El paro de funcionarios municipales…

El paro de funcionarios municipales conlleva a que entre otras cosas no haya inspectores de tránsito cumpliendo la fiscalización de las normas. En ese sentido, la población puede llegar a sentirse libre de incumplir las pautas habituales y ya establecidas, pero aún así no lo hace y eso hace más destacable su conducta.

En ese aspecto, un lector nos reparaba ayer que era destacable ver cómo la gente seguía comprando los boletos del estacionamiento tarifado para marcar en su auto el tiempo por el cual iban a permanecer estacionados, pese a que hace 8 días (por ayer) que los inspectores están de paro y que nadie controla nada. Dentro de todo lo que está pasando, eso es muy bueno.

En tanto se siguen viendo cosas que son sumamente criticables. Por ejemplo, en la calle Brasil a la altura del 2200, un camión estaba parado porque otro vehículo salía desde un garaje y una mujer que al parecer estaba apurada, subió la vereda y recorrió varios metros sorteando a los peatones hasta pasar adelante de los vehículos que estaban maniobrando en la calle.

La acción le valió varios reproches de parte de las personas que andaban en el lugar y que se sintieron expuestos por la conducta violenta de la conductora que no aguardó la terminación de la maniobra de los vehículos en la calle. Con eso demostró que así como hay aspectos destacables por un lado, también hay casos totalmente opuestos.