El pasado sábado 12 el clima impidió que se desarrollara con normalidad el segundo desfile de carnaval

El pasado sábado 12 el clima impidió que se desarrollara con normalidad el segundo desfile de carnaval planificado por calle Uruguay. La decisión de la suspensión, que fue comunicada pasadas las 21 horas del mismo día, motivó que los kioscos establecidos para la venta de bebidas y comidas vieran frustrado su trabajo.

 

En función de ello es que se podía apreciar como se procedía a tirar el agua y el hielo de los tanques dispuestos para el enfriamiento de los líquidos en la propia calle. Quizá los panes de panchos y hamburguesas volvieron a aparecer en la jornada del domingo cuando si se pudo llevarse adelante la actividad carnavalesca.

 

También los niños quedaron prontos para el “corso infantil”, y luego de la suspensión se los podía ver ya maquillados volviendo de las manos de sus padres o familiares hacia sus lugares de reunión. En la sede del Círculo Policial se apreciaba un importante número de ellos.

 

Un directivo de un reconocido sindicato de trabajadores públicos fue objeto de un hurto en la vecina ciudad de Paysandú. En ocasión de una reunión de la federación de gremios a nivel nacional y en el momento del almuerzo le robaron su computadora personal que contenía valiosa información.

 

Lo penoso, nos indicó el involucrada, es que nunca se desprende de dicha herramienta de trabajo, pero lo hizo a pedido expreso de uno de sus colegas que le expresó que el lugar quedaba con llave y nadie entraba. Para frutilla de la torta, luego del hecho ni siquiera lo acompañaron a efectuar la denuncia policial.