En Salto este problema todavía no ha sido “detectado”

Lamentablemente en los últimos tiempos hemos visto como los malos ejemplos se imitan rápidamente. Es así que gente del interior del departamento admite que  los malos hábitos que hasta ahora eran privativos de la ciudad se extienden “tierra adentro…”
Por ejemplo, el pasado jueves a la noche, la policía de villa Constitución debió concurrir a la zona cercana al embarcadero local, desde donde se estaban realizando “picadas” de motos. Esto se une al hecho de que hay abundanete consumo de  alcohol y alguna otra droga.
Pero no sólo villa Constitución se está “contaminando”, nos afirman que en otros lugares del interior también existen situaciones similares y los accidentes de tránsito, como también las situaciones de violencia doméstica se multiplican . ¿Adónde iremos a parar?.
En Montevideo hemos visto como a los estudiantes que suben a los ómnibus del transporte urbano con mochilas, se los conmina a ponerlas en el suelo, dado que si las llevan en la espalda  molestan a los demás y ocupan el lugar de dos personas.
En Salto este problema todavía no ha sido “detectado”, a pesar de que más de un pasajero se queja, sobre todo los días de lluvia en que los ómnibus del transporte municipal viajan atiborrados de pasajeros. ¿No será hora de poner en práctica la misma exigencia?.

Lamentablemente en los últimos tiempos hemos visto como los malos ejemplos se imitan rápidamente. Es así que gente del interior del departamento admite que  los malos hábitos que hasta ahora eran privativos de la ciudad se extienden “tierra adentro…”

Por ejemplo, el pasado jueves a la noche, la policía de villa Constitución debió concurrir a la zona cercana al embarcadero local, desde donde se estaban realizando “picadas” de motos. Esto se une al hecho de que hay abundanete consumo de  alcohol y alguna otra droga.

Pero no sólo villa Constitución se está “contaminando”, nos afirman que en otros lugares del interior también existen situaciones similares y los accidentes de tránsito, como también las situaciones de violencia doméstica se multiplican . ¿Adónde iremos a parar?.

En Montevideo hemos visto como a los estudiantes que suben a los ómnibus del transporte urbano con mochilas, se los conmina a ponerlas en el suelo, dado que si las llevan en la espalda  molestan a los demás y ocupan el lugar de dos personas.

En Salto este problema todavía no ha sido “detectado”, a pesar de que más de un pasajero se queja, sobre todo los días de lluvia en que los ómnibus del transporte municipal viajan atiborrados de pasajeros. ¿No será hora de poner en práctica la misma exigencia?.