En estos momentos hay otro factor de riesgo…

En Bilbao pasando Av. Barbieri. hace mucho tiempo que existía un bache debido a una pérdida de agua. Poco tiempo atrás OSE procedió a repararlo, pero la pérdida, muy terca ha reaparecido con más fuerza aún y por lo tanto también “revivió” el bache de referencia.
Catalina Harriague de Castaños y Corrientes,  próximo a la desembocadura de ésta en la Costanera Sur, es una esquina muy peligrosa. De hecho allí se ha producido más de un accidente fatal meses atrás…
En estos momentos hay otro factor de riesgo, debido sobre todo a que las lluvias han arrastrado pedregullo y éste se acumula precisamente en el lugar donde giran los vehículos.
Son muchos los salteños que con mate y termo tienen por costumbre dominical arrimarse al río para tirar una línea, aunque también debe señalarse que los pescadores con “aparejo” ya casi ni se ven. Ahora se pesca con reel o con los famosos espineles, cuyas boyas, por lo general botellas de plástico, pueden verse en cualquier parte del río.
Felizmente también hay algunos que acostumbran arrimarse sencillamente para disfrutar de las primeras horas de la mañana de nuestro bendito río, un verdadero placer.

En Bilbao pasando Av. Barbieri. hace mucho tiempo que existía un bache debido a una pérdida de agua. Poco tiempo atrás OSE procedió a repararlo, pero la pérdida, muy terca ha reaparecido con más fuerza aún y por lo tanto también “revivió” el bache de referencia.

Catalina Harriague de Castaños y Corrientes,  próximo a la desembocadura de ésta en la Costanera Sur, es una esquina muy peligrosa. De hecho allí se ha producido más de un accidente fatal meses atrás…

En estos momentos hay otro factor de riesgo, debido sobre todo a que las lluvias han arrastrado pedregullo y éste se acumula precisamente en el lugar donde giran los vehículos.

Son muchos los salteños que con mate y termo tienen por costumbre dominical arrimarse al río para tirar una línea, aunque también debe señalarse que los pescadores con “aparejo” ya casi ni se ven. Ahora se pesca con reel o con los famosos espineles, cuyas boyas, por lo general botellas de plástico, pueden verse en cualquier parte del río.

Felizmente también hay algunos que acostumbran arrimarse sencillamente para disfrutar de las primeras horas de la mañana de nuestro bendito río, un verdadero placer.