se estaría tratando de combatir cuando se habría adoptado la medida.