El sábado anterior…

El sábado anterior, desde la mañana, funcionarios municipales procedieron a adecuar el tramo de calle Uruguay, frente al palco oficial reservado para autoridades e invitados donde se cobra entrada para ver el desfile de Carnaval.
Hasta aquí todo bien, pero la cuestión es que para asegurar las sillas, se ponían cordones o alambres y sin nada que permitiera ver la existencia del obstáculo.
Fueron varias las personas que cayeron al tropezar con el mismo. Algunas de ellas resultaron con lesiones menores, pero lesiones al fin. No hubiera estado mal un poco de sentido común y conciencia ciudadana ¿verdad?
Que existe una falta de control y de fiscalización de normas y medidas a todo nivel no es novedad para nadie. En el tránsito, en las disposiciones para las obras en construcción y demás es lo mismo.
Para no ir más lejos, ayer a la mañana una empresa contratada por UTE -según el cartel que instaló en Rivera casi 18 de Julio procedió a realizar un trabajo en las redes.
Para ello cortó el pasaje por la acera, obligando a los transeúntes a descender a la calzada. Pero sucede que justo en ese punto hay un estacionamiento de motos y por lo tanto hubo que caminar casi  por el medio de la calle hasta la esquina.
Teniendo en cuenta que frente al lugar hay una parada de ómnibus, es de imaginar el peligro que corrían los transeúntes, incluso vimos pasar por allí, esquivando el tránsito de vehículos, a varios estudiantes con uniforme, seguramente de algún centro estudiantil cercano.
¿No sería oportuno que en estos casos se comunicara a la Intendencia para que dispusiera de un inspector a efectos de canalizar el tránsito con el pasaje peatonal?

El sábado anterior, desde la mañana, funcionarios municipales procedieron a adecuar el tramo de calle Uruguay, frente al palco oficial reservado para autoridades e invitados donde se cobra entrada para ver el desfile de Carnaval.

Hasta aquí todo bien, pero la cuestión es que para asegurar las sillas, se ponían cordones o alambres y sin nada que permitiera ver la existencia del obstáculo.

Fueron varias las personas que cayeron al tropezar con el mismo. Algunas de ellas resultaron con lesiones menores, pero lesiones al fin. No hubiera estado mal un poco de sentido común y conciencia ciudadana ¿verdad?

Que existe una falta de control y de fiscalización de normas y medidas a todo nivel no es novedad para nadie. En el tránsito, en las disposiciones para las obras en construcción y demás es lo mismo.

Para no ir más lejos, ayer a la mañana una empresa contratada por UTE -según el cartel que instaló en Rivera casi 18 de Julio procedió a realizar un trabajo en las redes.

Para ello cortó el pasaje por la acera, obligando a los transeúntes a descender a la calzada. Pero sucede que justo en ese punto hay un estacionamiento de motos y por lo tanto hubo que caminar casi  por el medio de la calle hasta la esquina.

Teniendo en cuenta que frente al lugar hay una parada de ómnibus, es de imaginar el peligro que corrían los transeúntes, incluso vimos pasar por allí, esquivando el tránsito de vehículos, a varios estudiantes con uniforme, seguramente de algún centro estudiantil cercano.

¿No sería oportuno que en estos casos se comunicara a la Intendencia para que dispusiera de un inspector a efectos de canalizar el tránsito con el pasaje peatonal?