El otoño ha llenado…

Las garitas ubicadas en las paradas de ómnibus están totalmente destruidas. No sirven de reparo alguno. Es ya clásico ver, en la horas picos, la cantidad de salteños parados en algunos canteros, zaguanes, jardines o en el cordón de alguna calle esperando la unidad.
Repletas están las calles adoquinadas que rodean el Mercado 18 de Julio. Diariamente los vehículos eluden el estacionamiento tarifado que rige durante ciertas horas del día en el microcentro de la ciudad.
Ya se visualizan las luminarias y otros elementos que identificarán al Casino que se instalará en el Hotel donde hace años funcionara el conocido Gran Hotel Salto.
En la esquina sureste de la Plaza Artigas hace días vienen trabajando obreros de la construcción de una empresa constructora local. La tarea que desarrollan prepara el terreno donde se erigirá una pantalla LED de grandes proporciones, perteneciente a una empresa privada salteña.
El otoño ha llenado de ojas las calles y veredas de la ciudad. Quizá es por eso que las vecinas (principalmente) no se aguantan y queman las hojas con bastante frecuencia. Los olores de la quema forman parte del «floclore» barrial.
Otra calle adoquinada fue «intervenida» por OSE el pasado martes en tareas de mantenimiento de las cañerías. Se trata de calle Carlos Bortagaray, la «ex» Cerrito. A pico y pala se realizó un pozo de considerables dimensiones.

Las garitas ubicadas en las paradas de ómnibus están totalmente destruidas. No sirven de reparo alguno. Es ya clásico ver, en la horas picos, la cantidad de salteños parados en algunos canteros, zaguanes, jardines o en el cordón de alguna calle esperando la unidad.

Repletas están las calles adoquinadas que rodean el Mercado 18 de Julio. Diariamente los vehículos eluden el estacionamiento tarifado que rige durante ciertas horas del día en el microcentro de la ciudad.

Ya se visualizan las luminarias y otros elementos que identificarán al Casino que se instalará en el Hotel donde hace años funcionara el conocido Gran Hotel Salto.

En la esquina sureste de la Plaza Artigas hace días vienen trabajando obreros de la construcción de una empresa constructora local. La tarea que desarrollan prepara el terreno donde se erigirá una pantalla LED de grandes proporciones, perteneciente a una empresa privada salteña.

El otoño ha llenado de ojas las calles y veredas de la ciudad. Quizá es por eso que las vecinas (principalmente) no se aguantan y queman las hojas con bastante frecuencia. Los olores de la quema forman parte del «floclore» barrial.

Otra calle adoquinada fue «intervenida» por OSE el pasado martes en tareas de mantenimiento de las cañerías. Se trata de calle Carlos Bortagaray, la «ex» Cerrito. A pico y pala se realizó un pozo de considerables dimensiones.